Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
12 LA ENTREVISTA DOMINGO 11 s 2 s 2007 ABC posiciones constitucionales. Ahí está la clave de la cuestión. Zapatero, que no tiene límites en su atrevimiento, dice que es una Constitución abierta y parece pretender que los preceptos constitucionales no significan nada concreto. -Me parece que ahora es cuando no debe dimitir. En todo caso, advertí hace muchos meses que el Estatuto iba a ser la muerte del Tribunal Constitucional. Para dedicarse a un oficio jurídico con dignidad hace falta creer en el Derecho por encima de la propia inclinación ideológica o filiación política. Creer en el Derecho es aceptar reglas de interpretación de las normas de vigencia planetaria, reglas según las cuales los textos legales no pueden significar a la vez una cosa y su contraria. Eso es ser jurista de verdad y no leguleyo, jurista de alquiler. Los juristas de alquiler han proliferado en España, desde hace décadas, porque el poder político tiende a preferir gente dócil y moldeable. ¿Debe dimitir Pérez Tremps? De la Oliva sostiene que es descabellado pretender la suspensión del Estado de Derecho por la negociación Gobierno- ETA El presidente considera que el Derecho es una excrecencia ¿Se han convertido los jueces en obstáculo para el proceso de negociaciones de Zapatero con ETA dado que la banda terrorista pretende la impunidad judicial? -Los jueces no se han convertido en nada, sino que simplemente se han mantenido en su en su papel. No se puede pretender que quede en suspenso la aplicación del Código Penal y de otras leyes porque ha habido o habrá unos contactos con una banda terrorista. Eso era algo tan descabellado que el mal llamado proceso de paz estaba abocado al fracaso desde el principio. No se puede suspender el Estado de Derecho por la decisión del presidente del Gobierno o por una resolución del Congreso, que tampoco lo pretende, por cierto. ¿Qué Estado de Derecho sería ese? nes eso va a ocurrir. Es como si alguien pretendiera decretar que un año no hubiera invierno. Pretendería algo que no está a su alcance. -El argumento ahora de los defensores de ese estatuto es que el TC no puede cambiar un texto aprobado por las Cortes y sometido a referéndum en Cataluña ¿Se refiere a Zapatero? ¿Y en qué situación queda el Poder Judicial ante el empeño del Ejecutivo en dialogar con ETA? -El Poder Judicial no puede cambiar de situación por un plan del jefe del Ejecutivo. El Gobierno, de derechas o de izquierdas, que crea que es el único poder del Estado se equivoca y es lo que ocurre tantas veces en España, que hay demasiados políticos que no creen de verdad en la diversidad de poderes (no digamos ya en su separación) ni en la sumisión al Derecho. Piensan que porque ellos, en el Ejecutivo, han decidido dar determinados beneficios o suspender detencio- -Los jueces han acertado en todo. El fondo del problema es que Zapatero trata el tema de ETA como algo primordialmente político y considera que las cuestiones jurídicas son adherencias y elementos perturbadores de la acción política, no presupuestos, cauces o límites de esa acción. Cuando un Gobierno cree que puede diseñar su política al margen de la ley, que con la ley puede hacer todo tipo de trampas, da muestras de tener una idea totalitaria del poder. ¿Qué ha fallado en el caso De Juana Chaos para se cuestione que el terrorista debe seguir en prisión? -Suya es la iniciativa de este proceso de paz y es él quien por primera vez en la historia de las conversaciones con ETA las anuncia dentro de un plan sobre el País Vasco y reclama una resolución del Congreso como aval. recho y de la realidad, porque los que aplican el Derecho no están en esa tesitura ni comparten ese planteamiento. Pretende ejercer el poder prescindiendo de la ley y después resolver los problemas que pueden plantear las leyes. No es ya el conocido uso alternativo del Derecho es una versión más burda aún, es considerar el Derecho como una excrecencia, utilizarlo sólo para dar un barniz de respetabilidad a determinadas ocurrencias. ra de la Fiscalía? ¿Convendría reformular la figu- ¿Le parece discutible que Pérez Tremps sea apartado en el TC de la discusión sobre el Estatuto catalán? -Ahí lo que está fallando es el factor humano. Con la misma legislación las cosas han ido antes decentemente bien. Todavía nuestra Justicia está en manos de personas con la dignidad y conocimientos jurídicos para no ser, por sentido de la responsabilidad, meros lacayos de un plan (la negociación con ETA) con aspectos jurídicos inviables. Con ese muro se van a tropezar. No hay un jurista independiente que no sepa que hay preceptos en el Estatuto de Cataluña difícilmente conciliables con disposiciones constitucionales La Justicia está en manos de personas con la dignidad y conocimientos suficientes para no ser, por responsabilidad, lacayos de un plan político (negociación con ETA) -Es que el Gobierno cree que lo jurídico es, si acaso, un mero revestimiento formal que da categoría a determinadas decisiones. Por eso lo usan unas veces sí y otras no. Demuestra así una ignorancia colosal del De- ¿Se refiere al mensaje lanzado a los jueces para que tengan en cuenta el proceso -Las causas de abstención y recusación están reguladas en el 2003 por ley orgánica. No se trata, como sostienen algunos personajes, de que profesores o magistrados no puedan opinar sobre textos legales, sino de que el recusado participara directa o indirectamente en el asunto objeto del pleito o causa o en otro relacionado. Si el recusado hace un dictamen pagado, que además se tiene en cuenta, ¿cómo negar esa participación que prevé la ley? La recusación está clarísima. Que se arme este escándalo es una prueba más de la nula consideración que el Derecho les merece a muchos. -Muy bien. ¿Entonces por qué no hemos reformado la Constitución para suprimir ese Tribunal? Tan legítimamente democrática es la Constitución que crea el TC como las leyes que vienen después. Si quieren hacer una ley sin respetar la Constitución y las leyes anteriores condicionantes lo que tienen que hacer es una revolución. Hay revoluciones dignas y decentes y otras que son golpes de Estado silenciosos, desactivaciones del Estado de Derecho. ¿Qué es primero, la Constitución o el Estatuto? Si se piensa que lo primero es el Estatuto, ya no hay discusión, pero hemos prescindido de la Constitución y ahí está el golpe de Estado. Pero sin ese golpe, el problema no es que el TC se pueda cargar el Estatuto: son los impulsores de ese Estatuto los que se lo han cargado al hacerlo en contra de la Constitución. ¿Y cómo queda el TC? ¿Qué opina del nuevo ministro de Justicia? -Según sus propias declaraciones, se trata de un hombre de izquierdas beligerante y eso lo explicaría y justificaría todo. A mí no me convencen ni ese simplismo respecto de la izquierda ni esa belicosidad. -La responsabilidad recae fundamentalmente sobre la misma institución. En la expropiación de Rumasa dijeron que no afectaba al derecho de propiedad. Este tribunal, o resurge de sus cenizas o está cadáver. Si la clase política no lo concibe como instancia jurídica lo mejor es que lo elimine, pero de momento tiene la última palabra sobre la constitucionalidad de una ley. ¿Y qué opina sobre el fondo de la discusión? -Que no hay un jurista independiente que no sepa que hay preceptos en ese Estatuto difícilmente conciliables con dis-