Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
32 INTERNACIONAL LUNES 12 s 2 s 2007 ABC Alberto Sotillo ESPAÑOLADAS EN THE TIMES os corresponsales europeos y norteamericanos en España suelen estar encantados de su destino, pero tienen el pequeño problema de que lo que de verdad les piden sus medios son españoladas cañí que ratifiquen a sus lectores que nuestro país continúa siendo el más exótico del continente. La mayoría salvan el expediente con alguna que otra veraz historia de corrupción en Marbella, crímenes rurales, marcha, siesta, tapas y almuerzos a las horas en las que sus lectores se disponen a cenar. Y todos tan contentos. Creíamos que ya estaba superado lo de incluir a ETA en la oferta de toros, sierra morena y sangría que demandan sus jefes. Hasta que The Times nos devolvió a la realidad. El frívolo trato dado al etarra De Juana no es más que una forma de dar un toque goyesco a la españolada. Lo que cuenta es que el lector de The Times se sienta confortado de pensar en lo agusto que se está en casa cuando, a la vuelta de la esquina, uno puede encontrar tales truculencias. Es como si a nuestros vecinos les doliese renunciar a la imagen de España de Don Carlo, con su Inquisición, su Duque de Alba comeniños, sus enlutados espadachines y sus oscurantistas crímenes. Es una agradable manera de alimentar un confortable complejo de superioridad. Nunca llamarán terroristas a los etarras porque los necesitan para completar su bonito cuadro de la goyesca España cañí. Tal vez nos convendría una cierta dosis de desmitificación. Que en el caso británico podría empezar por alguno de sus más respetables diarios. Aún recuerdo las encendidas odas a las virtudes salutíferas de la ternera inglesa publicadas en The Times en plena crisis de las vacas locas. No había columnista de ese periódico que no presumiese de darse un atracón diario de vaca patriótica y euroescéptica. Que la lástima es que las energías desplegadas con nuestra leyenda no se empleen con más sentido práctico en denunciar con más vigor y frecuencia los muy reales abusos cometidos en Guantánamo. No tienen el encanto de la españolada, pero son reales. L La votación de ayer fue una de las menos concurridas de las que se han celebrado en Portugal AP La alta abstención impide al Gobierno portugués la despenalización del aborto La participación, inferior al 50 obliga a que cualquier alteración de la ley sea decidida en el Parlamento, donde los socialistas tienen mayoría absoluta BELÉN RODRIGO CORRESPONSAL LISBOA. La participación del 43,61 registrada en el segundo referendo sobre la despenalización del aborto celebrado ayer en Portugal impide que la victoria del sí sea vinculante para la modificación automática de la actual ley, al ser inferior al 50 por ciento. Con el cien por cien del recuento de las papeletas, el sí ganó con el 59,25 de los votos frente al 40,75 que obtuvo el no La abstención alcanzó el 56,39 por ciento, lo que obliga al Gobierno a que la alteración de esta ley sea decidida en el Parlamento, donde cuenta con mayoría absoluta. Han pasado nueve años desde que se celebrase la primera consulta popular sobre la despenalización de la interrupción voluntario del embarazo, y la actitud de los portugueses frente a esta cuestión sigue siendo la misma: desinterés. Prefieren no dar su opinión al respecto y no ser ellos los que decidan sobre la alteración de una ley que aborda un asunto delicado pero que afecta directamente a la sociedad lusa. En 1998 la abstención fue aún mayor, un 68 por ciento, pero ganó el no con un 50,5 por ciento de los votos. Hay que recordar que en Portugal no es fácil en ocasiones ejercer el derecho al sufragio puesto que no existe el voto por correo, muy eficiente para las personas que viven lejos de su censo electoral o están ausentes en la fecha del referéndum. Existe conformismo en la sociedad, poca vinculación con la política y con todo lo que ella conlleva y el resultado de esta consulta popular acaba por ser reflejo de la realidad política que se vive aquí. El portavoz del Partido Socialista, Vitalino Canas, consideró que los portugueses manifestaron madurez democrática en el referendo sobre la despenalización a la interrupción voluntaria del embarazo al escoger mayoritariamente el sí Para la fuerza política en el poder, los portugueses han sentido que había un problema por resolver y que fueron a las urnas para mostrar como debe ser resuelto Para Francisco Louçã, secretario general del Bloque de Esquerda, en los próximos días podremos entrar finalmente en el siglo XXI y en la Europa que queremos entrar Todos coincidieron en la necesidad de trabajar en conjunto para que, si la ley es aprobada la ley en el Parlamento, existan recursos en el país para ponerla en práctica. Por su parte, los favorables al no se limitaron a agradecer a todos aquellos voluntarios que ha dado su tiempo y trabajo durante la campaña para luchar por una causa justa. Ribeiro y Castro, secretario general del CDS, el único partido político en la campaña a favor del no se mostró triste y preocupado por ver a Portugal seguir el camino errado y aseguró que continuaremos del lado de la vida y con el compromiso como partido con el derecho a la vida y a la salud de la mujer El primer ministro Sócrates anuncia que pedirá al Parlamento el cambio de la ley El primer ministro de Portugal, José Sócrates, dijo ayer que solicitará al Parlamento la modificación de la ley que prohíbe el aborto, a pesar del fracaso por la baja participación en el referendo. La ley será discutida y aprobada en el Parlamento. Nuestro interés es combatir el aborto clandestino y hemos de sacar adelante una ley que respete el resultado de la consulta dijo el primer ministro. Previamente, el jefe de Estado luso, Cavaco Silva, había admitido también repensar la figura del referendo, aunque apeló a la serenidad en torno a este asunto, intentando evitar precipitaciones al respecto. Es una materia que debe ser discutida pero no me parece necesario que sea preciso hacerlo con tanta rapidez subrayó. La consulta de hace 9 años Seguimiento de los resultados del referéndum portuqués en www. cne. pt