Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 12- -2- -2007 CIENCIAyFUTURO www. abc. es cienciayfuturo 75 El cardiólogo Francisco Fernández- Avilés en su despacho del Hospital Gregorio Marañón, de Madrid En un año habrá células madre en el quirófano, listas para su uso Francisco Fernández- Avilés s Jefe de Cardiología del Hospital Gregorio Marañón Ha realizado el primer implante de células madre de la grasa para intentar reparar un corazón enfermo. Pionero en terapia celular, no se cansa de pedir cautela para un tratamiento que aún está en la prehistoria POR N. RAMÍREZ DE CASTRO FOTO ÁNGEL DE ANTONIO MADRID. Su preocupación por el tratamiento del infarto le lanzó a la aventura de las células madre hace ya nueve años. Francisco FernándezAvílés buscaba una solución nueva, una herramienta que le permitiera recuperar el corazón cuando los tratamientos clásicos no funcionaban. Necesitábamos algo más y apareció la terapia celular, poniendo fin al dogma clásico de que el corazón no se regenera Sus primeros pasos en esta línea de investigación los dio en el Hospital Clínico de Valladolid. Allí trató los primeros infartos con células madre procedentes de la médula ósea del paciente. La aventura continúa ahora en el Hospital Gregorio Marañón de Madrid. El pasado 30 de enero implantó células de la grasa a un varón de 72 años con un corazón que había perdido su capacidad de bombeo. Era la primera vez que se hacía. -En el mundo ya hay centenares de enfermos de corazón tratados con células madre. ¿Qué ha aprendido la medicina de esta experiencia? -Que aún sabemos muy poco. No me canso de insistir en que hay que ser muy prudentes. Creo en la terapia celular aplicada al corazón, creo que va a Si hubiéramos esperado a descubrir cómo funciona la aspirina, aún no estaríamos usándola Hoy sólo sabemos que los tratamientos con células madre son seguros y eficaces en algunas circunstancias ser una forma muy, muy eficaz de combatir una gran parte de las enfermedades cardiovasculares pero aún estamos en una fase prehistórica. Todavía tenemos enormes dudas de cuál es el mecanismo de acción de las células, cuál es el momento ideal para aplicarlas, en qué dosis y el tipo ideal para cada momento. Lo que sí sabemos es que el corazón tiene cierta capacidad de regeneración, aunque sea pobre. A partir de ahí estamos en una fase muy inicial en la cual se tienen más dudas que certezas, por eso este tipo de tratamientos hay que plantearlos siempre con una dosis altísima de prudencia dejando muy claro que queda mucho tiempo para poder recomendarlo de manera rutinaria y no salir del marco de investigación o uso compasivo. do mucho, ¿no lo cree así? -Algunos prestigiosos cardiólogos, como Valentín Fuster, son críticos con la utilización de este tipo de terapias en los enfermos. Advierten de que se está corrien- -Valentín Fuster cumple con su obligación y da la señal de alarma que hay que dar, y la repite porque es de ley hacerlo. Todos debemos ser muy críticos y cautos antes de crear expectativas en el paciente. Pero hay estudios que demuestran que la aplicación de las células es factible y segura. También hay estudios en humanos que indican que en determinadas situaciones esa aplicación podría ser beneficiosa en comparación con el tratamiento convencional. En esa situación, la aplicación de la terapia celular es inevitable en humanos. Nunca se había investigado tanto en terapia celular. Lo mismo pasó con la angioplastia (una técnica para desbloquear las arterias) y la propia aspirina. Hoy después de cien años no sabemos cómo funciona. Si hubiéramos tenido que esperar a descubrir con todo detalle cómo Pasa a la página siguiente