Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 11- -2- -2007 ESPAÑA 29 manera que las demás bebidas. Si se atiende a la edad, únicamente el grupo de 55 años y más es partidario en su mayoría- -un 54 por ciento- -de hacer un excepción. En cambio, una mayoría de los jóvenes (56 por ciento) cree que todas las bebidas alcohólicas debieran tener las mismas restricciones, independientemente de su graduación. La encuesta elaborada por Metroscopia también se ocupa del consumo de alcohol por parte de los jóvenes y, en concreto, del abuso de la bebida. Los ciudadanos consideran que, de una lista de posibles factores que pueden explicar el exceso de consumo, los más influyentes son la excesiva facilidad que tienen los jóvenes para comprar licores y alcoholes de alta graduación En una escala del 0 al 10 (donde 0 significa que no influye nada y 10 que influye mucho) los españoles determinan, con un 7,5, que el beber de forma excesiva se debe a la facilidad que tienen los jóvenes para hacerse con alcohol. Como siguiente causa para ese exceso se sitúa la falta de educación y control de las familias (un 7,2) seguida de la falta de celo por parte de las autoridades para hacer cumplir las De fácil acceso normas sobre la venta de alcohol (un 6,8) el desinterés por parte de las autoridades de ofrecer alternativas de ocio (un 6,5) y la despreocupación de la sociedad, en general, por esta cuestión (un 6,4) Pese a todos los esfuerzos que está realizando el Ministerio de Sanidad para restringir y controlar la publicidad de las bebidas alcohólicas, hay que destacar que los españoles consideran en último lugar (con un 6.0) la publicidad excesiva de las bebidas alcohólicas, que no indica adecuadamente los riesgos del consumo excesivo De esta clasificación se puede concluir que los españoles se muestran más críticos con ellos mismos, con la sociedad civil, que con la gestión de las diversas autoridades. Eso sí, no se puede obviar la importancia que los ciudadanos atribuyen a los factores arriba mencionados, ya que todos sobrepasan ampliamente el punto medio en la escala del 0 al 10. Un 46 por ciento de los españoles están a favor de un tratamiento diferenciado para el vino en la nueva ley Mauritania acepta al Marine I y España repatriará a sus 370 pasajeros LUIS DE VEGA ERENA CALVO RABAT LAS PALMAS. El puerto de Nuadibú esperaba anoche la llegada del buque Marine I que transporta a cerca de 370 emigrantes clandestinos, tras el acuerdo alcanzado ayer entre las autoridades de España y Mauritania. Aunque el viernes se anunció un principio de consenso, a última hora las autoridades mauritanas lo dieron por roto, añadiendo algunas cláusulas- -sin especificar- -a la negociación inicial. La Cruz Roja y la Media Luna Roja mantenían al cierre de esta edición un dispositivo de emergencia para atender a los pasajeros del barco, que podrían llevar a bordo cerca de dos meses. Esperamos el desembarco para mañana (por hoy) dijeron a ABC. El secretario de Estado de Asuntos Exteriores, Bernardino León, ha encabezado la delegación española desplazada a Mauritania para cerrar la crisis, en la que han participado también las autoridades de Mauritania y la República de Guinea, de donde partió el barco. Las negociaciones han sido duras y el Gobierno anunció el viernes una partida de 655.000 euros para el país magrebí que la vicepresidenta María Teresa Fernández de la Vega quiso desvincular del Marine I A pesar de que las autoridades de Nuakchot accedieron finalmente a que la embarcación llegue al puerto de Nuadibú, será España la que aporte los aviones para repatriar a los emigrantes. Está previsto que los africanos viajen directamente desde Mauritania y los asiáticos- -muchos de ellos de Cachemira- -lo harían seguramente a través de España. En todo caso las repatriaciones se llevarán a cabo pagadas por España y bajo su responsabilidad aseguraron fuentes diplomáticas mauritanas a la agencia France Presse. Técnicos de la Cruz Roja y de la Organización Internacional de las Migraciones (OIM) han podido comprobar en los últimos días al acercarse al buque Marine I -sin autorización para acceder al buque- -las malas condiciones en las que se encuentran los inmigrantes, que son originarios de Asia y África.