Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 10 s 2 s 2007 CULTURAyESPECTÁCULOS 73 Plácido Domingo presenta Cyrano de Bergerac una obra maestra escondida El tenor se muestra entusiasmado por la acústica del Palau de les Arts valenciano DANIEL MEDIAVILLA VALENCIA. Hace dos meses una avería en la plataforma móvil del Palau de les Arts imposibilitaba la producción de Cyrano de Bergerac pero se buscaron soluciones y ahora el sueño es una realidad afirmó el tenor Plácido Domingo durante la presentación de la ópera que protagonizará en Valencia los próximos días 11, 15, 18 y 22 de febrero. En dos meses se buscó un equipo para realizar un montaje más simplificado, y en ese tiempo el director de escena, Michal Znaniecki, y el director musical, Patrick Fournillier, prepararon la producción y se hicieron con la partitura. De este modo se hizo posible el deseo de Domingo de que si se decidía seguir adelante la ópera se ofreciese en versión escenificada y no en versión de concierto. Cyrano es una obra maestra que estaba escondida- -explicó Domingo- Encontré una grabación de esta obra de 1948 y me convencí de que tenía que cantarla. Además, Cyrano era un personaje que había llegado a amar a través del teatro y del cine La ópera, con música de Franco Alfano y libreto de Henri Cain, fue estrenada en 1936 y es, en palabras de Plácido Domingo, la más contemporánea de todas las italianas y representa el final de un siglo de oro en ese país al que pertenecen Mascagni o Leoncavallo y, sobre todo, Puccini. Aquella es una época que añoramos los que amamos la ópera y la melodía apuntó Domingo. No obstante, en Cyrano, Alfano se deja influenciar en algunos momentos por su tiempo; quiere y puede ser atonal, pero construye una obra llena de magia en la que la melodía es capaz de emocionar al público. Es el caso de la escena en la que el pro- Plácido Domingo, ayer en Valencia durante la rueda de prensa tagonista declara su amor por Roxana en nombre de Christian, tras la que el público no puede salir sin llorar aseguró el tenor. Domingo tampoco ahorró elogios para la soprano que interpreta a la amada de Cyrano, Sondra Radvanovsky. Le da mucha credibilidad al personaje. Por la ternura de su interpretación y su belleza supone una gran inspiración, y siempre es más fácil interpretar cuando te crees lo que haces La acústica del Palau de les Arts- -que este año presenta su primera temporada operística- -también fue alabada por Plácido Domingo. Me entusiasma la acústica, produce excitación, olas y olas de sonido. Permite que la voz traspase un foso con cien músicos y vuelva a ti y esto es muy importante para el que canta El tenor tendrá oportunidad de volver a disfrutar de ese mismo escenario. Helga intendente del Palau de les Arts, anunció que volverá de forma regular al teatro. Hay prevista otra gala con su presencia en 2008 y estamos estudiando otras obras como zarzuelas, conciertos u otras óperas adelantó. Por último, preguntado por las similitudes entre él y el personaje que interpreta, Domingo se refirió al afán de ayudar y la voluntad de Cyrano para hacer que la gente lo pasase EFE Olas y olas de sonido Tras el accidente de la plataforma se tuvo que hacer una nueva producción de la ópera, dirigida escénicamente por Michal Znaniecki, y musicalmente por Patrick Fournillier bien con él. Yo siempre he intentado crear buen ambiente en los lugares donde he trabajado. En el teatro o en la ópera nadie puede decir que Plácido Domingo les ha hecho las cosas difíciles Corroborando estas palabras, el conseller de Cultura valenciano, Alejandro Font de Mora, agradeció al tenor su respaldo explícito al Palau después de los problemas técnicos surgidos y resaltó la superior importancia de este apoyo al ser éste el primer año de vida del teatro. Cuando un ser vivo comienza su andadura es más frágil y es bueno tener buenas comadronas concluyó. Más información sobre la producción: http: www. lesarts. com TEATRO Un enemigo del pueblo Autor: H. IbsensVers. J. MayorgasDir. y esc. Gerardo Veras Vest. A. Andújars Int. F. Orella, E. Benavent, E. Gelabert, I. Elejalde, W. Vidarte, O. Molina, C. de Miguel, E. Bellver y R. Rojas, entre otros. Lugar: Teatro Valle- Inclán Madrid. Aguas turbias JUAN IGNACIO GARCÍA GARZÓN Se dice que cuando Henrik Ibsen (1828- 1906) escribió en 1882 Un enemigo del pueblo aún le supuraba la herida abierta por las críticas que acribillaron su anterior obra, Espectros lo que pudo haber contribuido a poner en boca del doctor Thomas Stockman una de las contundentes frases que pronuncia durante la función: El hombre más fuerte del mundo es el hombre que está más solo Una defensa de las razones individuales contra la opinión de una mayoría manipulada y, sobre todo, una denuncia de las trampas y las interesadas maniobras de desinformación que pueden corromper cualquier proceso democrático: cuando el médico despotrica contra el sufragio universal no pone en cuestión los fundamentos de la democracia, sino la democracia envenenada que quiere ahogar su voz, pues su denuncia de que las aguas del balneario del que vive el pueblo están emponzoñadas provoca una astuta y rastrera campaña desacreditadora de su figura por parte de las fuerzas locales, encabezadas por el alcalde Peter Stockman, su hermano. Así, Thomas se queda solo en su defensa del bien común frente a un cúmulo de intereses bas- tardos disfrazados precisamente de bien común. Más de un siglo después, la vigencia del formidable texto del autor noruego es absoluta y el paralelismo entre el mal estado de las aguas y la corrupción de la salud moral de la comunidad, que prefiere mantener abierto el establecimiento, continúa siendo tan poderoso como cuando Ibsen escribió la obra. La versión de Juan Mayorga subraya esas líneas de fuerza y la defensa de la libertad de pensamiento, actualizando algunos detalles: el doctor Stockman acude a difundir su denuncia a una televisión local independiente en lugar de a un diario, como se recoge en el original, y si bien es cierto que hoy las nuevas tecnologías proporcionan mecanismos para potenciar la acción individual, el apelar a la fuerza del medio televisivo añade un interesante matiz de reflexión sobre los evidentes elementos sensacio- nalistas del asunto. La adaptación potencia también las aristas de ambigüedad con que Ibsen perfila el personaje del doctor, dejando entrever que tras robustas capas del idealismo de ese hombre justo pudiera latir alguna ambición de poder y una poco disimulada carga de soberbia. El montaje de Gerardo Vera está empapado de poderoso didactismo, casi en línea brechtiana (no por casualidad la obra del noruego era admirada por el dramaturgo alemán) cuajando un buen espectáculo El montaje de Gerardo Vera está empapado de poderoso didactismo, casi en línea brechtiana, cuajando un buen espectáculo que se apoya en contundentes elementos audiovisuales y cuenta con una notable escenografía sintética que firma el propio Vera. Francesc Orella, un Thomas Stockman investido de santa cólera casi desde el principio de la función, quizá necesitara matizar algún elemento reflexivo de su personaje (aunque al escribir esto tal vez pese en mí el recuerdo de cómo lo abordó, hace ya muchos años, el gran Fernando Fernán Gómez) Frente a él, Enric Benavent compone un magnífico alcalde, sinuoso en lo público y sombrío en lo privado, como rumiando viejas rencillas fraternales: parece estar conectado por vía intravenosa a un inagotable depósito de bilis negra. El resto del reparto está bien en el tono desbordante y extravertidamente coral marcado por el director, con mención para la veteranía sabia de Walter Vidarte y la trayectoria en progresión de Olivia Molina.