Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 11- -2- -2007 En portada s Inversiones españolas en Latinoamérica ECONOMÍAyNEGOCIOS 43 ceden de muchos más sitios de los que podemos llegar a considerar. Y eso es algo independiente del tipo de contratación que predomine Desde el Instituto de Estudios Económicos coinciden en que, más que mirar hacia la temporalidad, convendría vigilar el sostenimiento del ciclo expansivo de nuestra economía. Y ahí encontramos dos amenazas: los desequilibrios del exterior y el freno que para la demanda interna pueda suponer la subida de tipos de interés. Pero también dos oportunidades: que la economía europea consolide su recuperación y que nuestro sector exterior nos ayude explica Gregorio Izquierdo. No obstante, más allá de los datos estadísticos y de los indicadores económicos, conviene plantearse que la sociedad del pleno empleo exigirá un nuevo modelo de gestión para el que no todas las empresas están preparadas. Alfonso Jiménez, socio director de la consultora PeopleMatters, se ha dedicado durante los últimos años a formar y a asesorar a grandes compañías en esta cuestión, a las que no deja de recordar el precedente que sufrieron las empresas tecnológicas en España entre 1996 y 1999, cuando el baile de profesionales a golpe de talonario se generalizó en un sector que se olvidó del paro durante esos años. Además del riesgo, por ahora contenido, del círculo vicioso incremento de costes salariales, aumento de inflación, pérdida de competitividad en un entorno de alta demanda y baja oferta la rotación podría incrementarse de forma considerable. Los costes de reposi- TASA DE PARO POR SEXOS En porcentaje Andalucía Aragón Asturias Baleares Canarias Cantabria Castilla y León Castilla- La Mancha Cataluña Com. Valenciana Extremadura Galicia Madrid Murcia Navarra País Vasco La Rioja Ceuta Melilla Hombres 8,71 3,45 7,15 7,07 17,54 11,91 15,01 11,35 14,24 11,64 18,75 11,30 5,34 7,28 8,87 4,51 4,73 4,29 5,61 8,08 6,20 9,21 5,42 4,62 6,06 2,29 4,73 8,77 7,99 Un nuevo modelo de gestión glas del juego? Dudo mucho de que la mayor parte de las empresas estén preparadas para un entorno en el que tengan que luchar por su plantilla, a pesar de que a todas se les llena la boca diciendo que su principal activo lo constituyen sus empleados. Pero ese entorno va a llegar, o incluso ya ha llegado a determinados ámbitos o niveles. Hoy es habitual que las grandes empresas fidelicen a sus directivos con toda clase de incentivos y creo que esa tendencia se ampliará hacia otros colectivos, en la medida en que la escasez de personal disponible se convierta en un factor de riesgo para las empresas. Y ese momento llegará por el propio devenir demográfico y económico de nuestro país en los próximos años explica Martínez Lázaro. Y el primer paso para afrontar este salto pasa por contemplar a los recursos humanos no como un coste, sino como una inversión. No veo amenazas en el pleno empleo, más bien una oportunidad para hacer mejor las cosas- -afirma Ignacio Serrano, profesor de Recursos Humanos de ESADE- No creo en los modelos extraordinariamente competitivos basados en sueldos bajos, tipo Wal- Mart La estrategia competitiva debería descansar en el servicio que se da al cliente y eso implicará trabajadores mejor preparados, mejor formados, mejor pagados y, por tanto, más motivados. Hasta ahora las empresas no tenían que esforzarse para atraer personal, pero esto ya está cambiando Josep Oliver habla de criba. Las empresas que no respondan a la creciente exigencia de productividad irán desapare- RIESGOS DEL PLENO EMPLEO Los costes laborales, -salarios y otras compensaciones- -pueden incrementarse hasta en un 30 en mercados con déficit de oferta La inflación y, por tanto, la competitividad, podrían verse afectadas en este proceso El incremento de rotación podría disparar los costes de reposición y de formación La dificultad para crear compromiso entre los empleados puede derivar en una cultura mercenaria 10,74 9,17 9,31 9,26 15,87 22,04 ABC Comienza la criba 7,69 5,51 6,18 Mujeres ción y de formación para las empresas serían prohibitivos. Tampoco deberíamos descartar una nueva dinámica contractual para determinadas