Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
14 ESPAÑA Arranca la precampaña electoral LUNES 12 s 2 s 2007 ABC Rajoy exige menos intervencionismo y menos leyes que joroban a la gente El PP denuncia el disparate que prepara Zapatero con el vino en la ley del Alcohol J. Y. CIUDAD REAL. El presidente del PP, Mariano Rajoy, defendió en Ciudad Real la libertad y los derechos individuales de los españoles frente al actual intervencionismo que ejerce el Gobierno encabezado por José Luis Rodríguez Zapatero, y pidió al Ejecutivo que tenga más educación y haga menos disparates y leyes que joroban a la gente Rajoy cerró ayer ante más de 2.000 personas un acto en el pabellón Puerta Santa María de Ciudad Real, centrado en la defensa de los intereses del vino, ante la ley que el Ministerio de Sanidad está elaborando y en la que los caldos manchegos podrían verse seriamente perjudicados; el último disparate al que se refería Rajoy. Rajoy, que estuvo precedido por los presidentes de la Rioja y Castilla y León, Pedro Sanz y Juan Vicente Herrera, respectivamente, y de la candidata a la Junta de Comunidades de Castilla- La Mancha, María Dolores de Cospedal, se preguntó que ¿dónde está el talante? de Zapatero, y pidió al Ejecutivo que haga más pedagogía y deje de atentar contra las libertades con asuntos como el del vino, porque hay que escuchar y dialogar, y cuando te equivocas hay que rectificar, porque no pasa nada El dirigente del PP aseguró que los gobiernos están para resolver los problemas de la ciudadanía y no para inventarse problemas que no existían Rajoy apeló al sentido común, el principal damnificado del Gobierno socialista y vaticinó que el Ejecutivo que formará en caso de que gane las elecciones en 2008 no se dedicará a hacer genialidades, sino que será previsible y defenderá el mundo rural por convicción En la presente legislatura se ha atentado contra la razón y la lógica con leyes sin contenido y frases que no dicen nada, creando problemas que no existían reiteró. El líder del PP aseguró que el acto de ayer en defensa del vino era un claro ejemplo de la defensa del sentido común, del campo y del mundo rural En referencia a la ley del Alcohol que prepara Sanidad, Rajoy está de acuerdo con su finalidad para evitar el alcoholismo, si bien puso en valor el papel del vino en el desarrollo económico y la función social que tiene a la hora de fijar población en el mundo rural y su valor medioambiental Hay que Rajoy brinda con vino en Ciudad Real, con Herrera, De Cospedal, Rosa Romero y Sanz evitar el alcoholismo, pero sin el intervencionismo y el autoritarismo que ejercita este Gobierno, coartando los espacios de libertad de los individuos que en el resto de países de nuestro entorno son cada vez mayores argumentó. En otro momento solicitó al Gobierno de Rodríguez Zapatero que cumpla la ley vigente, en referencia a la Ley de la Viña y el Vino, en la que se recoge que este producto es un alimento natural. Su obligación es cumplir esta norma en la que se recoge la promoción y la difusión de sus beneficios con un consumo moderado y como alimento propio de la dieta mediterránea En este contexto, Rajoy citó unos versos de Quevedo que veía al vino como un eficaz medicamento y como un principal vehículo del alimento, y afirmó que necesitamos más Quevedo, más educación y menos disparates y leyes para jorobar a la gente Asimismo, puso como ejemplo la propuesta del aspirante a la presidencia francesa, Nicolás Sarkozy, que propone introducir en el sistema escolar una asignatura sobre la cultura del vino. El líder del PP insistió en que al Gobierno de Zapatero le falta moderación, prudencia, sensatez y sentido común en sus propuestas en general; en particular, se demuestra en el intento de considerar el vino como bebida peligrosa, una consideración que no estará en la norma porque el PP lo im- Defensa del sentido común El líder del PP promete un Gobierno que no se dedicará a hacer genialidades, sino que será previsible Jesús Zarzalejos Profesor de Derecho Procesal Universidad Complutense LA IMPARCIALIDAD EN EL TC a recusación del magistrado Pérez Tremps está dando lugar a unas críticas realmente desproporcionadas que merecen ser analizadas porque encierran un planteamiento muy discutible acerca de la imparcialidad de los magistrados del Tribunal Constitucio- L nal. Se ha llegado a afirmar que si se generaliza el criterio aplicado en tal recusación se restringiría gravemente la producción científica y de investigación que la Constitución consagra Esta afirmación es una desmesura y, además, suplanta el verdadero motivo de la recusación, que no fue la elaboración de un artículo doctrinal, sino, según las informaciones publicadas, de un dictamen hecho a instancia de parte interesada (el Instituto de Estudios Autonómicos, dependiente de la Generalidad de Cataluña) sobre aspectos de lo que luego sería parte del objeto del recurso de inconstitucionalidad (la acción exterior de la Generalidad en el futuro- -ya vigente- -Estatuto catalán) y a cambio de una contraprestación económi- ca (6.000 euros) La imparcialidad judicial es una garantía del justiciable consistente en la certeza de que el juzgador que debe decidir su caso no ofrece apariencia alguna de prejuicio, es decir, de haberse formado una opinión predeterminada sobre las personas o el objeto del pleito. Este principio rige para la justicia ordinaria, pero también para el Tribunal Constitucional y todo jurista que se incorpora a esta institución, lo conoce, lo asume y queda vinculado a él. Algunos críticos de la recusación del magistrado Pérez Tremps afirman, sin embargo, que esta decisión es incongruente con el hecho de que la Constitución prevea que los magistrados del TC serán nombrados entre Profesores de Universidad además de entre otras categorías de profesionales del Derecho, jueces y fiscales; y añaden que prácticamente supone un veto para los profesores de Derecho Público Es decir, que no se puede pedir juristas de reconocida competencia y luego recusarlos por la actividad que les ha dado esa competencia. Estas críticas no tienen en cuenta que el interés principal es el del justiciable a un proceso con todas las garantías y a un juez imparcial. También tienen en poca consideración que si en algún supuesto es importante el régimen de abstención y recusación es todo aquel en el que el nuevo juez ha tenido una actividad profesional previa (como el abogado que accede por turno a la Carrera Judi- cial) que ha podido implicarlo- -con plena legitimidad- -en los intereses de personas o instituciones y, por qué no, en los contenidos de futuras leyes. Todo profesor universitario tiene derecho a asesorar a las administraciones públicas, pero esto no impide que, si accede a la jurisdicción- -sea ordinaria o constitucional- esa actividad previa deba pasar el filtro constitucional de la imparcialidad. Si no fuera así, no sólo se estaría creando un principio de imparcialidad debilitada y en perjuicio del justiciable, sino también un agravio con aquellos jueces que sólo han sido jueces, sometidos siempre únicamente al imperio de la ley, aunque esto haga de ellos ilustres desconocidos que incluso pueden acceder al TC.