Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 12- -2- -2007 Lourdes Fernández toma las riendas de ARCO, que inauguran los Reyes el jueves 71 Bille August retrata de un modo excesivamente rutinario la relación entre Nelson Mandela y James Gregory, su carcelero Con la película italiana a concurso, In memoria di me más que verla lo que se hacía con ella era padecerla ber visto la irónica mirada de su primera mitad, o su frontal, Banderas de nuestros padres No todas las películas tienen la suerte de doblarse y doblegarse de ese modo, y a algunas tal vez le vendría bien intentarlo, como a la firmada por el danés Bille August, que retrata de un modo excesivamente rutinario la relación entre Nelson Mandela y James Gregory, su carcelero y escritor del libro en el que se basa el guión. El resultado es una película sin sorpresas, con los sentimientos impostados, dirigidos, y con una interpretación de manual de Joseph Fiennes, aunque algo más matizada de Dennos Haysbert como el recto y sabio Mandela. Con la película italiana a concurso, In memoria di me más que verla lo que se hacía con ella era padecerla. Era monótona y profunda, e indagaba entre las dudas y vacilaciones de un novicio en la fase ya decisiva antes de ordenarse. Transcurre casi por completo en un gran pasillo de celdas apelotonadas y en un enorme comedor, y la cámara se pretende a sí misma misteriosa (en realidad, crea expectativas que luego no está dispuesta a abordar) con un aliño musical de la imagen francamente desafortunado. Sin duda, en el fondo subyacen asuntos interesantísimos sobre la fe y el ser humano, expuestos además sin el menor ánimo de entretener, con lo cual rápidamente se pensó que In memoria di me era la película que tal vez más calara en ese puchero de obsesiones religiosas que es Paul Schrader, el presidente del jurado. Atento el personal, pues. Eastwood: Los que me acusan de hacer propaganda de guerra son idiotas El director evitó pronunciarse sobre los Oscar: No tengo ningún pronóstico TONI GARCÍA BERLÍN. Convertido ya en un icono del cine de raíces clásicas, Clint Eastwood presentó ayer en la Berlinale la excelente Cartas desde Iwo Jima Eastwood, de 76 años, llegó entre los fervorosos aplausos de la prensa acreditada, trajeado, sonriente y acompañado de algunos de los actores de la película como Ken Watanabe o Kazunari Ninomiya. No he tenido que hacer nada que no haya hecho siendo actor: ponerme en la piel de otra persona, adaptarme a sus circunstancias, saber de dónde viene... Todas esas cosas a las que te lleva la curiosidad. En el caso de Cartas desde Iwo Jima fue el libro del General Kuribayashi, las cartas a su familia y el hecho de que hubiera vivido en los años 20 en los Estados Unidos lo que me hizo pensar que sería una buena historia que contar respondía el actor y director cuando se le preguntaba cómo había conseguido contar esta película desde el punto de vista de los japoneses. El veterano director de películas como Sin perdón Million dolar baby o Los puentes de Madison rememoró sus primeros contactos con el cine japonés, cuando aún era un desconocido: Yo vivía en Los Ángeles muy cerca de un pequeño cine de esos de arte y ensayo donde acostumbraban a poner películas en blanco y negro. Recuerdo que iba a la universidad y siempre que podía me escapaba a ver películas japonesas. Así fue cómo descubrí Los siete samurais Yojimbo o Rashomon y entré en contacto con el cine de Akira Kurosawa. Años más tarde tuve la oportunidad de conocerle personalmente cuando se le homenajeó en el Festival de Cannes y hablamos bastante. Lamentablemente, nunca pude trabajar con él y tampoco he trabajado nunca en Japón, y a pesar de ello ahora soy un director japonés concluyó entre risas. Eastwood afirmó que no podía explicar por qué había hecho dos películas sobre el mismo tema: Creo que fue