Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 OPINIÓN MARTES 13 s 2 s 2007 ABC REVISTA DE PRENSA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Juan Pedro Quiñonero Errores ocultos de la construcción Huelga de hambre Los hijos, padres, hermanos, mujeres, maridos, familiares y amigos de los asesinados por ETA y, más concretamente, los asesinados por De Juana, están en huelga de hambre. En huelga de hambre forzosa. Pero en una huelga de hambre mucho peor que la suya; mucho peor porque se la han impuesto y porque es más dura que la ausencia física de comida. Es hambre de amor y cariño, hambre de compañía y cercanía. Es un hambre que no tiene consuelo, un hambre que no sacian el pan y el agua. Un hambre obligada por la sinrazón y el odio de sus asesinos. Un hambre que se clava en el corazón y un hambre que acaba con la propia vida cada día que ven cómo a estos asesinos se les trata como a víctimas. Son ya 40 años de hambre, 40 años de asesinos y 40 años de asesinados. Es hora ya de que las víctimas podamos dejar la huelga de hambre. Rafael Ciordia Álvarez. Madrid CHARLETAS TERRORISMO Y A gestión gubernamental de los diálogos y procesos, políticos y judiciales, suscitan las más profundas reservas. En París, Internacional Herald Tribune reconstruye la historia del 11- M y recuerda su consecuencia política mayor: el vuelco político que dio el poder a Rodríguez Zapatero. En Londres, el Times anuncia posibles alborotos y protestas francamente inflamables, a la luz de la decisión judicial ¿definitiva? sobre el caso De Juana Chaos. También en Londres, el Guardian publica un análisis muy ácido de Peter Preston sobre el proceso y el diálogo entre el Gobierno y ETA, presentado con esta frase: La experiencia española pone de manifiesto que el diálogo con los grupos terroristas no siempre es suficiente Y agrega: La huelga de hambre de De Juana Chaos abre otra página del libro del terror global Preston roza la crueldad cuando vuelve a insistir en que Rodríguez Zapatero consiguió el poder gracias a un atentado terrorista, mientras que, tres años más tarde, el proceso y el diálogo con ETA han desembocado en una nueva y dramática encrucijada: En nuestro tiempo, es la charleta, la palabrería jaw- jaw la que mantiene hirviendo la olla de la guerra El analista del Guardian describe una situación incontrolada- conversar con el terror también significa librarnos de él -y llega a esta conclusión: Hablar no siempre da resultado En otro terreno, Financial Times publica la carta de un lector, Benigno Bueno, de Pozuelo de Alarcón, que comenta las exigencias de algunos musulmanes españoles, rezar y predicar en la mezquita catedral de Córdoba, con esta observación: Arabia Saudita, que financia las exigencias de los musulmanes españoles, prohíbe la construcción de iglesias cristianas, en su territorio: ¡incluso encarcela a quienes se atreven a participar en servicios cristianos, en privado... Un dato optimista: el Telegraph londinense rinde homenaje informativo a unos científicos murcianos que habrían descubierto unos productos que pudieran dar al vino ciertas virtudes anticancerosas. ¡Viva Cartagena... L Mucha tinta corre sobre el caso Malaya y sobre la corrupción urbanística. Muy positivo es que al fin se tire de la manta sin llevar el agua a ningún molino particular. Pero, ¿y de la pequeña corrupción corrupción al fin y al cabo? A mi regreso de muchos años de servicio internacional en el extranjero decidí reformar completamente un piso de los años 60. Aún vivía en tierras extrañas cuando se iniciaron las obras. Cuando retorné definitivamente comenzaron a presentarse los errores ocultos en el citado piso, donde absolutamente todo fue renovado: un techo que se cae y no me hiere por cuestión de minutos; un ducha sin impermeabilizar, con mamparas que no cierran bien y cuya agua inunda el dormitorio del vecino de abajo; otra ducha con desbordamiento exterior del desagüe; instalación de una bañera a la que olvidaron conectar unos tubos; goteo del aparato de aire acondicionado que repercute en el tendedero de la vecina por olvido de colocación del exigido tubo de desagüe, así como el no funcionamiento de dos de los motores que regulan la rejillas del aire; pésima insonorización ¡y yo que pensaba regalarme con Mozart! olvido de barras de protección de tres ventanas exteriores (se trata de un octavo piso) defectuosa instalación de las conexiones telefónicas interiores; descarga eléctrica de un cable descubierto y no protegido, sin que el