Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 12- -2- -2007 Tercer día de protestas contra la obra de Rubianes en tres municipios socialistas Enrique Cascallana, alcalde de Alcorcón 43 TENGO MIEDO DE QUE VAYA A MI TRABAJO A PEGARME. NO ESTOY BIEN EN NINGÚN LADO Uno sufrió maltrato físico y psíquico. El otro, anulado por completo, pudo reaccionar al ver cómo trataba su mujer a la hija de ambos POR M. J. ÁLVAREZ FOTO DANIEL G. LÓPEZ MADRID. Tengo miedo de que vuelva a mi trabajo para pegarme, como hizo un día. Me estuvo esperando y cuando me vio, fuera de sí, se abalanzó hacia el coche; a través de la ventanilla abrió la puerta, me engachó la cara, me mordió el labio y, tras tirar del cinturón, me golpeó. Ahora llego antes Es el testimonio de Paco (nombre ficticio) de 35 años, encargado de personal de una compañía eléctrica. Hace tres meses que terminó su relación con Pepa (nombre también ficticio) de 37 años. No es la primera vez, pero afirma que es la definitiva. Nunca nos fue demasiado bien, solo al principio. Las broncas comenzaron a ser cada vez más frecuentes; yo no estaba muy seguro, pero nos fuimos a vivir juntos Convivieron cuatro años, tras otros tres de relación, pero nunca fuimos felices. De tener que consolarla siempre, pasó a ponerse agresiva. Me gritaba e insultaba, ordenaba lo que tenía que hacer y lo que no. Quería y exigía que todo fuera perfecto a su alrededor, despreciando todo lo que tenía, incluido yo mismo En esa espiral destructora Paco se veía obligado a hacerle miles de promesas para no decepcionarla y a pedirle perdón por todo, sin tener el menor motivo para ello Agrega que sus reacciones eran cada vez más violentas. Me daba manotazos, empujones, hasta me lanzaba contra la pared... Una noche pensé que me iba a clavar un cuchillo. Otra, que me iba a matar en la carretera porque se puso histérica... Cuenta, de forma atropellada, el proceso por el cual acabó degradado como ser humano. Llegaba a casa en tensión, a la defensiva, pensando, a ver qué pasa hoy, y lo que ocurría me parecía irreal, pero yo lo bo- Siempre en tensión... rraba como si fuera un disco duro. Acabé convencido de que no hacía nada bien, de que era egoísta, sucio... todo lo que oía. Incluso empecé a odiar a mi propia familia. Estaba totalmente aislado y asfixiado. No veía a nadie más que a ella. Me lavó el cerebro Un día, decidió rebelarse. No podía soportar más humillaciones. Me estaba volviendo loco. Sé que no puedo estar con ella porque me busca la ruina. Y la quiero, pero me destruye y no puedo hacer nada por ella Es consciente del chantaje emocional del que ha sido, y, sigue siendo, objeto. Tengo que recuperar mi dignidad y mi autoestima. Ser persona de nuevo. Aunque ahora todo me dé pánico y no esté a gusto en ningún lado... Sabe que no le va a resultar fácil, y más ahora, que ha sabido que su ex pareja está embarazada. No sé que futuro vamos a darle a nuestro hijo, yo quiero ser un buen padre... dice entrecortadamente. La historia de Manuel y Pi- No he vuelto a ver a mi hija. Lo tenía todo preparado y, mientras estuve detenido por su denuncia, hizo las maletas y se fue lar (36 y 38 años) es muy parecida, salvo en que fue la hija de ambos, María, de 1 añito, la que hizo reaccionar al primero y denunciar. Yo trabajo de noche en un hotel y su madre ni le daba el biberón ni le cambiaba los pañales. Tampoco se molestaba en llevarla a la guardería, y eso que jamás tuvo un empleo. Yo era la chacha Sólo recibía órdenes, mientras ella estaba tumbada en el sofá viendo la tele Asegura que estaba anulado por completo. Aguanté sapos y culebras por la cría, pensado que era mejor para ella, hasta que empecé a darme cuenta de que la pegaba, la zarandeaba, la insultaba y gritaba como a