Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 12 s 2 s 2007 Vela s Copa América Faltan 62 días DEPORTES 93 El Desafío se cura en salud Íñigo Losada y Pablo Díaz Munio, preparador físico y médico del Desafío Español, son los ángeles de la guarda de los tripulantes y, además, los comodines del España 97 en caso de que haya que hacer una sustitución rápida entre regata y regata POR PEDRO SARDINA FOTO NICO MARTÍNEZ VALENCIA. Trabajan juntos con el fin de tener a los regatistas del Desafío Español en una forma óptima para afrontar la Copa Louis Vuitton. Íñigo Losada es el preparado físico y llegó al equipo de Copa América en 1992, después de retirarse del piragüismo de competición. Pablo Díaz Munio lo hizo en 2000. Ambos actúan también como comodines en caso de que algún tripulante se lesione. Pablo e Íñigo lo tienen muy claro. Tenemos un programa de salud en el que se busca la mejor condición de los deportistas. Trabajamos juntos para sacar de cada uno lo mejor Después de unos años en los que la vela carecía de médicos y preparadores físicos, ahora son imprescindibles. Íñigo sabe lo que es esto. Los regatistas se han amoldado a esto muy bien. Ellos ven que el equipo pone a su disposición unos medios que jamás han tenido y en vez de criticarlo lo reciben con alegría. La Copa América que estamos viviendo es muy distinta a otras y hay que estar en buena forma Pablo está muy contento de cómo los regatistas se han tomado los regímenes alimenticios. Salvo casos puntuales, que alguien tenga alguna lesión y necesite bajar algo de peso, la gente está muy acostumbrada a comer bien. Se lo damos todo para que estén bien alimentados y lo único que tienen libre es la cena. Se han amoldado muy bien porque ven que este seguimiento les beneficia. Todos comen lo mismo, aunque lo que cambia son las cantidades, y en casos aislados están los suplementos de proteínas o de vitaminas En cambio, la preparación física no es igual para todos. Íñigo Losada ha hecho un programa personalizado dependiendo del requerimiento de cada deportista. Han sido muy importantes esos dos años que llevamos trabajando. En la primera fase había un grupo muy heterogéneo, con personas de distinta edad y nivel. Tuvimos que acondicionarlos a todos. Era cuestión de que cogieran la forma. A partir de ahí ya se comenzó a hacer un trabajo más personalizado y específico. En la vela también hay lesiones. Pablo las recupera lo antes posible. La más común es en la tendinitis del supraespinoso, en los hombros. Es una lesión frecuente y lenta de recuperar. Hemos acertado con los fisioterapeutas que tenemos y con la inversión que hicimos en una máquina que adquirimos. El esfuerzo físico es muy alto y el ritmo es frenético, por lo que las lesiones es muy fácil que aparezcan. En una regata se pueden perder hasta tres kilos y esto da una idea del esfuerzo Íñigo hace hincapié en la necesidad de que los regatistas estén hidratados. Es uno de los aspectos más importantes para que se rinda en un barco. Cada regatista se bebe una botella de agua de 1,50 litros en cada manga. La nevera es fundamental y en ella no faltan las bebidas isotónicas, aunque no se puede abusar de esas bebidas porque se puede llegar a sufrir un cólico renal. Lo mejor es el agua El doctor tiene muy medida la comida en las regatas. En un día que haya dos mangas procuramos no estar más de tres horas sin comer. Desayunamos bien y antes de subir al barco comemos a base de pasta o hidratos y entre manga y manga se toman barritas energéticas, frutos secos o fruta, como peras de agua o plátanos. A la vuelta de navegar se recuperan con cereales No todo se hace en la base en los días de trabajo. La tripulación tiene que ser disciplinada en los días libres y en las vacaciones. Las dos etapas de vacaciones navideñas que hemos pasado nos hemos llevado cada uno un programa de entrenamiento más duro del que hacemos aquí, ya que aprovechamos que durante ese periodo no se navega. Hay que tener muy en cuenta siempre que todo va en función del entrenamiento, la alimentación y el descanso. Hay que volver en el mismo estado físico que nos vamos. Son disciplinados PABLO DÍAZ MUNIO (DOCTOR) La lesión más común es la tendinitis del supraespinoso. Es frecuente y lenta para recuperar, pero hemos acertado con los fisioterapeutas y con la inversión que hicimos en una máquina ÍÑIGO LOSADA (PREP. FÍSICO) Los regatistas ven que el equipo pone a su disposición unos medios que jamás han tenido y en vez de criticarlo lo reciben con alegría. Esta regata ha cambiado mucho Pablo Díaz Munio, el médico, es ayudado por Íñigo Losada, el preparador físico, en un entrenamiento Sanitas y la Dirección General de Deportes de Valencia están volcados con los regatistas del Desafío Español El doctor está muy contento con Sanitas, patrocinador médico del Desafío Español. Tengo mucha suerte. Cuando llegó Sanitas hice un informe de todo lo que me iba a hacer falta y ahora lo tengo todo. Me ha ayudado mucho. Hacemos hasta las pruebas de esfuerzo de los deportistas y eso es algo muy importante para ver si vamos en la buena línea o hay que cambiar el rumbo. Disponemos de los médicos que necesitamos y además han entendido muy bien la agilidad que estamos obligados a tener. No podemos esperar una semana para hacer un diagnóstico y Sanitas nos proporciona los medios en minutos y sin horarios. El apoyo médico es total y así es como se trabaja bien El preparador físico está encantado con las facilidades que el Ayuntamiento y la Generalitat les han dado para utilizar cualquier instalación deportiva. Hemos intentado tener un variado método de entrenamiento para no caer en la rutina. Trabajamos temas de atletismo, natación, musculación, juegos colectivos y un montón de variedades. Además del gimnasio que tenemos en la base, desde el principio las autoridades se han volcado con nosotros cediéndonos el uso y disfrute de todas las instalaciones deportivas municipales de Valencia. Es como un bufete libre para elegir lo que queramos, aunque nos hemos decantado por la instalación multiusos de Nazaret porque está muy cerca de la base. También utilizamos la pista de atletismo que hay en el Turia para hacer varios test. Todo lo que necesitamos y queremos lo tenemos a la hora que sea. Tanto la Dirección General de Deportes de Valencia como los operarios de las instalaciones se desviven por nosotros. Jamás podremos decir que ha habido falta de medios