Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN MARTES 13 s 2 s 2007 ABC DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera DIRECTOR GENERAL DE DESARROLLO: EMILIO YBARRA PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro OTRO ERROR DE JOSÉ BLANCO A DE JUANA, EN MANOS DEL GOBIERNO A Sala Segunda del Tribunal Supremo decidió ayer rebajar la condena impuesta a De Juana Chaos por la Audiencia Nacional de doce a tres años. Esta drástica reducción viene dada por el cambio de delito por el que ha sido definitivamente condenado este contumaz etarra, a quien el Supremo imputa ahora uno de amenazas no terroristas en concurso con otro de enaltecimiento del terrorismo. Es en estos momentos cuando el respeto a los jueces debe ser una actitud real y no retórica, pues, sin duda, la sentencia del Supremo- -que hace pocas fechas dictó la histórica sentencia de condena a Jarrai, Segi y Haika- -va a provocar justificada perplejidad y desazón en buena parte de la opinión pública. Y hay que recordar que ese respeto fue el que no tuvo el presidente del Gobierno cuando dijo del etarra De Juana que era partidario del proceso el mismo día en que su juicio en la Audiencia Nacional quedó visto para sentencia. Respeto que tampoco tuvo ayer el presidente del Senado, Javier Rojo, quien calificó de desproporcionada la condena impuesta a De Juana, también en premeditada coincidencia con la sesión en la que los magistrados del Alto Tribunal debían resolver los recursos de casación interpuestos contra la primera condena. Cuando estas presiones a la judicatura, aun hechas con impostada sutileza, proceden de los más altos representantes del Estado, se hacen aún más intolerables. La mínima pena impuesta a De Juana Chaos facilitará su pronta excarcelación, pues ya ha cumplido dos años de los tres de prisión que se le han impuesto. Cuando se conozca la sentencia íntegramente podrá valorarse con conocimiento de causa qué criterios ha seguido la Sala Segunda para considerar que las amenazas de un etarra- -que sigue siendo etarra- -pueden no ser terroristas y, al mismo tiempo, un acto de enaltecimiento del terrorismo. Sin duda, técnicamente será posible esta concurrencia de delitos, pero merece una argumentación muy convincente, tanto como la que descarte el delito de pertenencia a orga- L nización terrorista, que era otra posibilidad que tenía el Supremo y que la Audiencia Nacional hizo valer recientemente en la nueva condena impuesta al no menos terrorista Henri Parot. Desde que se notifique la sentencia a las partes defensoras y acusadoras, la suerte de De Juana Chaos pasará a manos del Gobierno, a través de Instituciones Penitenciarias, a cuyos funcionarios, entre otros, amenazó en el diario Gara A partir de ese momento, el Gobierno tendrá prácticamente las manos libres para poner a De Juana en su casa, porque la concesión de un tercer grado sólo podrá ser recurrida por el Ministerio Fiscal ante el Juzgado Central de Vigilancia Penitenciaria. La plena subordinación de la Fiscalía General al interés político del Ejecutivo hace impensable una discrepancia entre una y otro. Aún así, la reforma del Código Penal y de la ley General Penitenciaria introducida por la ley de cumplimiento íntegro de las condenas por delitos de terrorismo- -y el enaltecimiento es uno de ellos- -condiciona la concesión de beneficios penitenciarios a terroristas al cumplimiento de determinados requisitos que De Juana no cumple en absoluto, como la colaboración con las autoridades, el repudio a la violencia, la petición de perdón a sus víctimas y un pronóstico favorable de reinserción. Sus declaraciones al diario británico The Times demuestran que este etarra se ratifica en los crímenes que cometió, lo que, en sentido estricto, podría ser otro delito de enaltecimiento del terrorismo y humillación a las víctimas, por el que el etarra debería ser investigado. Sin duda, la sentencia del Supremo sobre De Juana Chaos allana al Gobierno la solución de un obstáculo en la negociación con ETA, pero debe quedar claro que Rodríguez Zapatero no está legalmente obligado a excarcelar al etarra antes del cumplimiento íntegro de su condena. Si lo hace, será una decisión estrictamente política, protegida por el blindaje que le preste la legislación penitenciaria y la cobertura del Ministerio Fiscal. Y, en tal caso, el chantaje de la huelga de hambre habrá sido un éxito. DEMÁS de mejorar la selección de sus asesores en Derecho Procesal, el secretario general del PSOE debería reflexionar seriamente sobre la utilización de los tribunales como marco para desarrollar una operación política. Con toda razón, el juez Santiago Pedraz estima que los hechos denunciados- -a título personal, y no en nombre de su partido- -por José Blanco no son constitutivos de delito de apología del terrorismo, ni conllevan una provocación a ETA para matarle. De ahí que la Audiencia Nacional desvíe la cuestión hacia un eventual delito de injurias que deberá determinar el correspondiente juzgado de instrucción. Ha sentado muy mal en el Partido