posiciones, en las que las cláusulas de rescisión de contratos por parte de los empleados podrían comenzar a contemplar indemnizaciones- -afirma Alfonso Jiménez- La disminución del compromiso y la creación de una cultura mercenaria es otro de los peli- gros que acechan en este contexto. La dificultad para generar un sentimiento de pertenencia justo en un momento de alta competencia internacional llevará a muchas compañías a incrementar costes laborales en formato no salarial principalmente a través de herramientas de retención de profesionales ¿Está el mundo empresarial, no ya preparado, sino concienciado para estas nuevas re- ciendo. Una mayor productividad implicará una mayor necesidad de formación en el puesto de trabajo y mayor dificultad para tener una mano de obra que sea fácilmente sustituible Los expertos advierten: Ojo con el mercado laboral que viene, porque no va a tener nada que ver con el que hemos conocido. La sociedad del pleno empleo está más cerca de lo que creemos. Aún hay tiempo para convertir este escenario en una oportunidad Fernando González Urbaneja TRABAJO PARA TODOS l pleno empleo es un buen eslógan, aunque equívoco, necesita aclaraciones. Pleno empleo no quiere decir, necesariamente, plena y óptima utilización de los factores productivos, tanto como el nivel de paro hay que tener en cuenta el de empleo, que es el dato más relevante e ilustrativo de los mercados de trabajo. La sociedad española ha sido a lo largo de la historia poco capaz de generar trabajo. Durante muchos años las tasas de actividad (porcentaje de población activa sobre el total) y de ocupación fueron las más bajas de Europa y, por ello mismo, la capacidad de crecimiento estaba menguada por insuficiencia de los factores. Entre las causas de ese hecho cuenta, y mucho, el aisla- E El mercado tiene que crear otro millón largo de empleos. Entonces vendrán los problemas del pleno empleo, el precio del éxito miento económico, fruto de proteccionismo, corporativismo y autoritarismo, y no de las conspiraciones exteriores por algunos pretendidas. Ir de espaldas a Europa y al progreso fue un error. Por eso los españoles emigraron durante siglos, generando fuera las oportunidades que aquí se les negaban. Cuando llegó la democracia y la apertura económica, cuando se empezaron a descubrir y paladear los bienes del mercado y la competencia, los mercados de trabajo tuvieron, primero, que purgar las consecuencias del inmovilismo. El sistema económico empresarial otorgó a partir de los años setenta prioridad a la productividad sobre el empleo, sobrevivir antes que especular. Durante la década 1974- 84 el aparato pro- ductivo español se transformó como nunca antes, a pesar de una crisis internacional, pero destruyendo empleo. Las mejoras de productividad fueron espectaculares (al contrario que ahora) pero a costa del factor trabajo. Máquinas y métodos (capital) que sustituían empleo (trabajo) Hasta 1974 las tasas de paro fueron irrelevantes en España, entre el 1 y el 2 de la población activa (el pleno empleo del segundo franquismo) pero la ocupación y la tasa de población activa eran muy bajas; poco desempleo porque el empleo era escaso y atrasado (alto empleo agrario poco productivo) y además emigración a Europa y América que generaba remesas de ahorro que compensaban el déficit exterior y permitían financiar inversión productiva. Desde 1994 ocurre lo contra- rio: despliegue del factor trabajo, empleo que genera empleo. La cifra de ocupados pasa de 12 a 20 millones, con menos productividad pero con ampliación del potencial de crecimiento. Más ocupados y más activos, y recorte parcial de la tasa de paro. El 8 de desempleo está muy lejos del objetivo de pleno empleo, pero más aún de las tasas del 20 de mediados de los 80 y principios de los 90. Existe desempleo friccional indicativo de una alta ocupación que permite elegir, incluso no trabajar durante algunos períodos. Cuando se espera encontrar trabajo se puede aplazar la búsqueda. Pero hasta llegar a ese caso (tasa de paro entre el 3 y el 5 los mercados de trabajo españoles tienen pendientes crear otro millón largo de puesto, entonces vendrán los problemas que crea el pleno empleo, el precio del éxito.