Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC LUNES 12- -2- -2007 Excursión mortal ESPAÑA 25 Doce horas interminables Desde que se conoció la noticia, transcurrió toda una noche de incertidumbre, hasta que se supo que seis de los 29 senderistas ya no podrían ser rescatados con vida de las entrañas de la galería tinerfeña POR B. S. SANTA CRUZ. Era un día de sol que invitaba a pasar la tarde disfrutando de la belleza natural del norte de Tenerife. Pero la ilusión de un grupo de senderistas amantes de la ecología y conocedores del medio rural se truncó en tragedia por la acción de unos gases asesinos. Esta semana servirá para conocer en profundidad y al detalle cómo se desarrolló toda la tragedia que enluta la isla. Y para determinar si el desenlace ha sido fruto de la imprudencia, la desidia o del simple papel de la mala suerte. El tiempo transcurrido desde que en las últimas horas de la tarde del sábado se tuvo noticia de que un grupo de 29 senderistas se hallaba atrapado en las entrañas del monte hasta el momento del rescate de la última víctima estuvo marcado por la incertidumbre. Poco antes de las cinco- -hora insular canaria- -se recibió una llamada en el 112 isleño en la que se daba cuenta de que una treintena de personas se encontraba perdida en el interior de la galería de agua Piedra de los Cochinos en la zona alta del pequeño municipio norteño de Los Silos. Fue uno de sus poco más de 5.000 habitantes el primero en tener contacto con las cinco personas que habían conseguido escapar con vida por sus propios medios. Tras haber recorrido los más de 1.500 metros que les separaban de la boca de la galería, apenas tenían fuerzas para contar que los que quedaban dentro estaban aturdidos, sin saber bien qué sucedía y sin conseguir que las piernas les respondieran En realidad, todo sugiere que no se trataba de un solo grupo, sino de dos que se conocían y que se unieron, al coincidir en el trayecto elegido. Uno estaba formado por miembros de la Asociación Tinerfeña de Amigos de la Naturaleza (ATAN) y el otro por personas del Instituto de Astrofísica de Canarias. Precisamente entre las víctimas se encuentra un becario de este organismo. Las primeras versiones apuntaban a la ausencia de un guía que iba a acompañarles, pero que, finalmente, no pudo ser de la partida. Sin embargo, mantuvieron contacto telefónico con él hasta que confundieron la galería del trágico suceso con otro túnel, que sí les hubiese llevado al punto deseado. Si bien se movilizaron importantes medios, todo transcurría con exasperante lentitud. Por fuera, el obstáculo era un terreno escarpado y de difícil acceso. Por dentro, un pasadizo en el que en algunos tramos apenas puede pasar una persona. En Los Silos, mientras, los familiares se reunían en el Ayuntamiento a la espera de buenas noticias, que no llegaban. Fueron largas horas de espera, matizadas con el progresivo rescate con vida de 23 de los excursionistas, uno por uno, en un trabajo conjunto de los bomberos de Tenerife y agentes de montaña de la Guardia Civil. Mientras, un equipo de psicólogos de la Cruz Roja daba apoyo a las familias. Sobre las cinco de la mañana, ya se supo que había seis fallecidos. Pasado el mediodía de ayer, una vez recuperados todos los cuerpos, todavía quedaba por delante la dura tarea del reconocimiento de las personas en el Instituto Anatómico Forense. La labor de los profesionales se dirigió entonces a mitigar la crisis de ansiedad que se produce en estos casos, al tener la certeza de que entre los cadáveres se encuentra el de un ser querido. Al filo de las ocho de la tarde se ponían, al fin, nombres a la tragedia. Las víctimas son Juan Luis M. T. de 36 años; Eduardo D. D. de 29; Javier D. S. de 32; Mauricio P. de 29, italiano; Ginés R. A. de 25 años y Estefanía P. F. de 22. Una de las galerías del municipio tinerfeño de Los Silos cedieron los hechos, está situada en una topografía muy escarpada, un paisaje montañoso de exuberante vegetación y profundos barrancos. Se supone que los senderistas pensaban cortar camino a través de un túnel de enlace que acaba en lo que se conoce como la isla baja Pero equivocaron el rumbo y se introdujeron en esta galería, una de las más de mil con que cuenta la isla, que en total suman más de 1.300 kilómetros de perforaciones. La cifra es consecuencia del tamaño de Tenerife, que en su mayor extensión desde una punta a la otra de su geografía apenas alcanza los 85 kilómetros. El grupo de excursionistas estaba formado en su mayoría por jóvenes universitarios y de reconocido interés por los asuntos medioambientales. Estas 29 personas son apenas una muestra de los cientos- -o quizás miles- -que practican el senderismo, no sólo de la isla, sino también procedentes de otros países. El presidente de la Federación de Montañistas de Canarias, Santiago Gil, pidió prudencia ayer en declaraciones a este periódico a la hora de realizar este tipo de rutas, que pueden convertirse en tremendamente peligrosas Para este experto, la mala suerte y, en parte, la imprudencia jugaron al grupo de excursionistas una mala pasada EFE Se sentían aturdidos, sin entender qué sucedía; ni siquiera les respondían las piernas Las primeras versiones apuntaban a la ausencia de un guía que iba a acompañarles Guardias civiles trasladan el cadáver de una de las víctimas AP