Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL MARTES 13 s 2 s 2007 ABC Irán, dispuesto a negociar un acuerdo sobre su programa nuclear El régimen de Amahdineyad se abre ahora a discutir hasta el enriquecimiento de uranio ANTONIO SÁNCHEZ SOLÍS CORRESPONSAL VIENA. Irán parece estar retomando la estrategia de jugar al despiste cuando falta una semana para que venza el plazo dado por la ONU para detener su programa atómico. Aunque el presidente Mahmoud Ahmadinejad aseguró el domingo que su país no renunciará a un programa atómico pleno, su discurso fue menos desafiante, e, incluso, dijo que su Gobierno está dispuesto a negociar. Un tono conciliador que fue aumentado ayer, cuando desde el Ministerio de Exteriores iraní se aseguraba que todos los asuntos, incluso el de la hasta ahora innegociable determinación de fabricar uranio enriquecido, son susceptibles de ser discutidos. Una repentina voluntad negociadora que rebaja la tensión de las últimas semanas y llega cuando la comunidad internacional está aumentando la presión contra la república islámica. La pasada semana, el Organismo Internacional de Energía Atómica (OIEA) proponía reducir a la mitad la ayuda técnica que Teherán recibe para proyectos nucleares. Y ayer, la UE acordó implementar sanciones contra el país persa en cumplimiento de la resolución del Consejo de Seguridad. Una decisión que para Bruselas no significa romper la opción diplomática. Javier Solana, responsable de la Política Exterior, señaló que la UE mantiene abierta la puerta para negociar aunque insistió en que el Gobienro iraní sabe qué es lo que tiene que hacer De hecho, Solana se reunió el domingo en Munich con el negociador jefe iraní en materia nuclear, Ali Lariyani, un encuentro que fue calificado de constructivo aunque no se concretó si hubo avances importantes. Por su parte, el ministro de Exteriores alemán, Frank- Walter Steinmeier, fue más optimista y declaró tener la impresión de que Irán quiere negociar. Fuentes diplomáticas occidentales consultadas por ABC en Viena, sede del OIEA, indi- Teherán niega que arme a las milicias chiíes en Irak A. S. S. VIENA. Irán rehúye cualquier tipo de conflicto y de baño de sangre y cree que cualquier problema puede solucionarse mediante bel diálogo. De esta forma respondió Mahmoud Ahmadineyad, el ultraconsevador presidente iraní, a las acusaciones de que Teherán suministra armas y entrenamiento a las facciones chiíes que atentan contras las tropas estadounidense en Irak. En una entrevista televisada por el canal estadounidense ABC News, Ahmadineyad calificó de trozos de papel la documentación que según el Pentágono demuestra el origen iraní de bombas que han matado al menos 170 militares estadounidenses. Para el presidente iraní, con esas acusaciones Washington está tratando de ocultar su derrota y errores y apunta con el dedo a otros Hillary se dirige a seis mil personas en el mitin que protagonizó el domingo en Keene, New Hampshire AP El inicial apoyo a la guerra de Irak persigue a Hillary Clinton La Cámara de Representantes se embarca en un maratoniano debate sin precedentes sobre el conflicto iraquí PEDRO RODRÍGUEZ CORRESPONSAL WASHINGTON. En las últimas semanas desde la confirmación en enero de sus ambiciones presidenciales, Hillary Clinton está cumpliendo con uno de los rituales obligados para todo aspirante a la Casa Blanca: comparecer en los típicos mítines asamblearios de Iowa y New Hampshire. Jurisdicciones que tradicionalmente marcan el punto de salida del calendario de primarias y donde los candidatos se ven obligados a hacer campaña ante foros tan reducidos como inquisidores. Pero, a diferencia de los convincentes malabarismos retóricos de su esposo, la senadora se está enfrentando al problema de tener que justificar una y otra vez su voto inicial a favor del uso de la fuerza contra el régimen de Sadam. Este fin de semana, los apuros de Hillary- -similares a los de John Kerry en las presidenciales del 2004- -se han vuelto a repetir durante su primera gira electoral en New Hampshire ante audiencias de simpatizantes que no han dejado de plantear de forma cordial pero crítica reproches de oportunismo, cobardía política y falta de credibilidad. Con peticiones de que la senadora repudie y se retracte formalmente de su inicial voto emitido hace cinco años a favor de la opción bélica. Dentro de sus forzadas contestaciones, la candidata presidencial se está limitando a reconocer que existe un gran cantidad de frustración, enfado e indignación con la marcha del conflicto pero que los errores son responsabilidad del presidente, que ha engañado al país y al Congreso Repitiendo que sabiendo lo que sabemos ahora, nunca habría votado a favor y que la forma de terminar con esa guerra es devolver la Casa Blanca a los demócratas en las elecciones del 2008. Como contraste, Barack Obama, en estos momentos el gran rival de Hillary por la nominación presidencial del Partido Demócrata, es aplaudido con ganas en sus mítines cuando recuerda que se ha opuesto desde el principio al trágico error de Irak. Con la ventaja cronológica de que el carismático candidato de Illinois llegó al Senado federal hace tan sólo dos años, es decir sin la necesidad de pronunciarse sobre la resolución del octubre del 2002 a favor del uso de la fuerza en Irak, aprobada por 77 votos contra 23. Mientras que el otro conocido candidato demócrata que también votó a favor, el ex senador John Edwards, ha optado por pedir disculpas por su error. Curiosamente, la posición pacifista del afroamericano Obama ha sido atacada ni más ni menos que por el primer ministro de Australia, país con mil soldados destinados en Irak. El conservador John Howard, firme aliado de la Casa Blanca, se ha atrevido a plantear que si yo estuviera dirigiendo Al Qaida, pondría un círculo en torno a marzo del 2008 y rezaría, tanto como pudiera, para una victoria no sólo de Obama sino de los demócratas en Estados Unidos Por alusiones, el candidato de Illinois ha indicado que si el primer ministro australiano se encuentra tan empeñado en luchar la buena lucha de Irak debería enviar inmediatamente otros 20.000 soldados o abstenerse de retórica vacía En este ambiente político, la Cámara de Representantes se ha embarcado en un maratoniano debate sin precedentes sobre el conflicto iraquí, en búsqueda del mayor consenso parlamentario posible para repudiar la gestión bélica de la Casa Blanca y donde podrán participar los 435 miembros de la Cámara Baja. Pese a las maniobras de bloqueo para aprobar una resolución crítica en el Senado, esta vez los demócratas en la mucho más fluida Cámara de Representantes esperan contar con el respaldo de varias decenas de diputados de la minoría conservadora para un pronunciamiento no vinculante contra los plantes de la Administración Bush de enviar 21.500 tropas adicionales a Irak. Presión internacional caron que pese a la nueva actitud aún no hay se ha concretado ninguna propuesta. No hay nada nuevo, ni bueno ni malo resumieron estas fuentes. Así, la UE y EE. UU. siguen exigiendo de Irán que deje de enriquecer uranio, por miedo a que lo use militarmente, y Teherán insiste en su derecho a usarlo con fines pacíficos. Una opción de consenso sería la propuesta por el director del OIEA, Mohamed El Baradei, para marcar un tiempo muerto de tres meses durante los que se dejarían en suspenso tanto las sanciones como el enriquecimiento de uranio. De momento, se espera que en los próximos días El Baradei envíe a la ONU un informe en que se confirmaría que Irán ha incumplido la exigencia de paralizar los trabajos con uranio enriquecido. Para Obama, fue un error Web de campaña de Hillary Clinton: www. votehillary. org CMS