una simple casualidad, creo que en cierto modo es como Sir Edmund Hillary y el Everest, simplemente tienes la montaña y estás ahí, así que ¿por qué no escalarla? Evitó pronunciarse sobre los Oscar no tengo ningún tipo de pronóstico para ningún asunto argumentó) aunque reconoció su satisfacción por la marcha de la película: Lo cierto es que está funcionando muy bien en Japón y en los Estados Unidos, y que- -aún más importante- -conseguimos ponerla en pie. Todo lo que venga detrás de eso me parece bien Rechazó hablar de la guerra de Irak, y cuando se le preguntó por los paralelismos entre sus últimos filmes Banderas de nuestros padres y Cartas desde Iwo Jima y la situación que se vive en Estados Unidos a causa del conflicto bélico, especificó que es muy fácil buscar paralelismos entre cualquier película que hable de la guerra- -de cualquier guerra- -y la situación actual. Esa es la razón por la que se siguen haciendo este tipo de películas. A pesar de ello, y de lo que ha pasado en mi país en los últimos cuatro años, esto no ha tenido ninguna influencia en mis películas, y las hubiera hecho igual aunque la situación hubiera sido radicalmente diferente Sin perder nunca el sentido del humor, Eastwood afirmó que los críticos norteamericanos que le acusan de hacer propaganda de la guerra son unos idiotas y que con toda seguridad nunca han visto la película Joseph Fiennes, de manual Helen Mirren posa con su Bafta a la mejor actriz por The Queen AFP Buscar paralelismos El laberinto del fauno y Helen Mirren triunfan en los premios del cine británico EMILI J. BLASCO CORRESPONSAL LONDRES. Penélope Cruz tendrá que esperar a los Oscar, donde su gran rival, la inglesa Helen Mirren, ya no jugará en casa. La ceremonia de entrega de los premios de la Academia británica, los Bafta, coronó anoche a Mirren con el título de mejor actriz por su celebrada interpretación en The Queen y galardonó esta película como mejor filme. El laberinto del fauno logró tres premios: mejor película en lengua extranjera, donde competía con Volver de Pedro Almodóvar, así como mejores vestuario y maquillaje. La sorpresa la supuso The Last King of Scotland también con tres Bafta, cuyo protagonista, Forest Whitaker, se llevó la consideración de mejor actor, robándole la distinción a Daniel Craig Casino Royale y Leonardo DiCaprio Infiltrados Casino Royale que llegaba con nueve nominaciones, sólo recibió al final un reconomiento menor, el de mejor sonido. En cambio, la apenas nominada The Last King of Scotland ganó en las categorías de mejor película británica y mejor guión adaptado, además del triunfo de su protagonista. Helen Mirren se impuso como mejor actriz a Penélope Cruz, Judi Dench Notes on a Scandal Kate Winslet Juegos secretos y Meryl Streep El diablo viste de Prada Y de su mano, The Queen batió como mejor película a rivales como Babel e Infiltrados Como mejor actor secundario fue elegido Alan Arkin, por su papel en Pequeña Miss Sunshine mientras que Jennifer Hudson ganó como mejor actriz de reparto por Dreamgirls El triunfo en la dirección fue para Paul Greengrass por United 93 que quedó por delante de Stephen Frears, Martin Scorsese y Alejandro González Iñárritu. Además de la sonada decepción de la película Borat que ni siguiera había llegado a la final de los Bafta, una de las tristes notas fue para Peter O Toole, que ya al final de su dilatada carrera interpretativa optaba al premio de mejor actor por Venus Las distinciones de la British Academy of Film and Television Arts (Bafta) celebraban ayer, con la gala en la Royal Opera House de Londres, su sexagésimo aniversario. Ganaron mayor relevancia cuando en 2001 se situaron a pocas semanas de los Oscar. Más información sobre el festival: http: www. berlinale. de El actor y director afirmó que la guerra de Irak no influyó en ninguna de mis películas