Socialista el éxito espectacular de la manifestación del pasado 3 de febrero. La asistencia masiva y el comportamiento irreprochable de los ciudadanos desmontan con la fuerza irrefutable de los hechos la peregrina teoría de la derecha extrema puesta en circulación en los últimos tiempos. Afirma el Foro Ermua que la grabación en CD del cántico supuestamente entonado durante la concentración podría estar manipulada. En todo caso, un hecho totalmente aislado en el marco de un acto multitudinario no puede ser utilizado para descalificar a sus promotores y a los asistentes. Lo que Blanco debería hacer es contribuir a que su partido haga un nuevo planteamiento de la lucha antiterrorista, recordando que él mismo esbozó una mínima autocrítica que fue cortada de raíz por su jefe político. LA PRESENCIA GANANCIAL LGUNAS dictaduras exóticas han desarrollado un sistema de apropiación familiar del poder, síntoma de que, en el fondo, no se pueden fiar de nadie. En Argentina, en cambio, el matrimonio Kirchner ha creado una concepción de la presidencia de Argentina como un bien ganancial, una manía muy peronista, por cierto. Desde hace tiempo, los dos hablan en un plural que es algo más que el mayestático nosotros y que se refiere a una extraña cohabitación entre el pensamiento del presidente electo y de alguien que en teoría solamente debería compartir la esfera privada de su vida. Y eso a pesar de que el país ha pasado ya por experiencias de este tipo, casi siempre bastante esperpénticas y que, por ello, deberían estar hace tiempo cuidadosamente archivadas en la convulsa historia argentina de la segunda mitad del siglo XX. Es cierto que todos los ciudadanos deben ser iguales ante la ley y que ninguna circunstancia conyugal debería ser un impedimento para que cada cual tenga acceso a las oportunidades y la militancia política que considere conveniente. Lo lamentable en este caso es que en Argentina no se haya pasado la moda de seguir esa tradición de matrimonios entre populistas y actrices que quieren ser Evita. Sería muy grave que la esposa del presidente Kirchner se presentase a las elecciones, pero mucho peor que saliese elegida. A ZAPATERO VUELVE A IRAK falta de buenos argumentos para defender su gestión, Zapatero desempolva la guerra de Irak y acusa al PP de promover el odio Parece que la plana mayor del socialismo andaluz yano es tan reticente hacia elprimer sucesor de Felipe González que alcanza la presidencia del Gobierno. Al revés, mostraban caras muy satisfechas al escuchar la exigencia de disculpas a Rajoy por apoyar la guerra y la referencia inevitable a las armas de destrucción masiva. Sin embargo, está claro queel asunto nada tiene quever con la campaña del próximo referéndum, que era el objetivo del mitin celebrado en Dos Hermanas (Sevilla) Tampoco guarda relación alguna con el proceso vasco, la quiebra del modelo territorial o los problemas sociales y económicos que preocupan a los españoles. En definitiva, Zapatero recupera la costumbre- -insólita en un sistema democrático- -de practicar la posición retrospectiva para seguir culpando a los populares de todo lo que sucede, incluidos sus muchos errores en casi tres años de legislatura. Es notorio que se trata de una estrategia para desviar la atención de la opinión públicay, almismo tiempo, de una campaña nada disimulada para reclamar los votos radicales que le fueron tan propicios en 2004. Es un ejercicio de doble moral y una muestra más de que el sentido de Estado no figura entre las reglas que inspiran su acción política. En efecto, cuando más necesario resulta buscar el consenso sobre las A grandes cuestiones, Zapatero persiste en el empeño de romper todos los puentes con el principal partido de la oposición. La política se proyecta hacia el futuro y no hacia el pasado, pero, si hay que hablar de Irak, habrá que hacerlo con todas sus consecuencias. La retirada precipitada de las tropas supuso en su día un grave daño a la credibilidad de la política exterior española que el Gobierno no ha conseguido remontar. Además, Zapatero dio su visto bueno a la resolución de Naciones Unidas que daba cobertura a determinadas actuaciones de la comunidad internacional en aquella zona conflictiva. También conviene recordar que hay más países implicados en Irak a día de hoy que en las fuerzas internacionales presentes en el Líbano, operación esta última que el Ejecutivo apoyó desde el primer momento con el acuerdo del PP Está muy equivo. cadoel líder socialistasi piensaque puede confiar sus expectativas electorales a un asunto ya amortizado políticamente. Zapatero tiene una tendencia natural a mirar hacia elpasado, como bien refleja la desafortunada ley sobre la mal llamada memoria histórica Sin embargo, no debería identificar al conjunto de la sociedad española con el público entregado de antemano a la causa que acude a un mitin de partido. La gente sensata no se deja engañar por maniobras dedistracción, ni admite que se descarguen las propias responsabilidades en líderes políticos que dejaron el poder hace varios años.