disyuntor se active; evidentes ligerezas en los acabados... y las sorpresas que queden por venir. A todo ello tendría que añadir que el constructor no me entregó ningún certificado de garantía, ni las direcciones de los instaladores. Le dirigí varias cartas para informarle de todos esos entuertos y reclamarle la total reparación. Una carta que se envió en plan conciliador por un prestigioso abogado y que fue devuelta. Ir ante los tribunales, y ellos lo saben, podría significar no menos de tres años, con la consiguiente acumulación de problemas y tensiones. Sinceramente, creo que también en este sector se tendría que tirar de la manta en beneficio de los ciudadanos- consumidores y de las otras empresas del ramo que hacen gala de su profesionalismo y de su rigor técnico. Creo que los ministerios de Vivienda y de Industria deberían estar más atentos para prevenir tales trope- tricas preparadas para una avalancha de cables y enchufes y, que yo sepa, a los electricistas encargados ni se les ha visto ni se les espera. Por algo será. Teresa González Rodríguez Madrid Al vicepresidente Solbes Hace ya días, usted dijo que las familias españolas aún pueden soportar mas subidas del precio del dinero. Mire usted, señor ministro: una familia de tres personas, con unos ingresos totales de 1.500 euros al mes, en el mes de febrero del año 2005 compró una vivienda con hipoteca a 30 años, a 600 euros al mes. Hoy, dos años después, pagan ya 800 euros al mes. Dígame usted, señor ministro, ¿cómo podrá esta familia afrontar más subidas del precio del dinero? ¿O es que usted, cuando dijo lo que dijo, pensaba en el sueldo de ustedes? Señor Pedro Solbes, recuerdo que cuando lo nombró ministro el señor Zapatero, todos estaban contentos incluidos el Partido Popular, y CiU, y yo. Entonces me pregunté (y me sigo preguntando) ¿es que no recuerdan que usted fue ministro del ramo en los últimos tiempos del mandato del señor Felipe González, y que ustedes dejaron España con tres millones de parados, de los de entonces? Ahora, señor ministro, ¿qué quiere? ¿dejar a tres millones de familias en la calle por no poder pagar las hipotecas? Miguel Dueñas Muñoz Tarragona lías y proteger y ayudar, con un servicio de proximidad, ágil y no burocratizado, a los ciudadanos, en realidad indefensos. Francisco Javier Carrillo M. Málaga no da a conocer los resultados detallados de estos estudios a la opinión pública? Carmen B. F. y María Marco Barcelona Peor castellano en Cataluña ¿Y los ordenadores? Zapatero prometió un ordenador para cada dos alumnos y ahora Simancas ha prometido que, si gana las elecciones autonómicas, los estudiantes madrileños tendrán un ordenador por alumno. Haciendo cuentas me sale que, en la Comunidad de Madrid, cada estudiante tendrá un ordenador y medio; me conformo con uno. Como no tengo por qué pensar en incumplimientos electorales, y a la espera de lo que ocurra con los aparatos del señor Simancas, espero que Zapatero mande a los centros educativos los ordenadores prometidos, preferiblemente portátiles y no de mesa, ya que, aparte del espacio que éstos ocupan, las aulas no tienen las instalaciones eléc- Nos parece intolerable que algunos políticos de Cataluña sigan diciendo que los alumnos catalanes, con sólo dos horas, tienen el mismo nivel de castellano que el resto de alumnos españoles. Los que hemos estado en contacto con las evaluaciones que se han efectuado sabemos que no es así. El nivel de castellano es muy inferior en Cataluña y se puede demostrar con datos: 18 puntos menos en ortografía, 21 puntos menos en morfología y sintaxis, 43 puntos menos en conocimiento de autores y obras de literatura española; así podríamos seguir y seguir. ¿Por qué la clase política catalana Mi hermana mayor Sin duda, Érika, desde un lugar acogedor y dulce, recordará ahora a su querida confidente, protectora, cómplice y amiga, la Princesa de Asturias, que, entre sollozos, dando gracias a la prensa, se lamentaba: Mi hermana pequeña... La sensibilidad de Érika se manifestaba a flor de corazón. ¿No dijo un gran pensador que el corazón tiene razones que la razón desconoce Sabemos que la sensibilidad supera, incluso, a la voluntad en determinadas ocasiones, y entendemos también que, sin ésta, no estaríamos advertidos de amenazas exteriores. La hermana pequeña podría ahora asegurar a su hermana mayor, tan digna en su dolor, esta hermosa afirmación del poeta japonés Ryokan: El ladrón me ha robado todo, salvo la luna que estaba en mi ventana Fina de Calderón Madrid