Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN LUNES 12 s 2 s 2007 ABC DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera DIRECTOR GENERAL DE DESARROLLO: EMILIO YBARRA PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro EL JEROGLÍFICO DE KOSOVO E N Kosovo la comunidad internacional afronta un dilema en el que aun no se ve una solución capaz de complacer a todos los actores. No hay espacio para un compromiso entre la posición de Serbia, que solo acepta concesiones que no signifiquen la independencia de esta provincia, y la de los kosovares que únicamente están dispuestos a aprobar una independencia sin condiciones. Para la comunidad internacional tampoco es sostenible por más tiempo el estatus quo actual y como se ha visto este fin de semana, no falta quien se dedica a forzar la situación tirando irresponsablemente de la cuerda con manifestaciones tan peligrosas que ya han causado dos muertos a pesar de la imponente presencia militar de la OTAN. El objetivo para todos y para la UE en particular debe ser cimentar la estabilidad en los Balcanes, pero para resolver el problema de Kosovo pueden dejarse abiertas otras puertas por las que se cuelen los demonios del nacionalismo étnico que provoquen nuevas crisis alentadas por el agravio comparativo, desde Moldavia hasta el Cáucaso. De manera que antes de dar cualquier paso, se impone una concienzuda reflexión y en todo caso lo último que debería suceder es que se se produzcan decisiones unilaterales basadas en la imposición de una fórmula que dejará peligrosamente descontentos a unos o a otros o a todos a la vez. FRANCISCO CAMPS, CUESTIÓN DE CONFIANZA A confianza que transmite el Gobierno es un elemento fundamental para que los ciudadanos tengan una visión optimista de la situación política y económica. Así lo demuestra el caso de la Comunidad Valenciana. Según el barómetro de Metroscopia para ABC, casi dos tercios de los valencianos aprueba la situación económica de la comunidad autónoma, una opinión que asumen más de la mitad de los electores socialistas y de Esquerra Unida. En cambio, la percepción sobre la realidad a escala nacional es mucho más pesimista. En cuanto a la situación política, hay también amplias mayorías que la califican de buena o muy buena y ni siquiera quienes votan a los partidos de oposición dejan de reconocer el buen momento que vive la región. En este contexto, no es extraño que Francisco Camps lleve todas las de ganar en las próximas elecciones. La diferencia es abrumadora: el PP saca 17 puntos de ventaja al PSPV que pierde también posiciones ante la coalición situada a su izquierda. Se apunta así una mayoría absoluta en sufragios (51.4) y en escaños (55 sobre 99) superior a la que existe actualmente. Joan Ignaci Pla no sólo no logra despegar sino que es el líder menos valorado por sus propios electores. Estos resultados son la consecuencia de una política centrista y liberal, en clara sintonía con las propuestas que plantea Mariano Rajoy. El ejecutivo valenciano ha sabido reforzar el protagonismo de una sociedad dinámica y activa a través de medidas sensatas que sitúan hoy a la región como un referente en el desarrollo socioeconómico y un escaparate para el proyecto nacional del PP. La única sombra que los encuestados perciben en este panorama tan favorable deriva de la insólita actitud del sector del PP vinculado con el anterior presidente de la comunidad en relación con la crisis- -ya cerrada- -de la Caja de Ahorros del Mediterráneo. Pero la gente tiene las ideas muy claras: el 37 por ciento de los consultados culpa a Eduardo Zaplana y sólo el 6 por ciento al presidente actual, con el dato significativo de que las cifras apenas varían en la provincia L de Alicante, en la que tiene su base la corriente zaplanista. Según los ciudadanos, Camps tenía razón en el conflicto con un porcentaje extremadamente favorable de 35 frente a 8 por ciento que se le otorga a Zaplana, además de un alto número de respuestas que se sitúan en el no sabe, no contesta Es una regla sin excepción que los ciudadanos pasan factura a los partidos que ofrecen una imagen de discrepancia interna. Sin embargo, parece que en este caso no va a ser así, por dos razones principales: porque el llamado zaplanismo sólo representa- -vistos los datos- -a una pequeña minoría del PP valenciano y porque, como es notorio, Rajoy ha manifestado con toda claridad cuál es su criterio a la hora de resolver la crisis. En todo caso, cualquier desavenencia perjudica las expectativas populares, de modo que quienes la alientan desde posiciones interesadas incurren en grave responsabilidad ante el conjunto de su partido. Entre las razones para la visión optimista que los ciudadanos transmiten de la región está, sin duda, la esperanza que ha despertado la Copa América. Nada menos que el 80 por ciento estima que será un evento importante y positivo para la economía regional y 9 de cada 10 considera que ofrece una fuerte proyección internacional, lo que admiten incluso casi dos tercios de los votantes de Esquerra Unida. Junto con La