Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 13 s 2 s 2007 INTERNACIONAL 35 Florentino Portero La UE pide a Serbia un sí al plan para Kosovo que le abriría la puerta a Europa E. SERBETO S. TECCO BRUSELAS LIUBLIANA. La Unión Europea quiere ofrecer a Serbia una promesa de que puede emprender cuanto antes el camino hacia la condición de miembro de pleno derecho, pero a cambio debe dar señales de que colabora en los dos asuntos pendientes más importantes: el juicio contra los criminales de guerra y la aplicación del plan del enviado especial de la ONU para el futuro de Kosovo. Los 27 ministros de Asuntos Exteriores (España estuvo representada por el secretario de Estado Alberto Navarro) no han hablado claramente de condiciones expresas en ningún caso, ni han pasado de reiterar su apoyo a la propuesta de Matti Ahtisaari, que tampoco habla claramente de independencia. Todos dicen ya veremos a todo, salvo en el caso de los albano- kosovares cuyas violentas manifestaciones han sido condenadas en Bruselas. Los ministros consideraron que la propuesta de Ahtisaari es buena porque garantiza un futuro sostenible para Kosovo y proporciona elementos para la estabiidad de la región El ex presidente finlandés y enviado especial de la ONU participó en el consejo de ministros para informar sobre las reacciones que habían mostrado las partes ante su propuesta, que en líneas generales es una especie de cuadratura del círculo para que los kosovares lean independencia donde los serbios puedan decir que no está escrito. El Consejo pidió a los serbios que hagan un gesto formando un gobierno proeuropeo capaz de aceptar esta dolorosa mutilación. LOS PROBLEMAS DE HILLARY a campaña presidencial ha comenzado. La senadora Clinton, que parte como ganadora entre los demócratas, ha comenzado a tener problemas. A nadie le ha sorprendido. Hillary Clinton es antipática. Ni tiene ese encanto personal que se da por descontado en un político profesional norteamericano, ni capacidad para llegar a la gente. Su carrera política ha sido breve y asentada en el apoyo de su marido. Los demócratas la consideran demasiado conservadora y los republicanos no se fían de ella. Pero sigue teniendo tras de sí un bloque de poder nada desdeñable. Los asesores de Hillary, empezando por el expresidente, saben que no se puede jugar a corto, pero que hacerlo sólo a largo plazo es suicida. Los demócratas están radicalizados tras años de hegemonía conservadora y toda la crispación provocada por la Guerra de Irak. Demandan un giro a la izquierda, al pacifismo. Reivindican el legado del senador McGovern y del presidente Carter. No tienen inconveniente en abandonar Irak provocando una auténtica guerra civil y concediendo la victoria al islamismo. Hillary tiene que lograr su confianza para llegar a la recta final, pero sin quedar contaminada de derrotismo, pues podría resultarle fatal en los últimos metros. Los norteamericanos están disgustados con Bush por cómo ha dirigido la guerra, pero no quieren ser derrotados, ni ver a Osama Bin Laden dando una conferencia de prensa en la que reivindique la victoria sobre Estados Unidos. Los demócratas le exigen que se arrepienta de haber apoyado la guerra, como antes hicieron Kerry o Edwards, pero ella no quiere aparecer como alguien inconsistente que cambia de opinión sobre temas de seguridad según conviene. Para Hillary será más difícil ganar las primarias demócratas que las presidenciales. Por mucho apoyo económico y político que tenga, sin el encanto personal y la extraordinaria capacidad para no decir nada de su marido, Hillary lo tiene muy difícil frente a demagogos como Edwards o personalidades carismáticas como Obama, ambos con pedigrí izquierdista. L Soldados norcoreanos esperan para embarcar en la ribera del río Yalu, cerca de la ciudad de Sinuiju REUTERS Principio de acuerdo para el desarme nuclear de Corea Las conversaciones de Pekín ultiman un plan conjunto para que renuncie a su programa atómico a cambio de energía PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL