Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 12- -2- -2007 Investigación CIENCIAyFUTURO 77 El proyecto European Student Moon Orbiter (ESMO) incluye a 32 equipos de estudiantes investigadores de la UE El ESMO no superará los 800 milímetros por ninguna de sus caras y su peso no excederá de los 150 kilos en Organización Industrial. Este muchacho, sencillamente un fuera de serie nacido en la localidad asturiana de Tineo, no acaba de creerse lo que está ocurriendo en su vida: Porque se trata de construir un satélite, pero real, es decir, lo vamos a construir nosotros y se va a enviar al espacio Sus palabras, en fin, resumen toda la ilusión que a su vez anida también en el corazón del resto de sus compañeros, pues, como dice Berta, ya no se trata de estudiar para aprobar un examen Ahora, añade, das tu compromiso a cambio de aprender y adquirir conocimientos, pero por el placer de aprender y de acercarte un poco más al espacio exterior, ese lugar que sin duda todo aeronáutico desea conquistar Para ello, explican que el ESMO, como ocurre con cualquier otro proyecto de carácter aeronáutico, se compone de una programación, con unas fases y unos hitos entre los que resaltan los siguientes aspectos: selección de los equipos adecuados, estudio de los diseños preliminares, análisis de riesgos y costes, interferencias de subsistemas... y todo un largo etcétera de cuestiones técnicas, que los protagonistas de esta odisea espacial encuadran y resumen en un total de cinco fases, hasta llegar a la fase E la del lanzamiento del ingenio, que tendrá lugar a mediados del año 2011, dependiendo de cómo vayan las cosas Unas cosas que ellos dividen por paquetes de trabajo en los que engloban asuntos tales como control de actitud, simulación, control térmico... (cuestiones, dicen, de las que se encargan los otros equipos) y estructura o sea, lo suyo, que sería como el cubo en el que hay que meter el resto de los componentes del satélite cuyas dimensiones no deben superar los 800 milímetros en ninguna de sus caras, con un peso máximo de 150 kilos. Equipo de estudiantes de Ingeniería Técnica Aeronáutica de la Politécnica de Madrid que participa en el proyecto (de izquierda a derecha) Berta Gómez, Iván Riesgo, Rubén Elvira, Julián Fernández. -Cabrera, Amalio Monzón y Luis García ABC De la Politécnica a la Luna Seis estudiantes españoles de Ingeniería Técnica Aeronáutica crearán la estructura del satélite ESMO, que será lanzado al espacio en 2011 y orbitará la Luna... Quizá tenga forma de cubo, aún no lo han decidido, pero no es ciencia- ficción POR LUIS MIGUEL DEL BARRIO MADRID. No lleva un arco de madera de tejo con flechas de abedul en bandolera, pero sí un ordenador portátil de última generación camuflado en un aparente bolso de mano. No habla por hablar, sus palabras son precisas, escucha con atención y mira directo a los ojos. Quiere ser astronauta desde los doce años, cuando de repente le entró el afán por conocer el secreto que anida en las estrellas De momento, ahora, a sus 24 años, Berta Gómez de Pedraza, natural de Talavera de la Reina (Toledo) y estudiante de Ingeniería Técnica Aeronáutica, se ha propuesto lanzar un satélite a la Luna... Y en ello está, aunque sabe que acertar en la diana no es tarea fácil. De hecho, es muy consciente de que necesita atinar con suma precisión. Porque esto es, ni más ni menos, un programa científico de la Agencia Espacial Europea (ESA) a la que Berta le ha dado su palabra, y por escrito- -es decir, con los detalles científicos pertinentes y oportunos- de que está dispuesta a diseñar y fabricar la estructura de un satélite que orbitará en torno a la Luna. A Berta la acompañan en esta empresa cinco colegas, todos ellos estudiantes de la misma especialidad que ella en la Universidad Politécnica de Madrid. Los seis trabajan codo a codo en el mismo proyecto y con idéntica ilusión, desde que el pasado mes de septiembre la Agencia Espacial Europea les seleccionara el proyecto en el que explican cómo crearán la estructura del satélite que será lanzado hacia la Luna en 2011. que estos genios de la aeronáutica califican como sistemas y subsistemas del satélite en cuestión. Cada equipo ha escogido alguna de las 32 propuestas que conforman la totalidad del denominado proyecto European Student Moon Orbiter (ESMO) nombre a su vez con el que se bautizará al satélite que dará vueltas en torno a la Luna, y que será diseñado, construido y dirigido, exclusivamente, por estudiantes europeos Así lo subraya Iván Riesgo Fernández, que, con 24 años de edad, ha tenido tiempo suficiente como para acabar Ingeniería Técnica Aeronáutica y comenzar también Ingeniería Hasta la fase E Participan doce países Otros 250 universitarios de doce países miembros de la ESA, entre los que se encuentran estudiantes de la Universidad Carlos III de Madrid, la Universidad de Barcelona y la Universidad de Zaragoza, trabajan también en la creación de lo Un proyecto bendecido por la Agencia Espacial Europea El proyecto ESMO no sólo tiene todas las bendiciones de la Agencia Espacial Europea (ESA, por sus siglas en inglés) sino que también cuenta con todos los ingredientes necesarios como para convertirse en un éxito en la conquista del espacio. Aún no hemos decidido si el satélite debe tener propulsión química o eléctrica, e incluso estamos dudando si los materiales deben ser de aluminio o de fibra de carbono explican los seis estudiantes españoles que trabajan en ultimar el satélite ESMO. ¿La forma? pues es probable que se asemeje a un cubo, pero aún no se ha dicho la última palabra sobre este asunto porque depende de otras muchas variables que todavía se investigan por parte de los otros estudiantes que participan en el resto de los paquetes de trabajo del mismo proyecto La ESA supervisa todos y cada uno de los pasos que van dando los diferentes equipos de jóvenes investigadores, con el fin de que esta aventura estudiantil se convierta en todo un éxito sin precedentes, sobre todo por los noveles protagonistas del proyecto. Más información sobre el proyecto: http: www. esa. int SPECIALS CDF SEM 7 0. html