Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
46 ECONOMÍAyNEGOCIOS Economía DOMINGO 11 s 2 s 2007 ABC La industria de la automoción, con marcas como Hyundai, supone otro de los pilares económicos Seúl es una megápolis de 10 millones de almas plagada de rascacielos en cuyas fachadas centellea una jungla de letreros de neón Corea, el tigre asiático salta sobre España ABC Fuente: Oficina Comercial de España en Seúl Por primera vez en la historia, un dirigente surcoreano, el presidente Roh Moo- hyun, realiza una visita oficial a España Su viaje está marcado por el gran déficit de la balanza comercial española con el país oriental TEXTO Y FOTO PABLO M. DÍEZ ENVIADO ESPECIAL SEÚL. Para muchos, Corea del Sur es sólo un país del Lejano Oriente donde se fabrican coches baratos, pero no necesariamente bonitos, o aquella correosa selección que, con la ayuda de un árbitro tan casero como miope, volvió a frustrar los sueños de España en un Mundial de fútbol. Pero Corea es mucho más, como quedará de manifiesto con la visita a España- -la primera de un jefe de Estado de ese país- -que mañana inicia su presidente, Roh Moo- hyun. Corea del Sur es la undécima potencia económica del mundo y uno de los países más ricos de Extremo Oriente, formando con Hong Kong, Singapur y Taiwán los cuatro tigres asiáticos Su capital, Seúl, es una megalópolis de 10 millones de almas plagada de rascacielos en cuyas fachadas centellea una jungla de letreros de neón. Al ser cinco veces menor que España pero contar con cuatro millones más de habitantes, la elevada densidad de población es una de las características de esta nación, que permanece separada del mísero Norte comunista desde la Guerra Civil (1950- 53) La otra es el alto progreso alcanzado con su crecimiento económico, que ha transformado en medio siglo al que era uno de los países más pobres de la Tierra. En aquella época, la renta per cápita apenas superaba los 50 euros y el Norte, industrializado durante la ocupación japonesa y apoyado por la Unión Soviética, se erigía como un modelo de bienestar y desarrollo. Pero desde que el general Park Chung- hee se hizo con el poder mediante un golpe de Estado en 1961, y hasta su asesinato en 1979, el PIB de Corea del Sur creció más de un 8,5 anual gracias a unos planes quinquenales que crearon un potente tejido industrial enfocado, sobre todo, al comercio exterior. Apelando al esfuerzo colectivo para mantener los salarios bajos y fomentar la industria doméstica, Corea del BALANZA COMERCIAL CON COREA DEL SUR En millones de euros Importaciones 2003 2004 2005 2006 (ene- sep) 1.551 2.162 2.207 1.797 Exportaciones 342,5 432,6 502,6 445,7 Saldo- 1.208,5- 1.729,4- 1.704,4- 1.351,3 tria naval recibe el 44 de los pedidos globales y sus astilleros tienen trabajo para tres años. Con el sector exterior aportando el 69 del PIB, Corea del Sur es una imparable máquina de exportar de la que no se ha librado España, que concentra sus compras en los vehículos, la electrónica e informática y la instrumentación científica y técnica. De los 25 países de la UE, España fue en 2006 el sexto importador de productos surcoreanos con una cuota del 6,6 del total comunitario. Por eso, la balanza comercial española con el tigre asiático es una de las más negativas de la UE al presentar un déficit de 1.704,4 millones de euros en 2005 y de 1.351,3 millones entre enero y septiembre de 2006. En buena medida, ello se debe a que Corea del Sur es uno de los países más proteccionistas del mundo, como demuestran la preferencia de su público por los productos nacionales y las numerosas barreras no arancelarias que, en forma de reglamentaciones internas sobre registros, estándares, certificaciones y requisitos fitosanitarios, dificultan la penetración de las empresas extranjeras. Para el embajador de España en Seúl, Delfín Colomé, el reto consiste no sólo en abrir la economía surcoreana, demasiado cerrada al exterior, sino también la mentalidad de la gente, que cada vez demanda más productos del extranjero y siente interés por visitar otros países, por lo que el turismo ha aumentado un 20 En Corea del Sur sólo están asentadas ocho firmas españolas (Fagor, EADS- CASA, Lantek, Chupa Chups, Idiada, Werfen Medical, BBVA y Gallo) pero más de 150 venden sus productos en este país. A pesar de estas pobres cifras, el consejero económico de la Embajada española, Ignacio Fernández Palomero, ve oportunidades de negocio para aquellas empresas que suministren componentes electrónicos, de automoción y para la industria naval y, sobre todo, para las firmas especializadas en energías renovables y medio ambiente, así como para las marcas de productos agroalimentarios (jamón, aceite de oliva, naranjas) y de bienes de consumo en el sector de la moda o el diseño Todo ello para que el tigre asiático no siga saltando sobre España. Pobres cifras Sur se convirtió en una potencia exportadora y sus empresas textiles y de zapatos inundaron los mercados mundiales con sus competitivos precios. Este mismo modelo se aplicó en el siguiente paso hacia la industria pesada, acometido por los chaebols Así se denomina a las grandes corporaciones empresariales de índole familiar que, al más puro estilo nipón, nacieron en esa época, como Samsung, Hyundai, LG o Daewoo. Estas firmas, que controlan la economía nacional al sumar la mitad de las inversiones y exportaciones surcoreanas y aglutinar a buena parte de la masa laboral, se basan en complejos entramados que abarcan todos los sectores, desde la fabricación de coches hasta la construcción de barcos o la alta tecnología. Aunque Corea del Sur sufrió la crisis financiera que sacudió a Asia en 1997, su econo- mía se ha recuperado creciendo en torno al 5 en base a sus exportaciones. Según el informe de la Oficina Comercial de España en Seúl, el sector electrónico copó el año pasado el 39,4 de las ventas internacionales surcoreanas, destacando los teléfonos móviles, chips de memoria, pantallas TFT y televisores digitales. La industria de la automoción, que nació en los 70 ensamblando modelos para las marcas niponas y no construyó su primer vehículo propio hasta 1994, supone otro de los pilares económicos. Compañías como Hyundai Motors, que compró Kia en 2002, Samsung Motors, adquirida por Renault en 2000, y Daewoo, integrada ya en General Motors, no sólo copan el mercado nacional, donde los únicos vehículos extranjeros son los de lujo, sino que el año pasado exportaron 3,3 millones de coches. De igual modo, la indus-