PEKÍN. Después de cuatro años de tiras y afloja, con ensayos nucleares incluidos, Estados Unidos selló ayer un principio de acuerdo para lograr la renuncia de Corea del Norte a sus armas atómicas. Gracias a una maratoniana sesión que duró más de 16 horas, las negociaciones a seis bandas que se mantienen en Pekín para alcanzar el desarme nuclear del régimen estalinista de Pyongyang evitaron el fracaso y, finalmente, consensuaron un principio de declaración conjunta cuyos flecos deberán ser cerrados hoy. Hemos dado un paso adelante hacia la desnuclearización con un excelente borrador que todavía debe ser revisado por los gobiernos participantes en la negociación anunció el representante norteamericano, Christopher Hill, después de cinco días de arduas negociaciones. Hill no quiso avanzar detalles sobre este documento, pero sí aclaró que establecería los compromisos que Corea del Norte debía adquirir y crearía diversos grupos de trabajo para empezar a cumplir dichos objetivos dentro de un mes. Aunque todas las partes habían logrado un cierto nivel de consenso en otros aspectos igualmente relevantes, como el cierre de las instalaciones nucleares norcoreanas o, incluso, el levantamiento del embargo sobre las cuentas bancarias que Pyongyang tiene en el Banco Delta Asia de Macao, faltaba por determinar el precio que habría pagar por el desarme nuclear del régimen dirigido por Kim Jong- il. Dicha cuestión se había vuelto un escollo insoslayable porque, según informaban los medios surcoreanos y japoneses, Corea del Norte exigía dos millones de toneladas de combustible o dos millones de kilovatios de electricidad al año para detener su reactor de Yongbyon y ofrecer una lista con sus otros recintos nucleares. Dicha cantidad de energía, cifrada en 461,4 millones de euros y equivalente a la actual producción eléctrica del país asiático, es la que se calcula que podrían producir los dos reactores de agua ligera que EE. UU. se ofreció a construir cuando, en 1994, ambas partes firmaron un acuerdo similar para frenar la carrera nuclear de Pyongyang, que evidentemente también fracasó. Entonces, la Casa Blanca estaba dispuesta a aportar 500.000 toneladas de combustible, por lo que ahora se mostraba reticente a cuadruplicar tal oferta. Hemos puesto todo lo que podíamos sobre la mesa y no hay necesidad de seguir regateando planteó el enviado estadounidense antes de encarar la que iba a ser la última jornada de las negociaciones. Parece que su ultimátum surtió efecto y todos los países implicados en la negociación- -las dos Coreas, EE. UU. China, Rusia y Japón- -se esforzaron al máximo para solucionar una crisis que viene durando ya demasiado tiempo. En concreto, desde 2002, cuando Washington acusó al régimen que pilota el dictador Kim Jong- il de llevar a cabo un programa secreto de enriquecimiento de uranio para fabricar bombas atómicas. Incluida por el presidente Bush en el Eje del Mal junto a Irán y Siria, Corea del Norte se lanzó a una peligrosa carrera por dotarse de armas nucleares que concluyó el pasado mes de octubre, cuando detonó una bomba atómica que, paradójicamente, ha desbloqueado las negociaciones para su desarme. Combustible o electricidad Dimisión y detenciones Los seis países implicados en la negociación cerrarán hoy los flecos de una declaración conjunta Ayer, en diversas ciudades de Kosovo la Policía registró las sedes del movimiento nacionalista albanés Autodeterminación que organizó la marcha de protesta del sábado en Prístina contra la propuesta del mediador de la ONU Martti Ahtisaari y que terminó en un enfrentamiento con las fuerzas de seguridad, en el que perdieron la vida dos manifestantes y otros 80 resultaron heridos. En las redadas de ayer la policía detuvo a tres personas que intentaron impedir el registro de las oficinas del movimiento. Entre ellos, el líder de Autodeterminación Albin Kurti, quien exige que Prístina no acepte ningún tipo de negociaciones y el Parlamento declare unilateralmente la independencia de Kosovo.