Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 11- -2- -2007 EE. UU. denuncia que la bomba más letal que sufre en Irak es de origen iraní Robert Gates, secretario de Defensa norteamericano 35 Al menos 70 detenidos en más disturbios por las obras junto a las mezquitas L. L. C. JERUSALÉN. Los disturbios registrados a la salida de la oración el viernes en la Explanada de las Mezquitas, en los que resultaron heridas 35 personas, tuvieron ayer continuidad en Jerusalén con nuevos incidentes en los que las Fuerzas de Seguridad israelíes detuvieron al menos a 70 personas. Los actos vandálicos fueron protagonizados, en su mayoría, por jóvenes palestinos menores de edad que apedrearon un autobús turístico en el monte de los Olivos y, ya en el interior de la Ciudad Vieja, lanzaron también piedras contra una comisaría de Policía, en ambos casos sin causar víctimas. A los dos altercados hay que sumar un tercero ocurrido en la ciudad cisjordana de Belén, donde un grupo incontrolado volvió a recurrir a las piedras para atacar, en este caso, la tumba de la matriarca bíblica Raquel, una acción que se cree obedece al llamamiento realizado la pasada semana por brazo armado de Al Fatah, las Brigadas de los Mártires de Al Aqsa, por el que han instado a los palestinos a destruir sinagogas y santuarios hebreos en respuesta a las polémicas obras emprendidas por Israel junto al Muro de las Lamentaciones, que según varias autoridades islámicas en realidad tienen por objeto derribar los templos musulmanes de Al Aqsa y Omar. Está previsto que hoy los diputados árabes- israelíes se reúnan con el jeque Raed Salah, representante del comité que custodiar los santos lugares musulmanes y principal instigador de la violencia. Un documento de mínimos Las dos facciones se han puesto de acuerdo para compartir gobierno, pero los islamistas no ceden poder ni ideología, no renuncian al terror y no reconocen a Israel L. L. CARO JERUSALÉN. El documento firmado en La Meca el pasado jueves por la noche pasará a la historia como el primero en que Al Fatal y Hamás se pusieron de acuerdo para compartir el poder. El fin de la violencia interna palestina y el levantamiento del embargo económico impuesto por la comunidad internacional tras la toma de posesión del Gobierno por parte de los islamistas constituyen el doble motor que ha impulsado a unos y otros a llegar a este pacto de mínimos Un trato de literatura imprecisa que deja demasiados aspectos imprescindibles para después. Para muchos analistas, se trata del acuerdo de la victoria de Hamás, que no tiene nada que perder. En el documento, no cede apenas poder, no cede ideología, no renuncia al terror y no se compromete del todo con los acuerdos firmados entre los palestinos e Israel. Y se ha puesto al lado a Al Fatah y la OLP, con lo que ya no será responsable único de los desastres económicos y sociales que acontezcan en adelante. Amén de que si el Cuarteto decide no suspender el boicot, el fracaso será compartido. Pero, más allá, queda la posibilidad lejana, aunque todavía por ver, de que los países occidentales accedan a que se reanuden con dirección al ejecutivo palestino las ayudas y donaciones bloqueadas hace diez meses, con lo que Israel se quedaría solo en su posición contraria a mantener contactos y negociar con el nuevo Gobierno, que ya no será un Gobierno de Hamás. Los principales aspectos a los que hace referencia el acuerdo que se ha firmado en La Meca son: no tendrá la mayoría del Gabinete. Mantiene a Ismail Haniye como primer ministro y siete carteras, otras 6 serán de Hamás y 4 serán cubiertas por las restantes fuerzas palestinas. Las figuras de Salem Fayad en Finanzas, Ziad Abu Amar en Exteriores y la colocación de un independiente en Interior- -probablemente Hamuda Jerwan, un abogado en tiempos vinculado a Al Fatah- -son las grandes apuestas para convencer a la comunidad internacional de que la moderación del nuevo Gobierno merece levantar el embargo. Hay un plazo de cinco semanas para formar el gabinete, y deberá ser aprobado por el Consejo Legislativo Palestino. hay reconocimiento expreso de Israel y la fórmula alternativa pactada no convence a Occidente y ha sido rechazada por el Ejecutivo hebreo. Es en la que Mahmud Abbás llama en su carta dirigida a Haniye a Un nuevo Gobierno. Hamás ya Un palestino pasa junto a un policía israelí, ayer en Jerusalén respetar las resoluciones y acuerdos anteriormente firmados por la OLP entre los que se contarían los suscritos con el Estado hebreo. Una lectura exacta de la literatura de lo pactado no implica para Hamás ningún tipo de compromiso con estos acuerdos previos, ni siquiera su reconocimiento motivo por el que se acuerda forma un gobierno de Unidad EPA El fracaso sería compartido El reconocimiento de Israel. No Nacional. Se trata de poner fin al fuego en las calles y a los incitamientos mutuos entre palestinos. Sin embargo, el documento de la ciudad de La Meca no promete parar los ataques a Israel y a los israelíes. El fin de la violencia. Es el gran Reformar la OLP. El acuerdo legitima a Al Fatah para proceder a la práctica de reformas en la Organización para la Liberación de Palestina para su reactivación.