Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN LUNES 12 s 2 s 2007 ABC LA CRÓNICA DEL LUNES LOS NACIONALISTAS ESPERAN EN MONCLOA LAS MUNICIPALES DE ZAPATERO Si el PP pierde Navarra, como ha exigido ETA, el tembloroso castillo de naipes de Zapatero se puede volver a apuntalar Pablo Sebastián jueces franquistas como a los militares golpistas; o como los redactados por el profesor Pérez Royo, que comparó la recusación del magistrado Pérez Tremps del Tribunal Constitucional con un golpe de Estado: ...Se da por bueno el golpe de Estado y se acepta que, a través de una turbia maniobra y con un Tribunal Constitucional mutilado, se puede quebrar la voluntad democrática constituida... La única quiebra democrática a la que asistimos es el hecho de que una minoría que apoya a ETA y pide la independencia de Cataluña, como es ERC, impone una reforma de la Constitución encubierta por la vía de una ley orgánica, en pos de un modelo de Estado confederal, sin que la soberanía española sea consultada y sin que actúe el Tribunal Constitucional. Y si alguna duda nos quedaba, ahí está el moderado líder de CiU, Artur Mas, diciendo que si el Estatut no cabe en la Constitución habrá que cambiar la Constitución Mucho mas fácil sería cambiar al líder de CiU por otro con más sentido del Estado e inteligencia, porque Zapatero lo ha engañado como a un chino, aunque ahora le deje retozar en las alfombras de la Moncloa, en compañía de los otros okupas nacionalistas, Ibarretxe, Carod Rovira e incluso el batasuno Otegi. Entre los cuatro tienen más poder en el Estado que el presidente Zapatero, que los deja hacer con la misma galanura con la que consiente que ETA domine las calles del País Vasco y consiga que el diario The Times presente al criminal De Juana Chaos como un IGUIENDO esas iniciativas tan modernas y progresistas que abandera la Generalitat de Cataluña y que permiten okupar y confiscar los pisos que son propiedad privada de los ciudadanos, los partidos nacionalistas que adornan la mayoría del Gobierno del PSOE han decidido instalarse en el palacio de La Moncloa ante el llamativo vacío de poder español que ha dejado tras de sí el fantasmal presidente de la sábana blanca, color de paz, y de la inagotable sonrisa que le debe producir el fastuoso espectáculo de la política nacional. O mejor dicho confederal y a la que se le acaba de sumar una lucha descarnada por el control político del Poder Judicial, que está manga por hombro desde el propio Consejo General del PJ, al Tribunal Constitucional o al Supremo, pasando por el Superior del País Vasco, o la Audiencia Nacional, donde el jueves se inicia el juicio por los atentados de la masacre del 11- M en Madrid y, donde seguramente se abrirá otro frente político. Y esta vez, mucho lo tememos, por la iniciativa de ciertos dirigentes del PP, los Zaplana, Acebes y Aguirre y sus respectivos medios de cabecera, El Mundo, la COPE y Telemadrid, que parecen empeñados en que el PP pierda las elecciones de mayo. De aquí a las elecciones municipales, que Zapatero quiere convertir en un plebiscito sobre su política autonómica y de negociación con ETA y que serán un test crucial para Rajoy, todavía van a pasar muchas cosas. Y especialmente en el ámbito de la Justicia, donde se va a estrenar el inefable fiscal Bermejo como ministro, y donde no quedará magistrado independiente con cabeza o sin desprestigiar, ahora que el Gobierno y su corte de publicistas están tan excitados por el control del tercer poder del Estado para que no se le caiga al presidente su castillo de cartas de la legislatura: estatuto soberano catalán, negociación política con ETA y estatuto vasco con Navarra dentro y derecho de autodeterminación. Y al magistrado que se mueva se le manda una manifestación como hizo Ibarretxe ante el Tribunal Superior Vasco. O se les envían unos párrafos de prosa poética como los que ha escrito el analista Gil Calvo diciendo que una de las carencias de la Transición fue no depurar a los S De aquí a las elecciones municipales, que Zapatero quiere convertir en un plebiscito sobre su política autonómica y de negociación con ETA, y que serán un test crucial para Rajoy, todavía van a pasar muchas cosas. separatista que padece la crueldad española, y que el ministro ruso de Defensa compare, en la cumbre de la OTAN, el País Vasco con Kosovo. Y en eso, el señor Ivanov, le ha dado la razón a Aznar que ya dijo lo de la balcanización, que está cada vez más activo y presente y que por fin ha reconocido que en Irak no había armas de destrucción masiva cuando empezó la guerra. Tarde, con la boca pequeña y como de pasada, pero rectificó un histórico error de su gobierno y del PP, que les ha costado muy caro a ellos y a todos los españoles. Están Ibarretxe, Mas, Carod Rovira y Otegui, en el balcón del palacio de Zapatero para ver pasar las elecciones municipales del mes de mayo ante sus narices, porque si el PP pierde Navarra, como ha exigido ETA, el tembloroso castillo de naipes de Zapatero se puede volver a apuntalar. Y si además, en el cómputo de votos municipales, el presidente mantiene el tipo, entonces repetirán eso de que el PP quiere ganar en los tribunales lo que pierde en las urnas y darán por plebiscitada la política confederal y de pacto con ETA de Zapatero. De ahí la importancia de esta cita electoral. Rajoy lo sabe, como sabe que no cabe un empate. Y por ello debe poner toda la carne en el asador- -sin que se le queme- -y la moción de censura en el estrado del Congreso de los Diputados, no vaya a ser que pierda su última y mejor oportunidad. Motivos no le faltan, aunque las ganas están por ver. Ánimo Mariano, hay que hacer, lo que hay que hacer. MARTÍN MORALES