Ciudad de las Ciencias y las Artes, los recientes acontecimientos vinculados con la Fórmula 1 y la incesante actividad en el terreno artístico y cultural, la Copa América es el símbolo del dinamismo de una región española que no pierde su valioso tiempo en debates sobre absurdas cuestiones identitarias y que vive con toda naturalidad el bilingüismo. A su vez, los poderes públicos se preocupan por la calidad de la vida y por atender a los problemas reales de la gente. Así lo percibe la gran mayoría de los votantes como refleja, de forma inequívoca, la posición muy favorable- -a día de hoy- -de Francisco Camps para repetir mandato al frente de la Generalitat con notable ventaja sobre sus adversarios. LA SOCIEDAD CHOCAR CON LA TAPADERA ELECTORAL DE ETA RONTO va a haber ocasión para saber si realmente la ley de Partidos Políticos sigue realmente vigente, es decir, en disposición de ser aplicada por los tribunales a instancia del Gobierno o del fiscal general del Estado. Hasta ahora, el apoyo del Ejecutivo a esta norma decisiva en el retroceso de ETA durante la pasada legislatura ha sido meramente simbólico. Pero ésta es de esas leyes que requieren de las instituciones públicas un imprescindible compromiso activo con sus valores y principios, una irrenunciable militancia democrática para hacerlas efectivas. El Gobierno ha demostrado que no tiene compromiso alguno con la ley de Partidos, más allá de ser objeto frecuente de discursos vacíos. La prueba es la actividad impune del Partido Comunista de las Tierras Vascas (PCTV) tapadera electoral que ETA activó cuando el Supremo ilegalizó las candidaturas de Aukera Guztiak, señuelo de Batasuna que monopolizó, a propósito o no, toda la atención del Gobierno y la Fiscalía. El PCTV fue investigado por el juez Grande- Marlaska, quien imputó a varios de sus dirigentes por integración y colaboración con banda armada. Nada se ha vuelto a saber de este sumario. A pesar de todas las evidencias que demuestran su sumisión a los designios de Batasuna- -por tanto, de ETA- el fiscal general del Estado se ha manifestado públicamente a favor de la legalidad del PCTV El PSOE no se cansa en repetir que el PCTV fue inscrito en el registro de partidos cuando gobernaba el PP ocultando que P aún no se había dictado sentencia contra el entramado batasuno y que la ilegalización de un partido no depende de sus estatutos sino de sus actos antidemocráticos. Como hoy informa ABC, el PCTV ya está preparando las listas para las próximas elecciones municipales y forales del País Vasco. Y el Gobierno, que lo sabe, responde con una pasividad que es, realmente, un acto de complicidad para que la izquierda proetarra tenga un pasamontañas electoral, a pesar de que existen tantos indicios para ilegalizar al PCTV como los que hubo para ilegalizar a Batasuna. La decisión política del Ejecutivo y del Fiscal General es proteger al PCTV que tiene contratados como asesores parlamentarios a destacados batasunos, que no ha condenado el atentado del 30- D, que se aprovecha de la infraestructura batasuna para recaudar fondos y apoyos, y que, en definitiva, prolonga la estrategia de ETA en el frente institucional que diseñó la banda terrorista cuando creó Herri Batasuna hace más de un cuarto de siglo. A cada cual se le ha de juzgar por sus actos y sus omisiones. Pero, el nuevo ministro de Justicia no tiene cien días de gracia para ponerse a prueba. Su locuacidad sectaria le privó de esta cortesía y ahora tiene que retratarse con el Estado de Derecho y el principio de legalidad promoviendo las acciones legales necesarias para evitar que ETA vuelva a presentarse a las elecciones. OS datos que ofrece el barómetro de Metroscopia para ABC son determinantes. El 74 por ciento de los españoles piensa que el Gobierno no hace lo suficiente para frenar la violencia juvenil. Tampoco salen bien parados los ayuntamientos, ni siquiera los colegios y las familias, que son el ámbito natural para transmitir valores cívicos. Los ciudadanos empiezan a mostrar una seria preocupación por las bandas juveniles organizadas y el estallido de Alcorcón ha disparado esta sensación de alarma. Los poderes públicos deberían tomar buena nota de un problema que no puede atajarse con soluciones buenistas ni mirando para otro lado con la intención de negar las evidencias. Otra cuestión de interés social queda también reflejada en el barómetro. La futura ley del Alcohol, anunciada de forma precipitada por la ministra de Sanidad, genera ya discrepancias notables. Casi la mitad de los encuestados estiman que el vino y la cerveza deben considerarse como un caso aparte respecto de las demás bebidas alcohólicas. Es muy significativo que una gran mayoría atribuya el consumo de alcohol entre los jóvenes a la excesiva facilidad que tienen para adquirirlo. En cambio, la publicidad de estas bebidas se sitúa en el último lugar entre las razones que explican dicho consumo en notoria discordancia con el deseo ministerial de restringirla. Elena Salgado (que ha sido rectificada por el propio Zapatero) no ha estado acertada. L