mí cuando yo no lo veía, tanto que la pobrecita la rehuía y no quería ni verla... Explica que una mañana, cuando supuestamente dormía, oyó cómo la pegaba y le decía a la pequeña que se iba a tragar su propio vómito. Oí como la niña me pedía ayuda en voz queda Acudió a denunciar los malos tratos hacia la menor, pero su compañera se había adelantado. Fue más lista que yo y el que acabó en los calabozos fui yo. Menos mal que Pilar no tenía ni un rasguño, porque sino me hubieran declarado culpable La pesadilla no ha acabado. No he vuelto a ver a mi hija. Lo tenía todo preparado y mientras estuve detenido hizo las maletas y se lo llevó todo Detienen en Amsterdan a un peligroso atracador de joyerías, responsable de la organización de una banda en España cen ¡basta! y están empezando a perder el miedo añade. Por Comunidades, Madrid y Andalucía se sitúan en cabeza de esta violencia masculina, al igual que a la inversa. A pesar de las dificultades, incluso a la hora de recurrir a las estadísticas, de la escasez de asociaciones y de recursos para los varones, o de la obtención de datos oficiales sobre las denuncias interpuestas por éstos, hay una mayor sensibilización y, en las grandes ciudades, proliferan en la Policía los grupos de violencia en la familia. Con todo, hay un pero La Ley de Violencia de Género acentúa el abismo y acrecienta la tirantez entre las parejas, al generar más violencia y poner al hombre bajo sospecha. Hay que proteger a la víctima, al margen del sexo Cambió sus huellas dactilares mediante cirugía De película. Frijol o Luis Eduardo A. M. se valió de la cirugía para burlar a la justicia. Se sometió a una operación quirúrgica para cambiar sus huellas dactilares. La intervención se llevó a cabo en España, hasta donde se trasladó un cirujano de su colombia natal. Ello hizo que quedara en libertad provisional a los pocos meses de ser detenido en 2002 por un intento de secuestro en Cabanillas (Guadalajara) al desconocerse su verdadera identidad. Por si eso fuera poco, intentó pagar grandes sumas de dinero en su tierra de origen para borrar su larga lista de antecedentes penales. Pero la Policía española le descubrió. ABC MADRID. Una investigación conjunta entre la Policía española y holandesa ha acabado con la detención en Amsterdan del colombiano Luis Eduardo A. M, alias Frijol considerado por la Policía uno de los atracadores de joyería más violentos del mundo. Tiene en vigor varias órdenes internacionales de detención emitidas por Colombia, Bélgica y España por delitos de homicidios, atracos a joyerías, detención ilegal y tenencia ilícita de armas. En 1998 fue detenido por su participación en varios homicidios y atracos e ingresó en la cárcel Modelo de Bogotá, de donde se fugó para dirigirse a España. En nuestro país, según la Dirección General de la Policía, organizó una de las bandas ABC Luis Eduardo A. M. alías Frijol más peligrosas de delincuentes colombianos integrada por su hermano y varios huidos de prisiones de su país por homicidio. Todos ellos cometieron nu- merosos asaltos a representantes de joyerías en Madrid y Barcelona hasta que fue detenido en octubre de 2002, tras un intento de secuestro en Guadalajara. La mayoría de la banda fue extraditada a Colombia donde cumplen condena. Sin embargo, el líder, Frijol quedó en libertad provisional ya que se desconocía su verdadera identidad puesto que se sometió a una operación de cirugía para cambiar sus huellas dactilares No obstante, la Policía española logró revelar su verdadera identidad, por lo que se fue a otros países y organizó su banda. Dichos agentes informaron a sus colegas holandeses que planeaba un golpe en Amsterdam, en donde fue detenido junto a otros miembros con pasaportes falsos mexicanos.