Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
34 INTERNACIONAL SÁBADO 10 s 2 s 2007 ABC Bulgaria pide en las calles la liberación de las enfermeras presas en Libia RAFAEL ALVARADO CORRESPONSAL SOFÍA. Hoy se cumplen ocho años de la detención en Libia de las cinco enfermeras búlgaras y el médico palestino falsamente acusados de contagiar con el virus del sida a más de 400 niños en un hospital de Bengasi. Han sido condenados a pena de muerte por un tribunal de esta ciudad, sentencia confirmada posteriormente por el Tribunal Penal de Trípoli a finales de diciembre pasado. Las manifestaciones a nivel nacional e internacional proclamando la inocencia de los acusados y exigiendo su inmediata puesta en libertad se multiplican día tras día. La campaña ¡No estáis solas! lanzada inicialmente por la cadena de televisión privada bTV el dia, rio Standart y Radio Darik ya se ha convertido en eslogan de de miles de búlgaros. Ayer, una manifestación partió del Palacio Nacional de la Cultura en Sofía y, al frente de un coche de bomberos y nueve coches patrulla de la Policía, con las sirenas conectadas, recorrió las calles de la capital, junto con los familiares de las enfermeras y destacadas personalidades públicas, hasta llegar a la plaza de la catedral de Alexander Nevski donde se celebró una misa- -muchas más se han estado oficiando en iglesias ortodoxas y en mezquitas del país- -por la salvación de las detenidas. Más de 60 famosos cantantes búlgaros de muy diversos géneros- -folclore, pop, rock, rap- -interpretaron la canción ¡No estáis solas! exigiendo la liberación inmediata de sus compatriotas. En vísperas de este triste aniversario, la prensa libia ha vuelto a arremeter contra Bulgaria y los acusados, afirmando que los servicios de inteligencia búlgaro e israelí son los inspiradores del brutal crimen cometido por las cinco enfermeras búlgaras y el médico palestino El diario Azzahf Alakhder afirma en un editorial que los servicios secretos búlgaros también deberían estar en el banquillo de los acusados ya que todos los indicios señalan que son los instigadores, lo que los hace cómplices en el contagio de nuestros niños con el mortal virus Saliendo al paso de estas absurdas afirmaciones, el portavoz del Ministerio de Exteriores búlgaro declaró que la tesis de un complot ya fue rechazada por el Tribunal Popular de Libia el 17 de febrero de 2002. SPENCER PLATT World Press Photo de visita por los escombros Esta imagen ha ganado el prestigioso premio World Press Photo en su edición de 2006. El autor es el fotógrafo americano Spencer Platt, que trabaja para Getty Images. Platt ha captado a unas jóvenes libanesas en un descapotable cuando atravesaban un barrio arrasado del sur de Beirut, el pasado 15 de agosto del 2006 Chirac vende el histórico Palacio de Castilla en París En el edificio vivió y murió Isabel II. Allí abdicó a favor de Alfonso XII. Luego transformado en Hotel Majestic, albergó la fundación de la Unesco y las negociaciones de paz de Vietnam POR JUAN PEDRO QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Jacques Chirac ha autorizado la venta de un legendario inmueble propiedad del Estado, que fue durante treinta y seis años Palacio de Castilla, residencia oficial de la reina Isabel II, en el destierro, antes de convertirse en el no menos legendario Hotel Majestic, donde se fundó la Unesco, se negoció la paz de Vietnam, escenario histórico de páginas inolvidables de la historia de España, Francia y Europa. La venta del antiguo Palacio de Castilla forma parte de una larga serie de ventas de inmuebles propiedad de la República, con el fin de cubrir algunas de las insondables deudas del Estado. Ya se han vendido muchos otros inmuebles de cierta relevancia urbanística. La venta del antiguo Palacio de Castilla tiene una importancia simbólica y financiera muy particular. Condenada al destierro, tras la revolución de 1868, Isabel II se instaló en París con su corte en un palacio situado en la actual avenida Kléber, haciendo las obras imprescindibles para adaptarlo a su rango y sensibilidad. Así nació la leyenda del Palacio de Castilla, a doscientos metros de la Plaza de la Estrella. La Reina de España residió en ese palacio hasta su muerte. Allí abdicó a favor de Alfonso XII. Allí vivió, desde lejos, las incontables peripecias políticas de la turbulenta historia política de España, durante toda la segunda mitad del siglo XIX. Por allí pasaron y se cruzaron ministros, intrigantes, aventureros, intelectuales, artistas, farándula y hombres de Estado. El Palacio de Castilla fue durante muchos años el corazón de una cierta España desterrada. Napoleón III y su esposa, la emperatriz Eugenia de Montijo, trataron a Isabel II con su rango real. Y la Reina de España murió en ese palacio, tras una visita personal de la última emperatriz de Francia, nacida en Granada. Picasso, Joyce y Proust, reunidos en un mítico banquete. No menos famosas son las aventuras de Arsenio Lupin que transcurren por el laberinto de pasillos de ese antiguo palacio y gran hotel de lujo. Durante la segunda guerra mundial, elMajesticesindisociable de las actividades de la Gestapo y del ejército de ocupación. Los diarios parisinos de Ernst Jünger han dejado una huella inolvidable. Las novelas de Patrick Modianorecuerdanaquienespudieran olvidarlo que la Gestapo francesa también circuló por las inmediaciones del hotel. Desde hace veinte o treinta años, el antiguo Majestic se había convertido en Palacio de conferencias internacionales. Quienes hemos cubierto la actualidad diplomática española, francesa y europea, recordamos los salones de ese palacio con una brizna de melancolía, evocando la fragancia difunta de la vieja Europa, caída en la más penosa decadencia. Falsas acusaciones Tras la muerte de Isabel II, el antiguo Palacio de Castilla se convirtió en uno de los hoteles más legendarios de la historia del lujo moderno, el no menos mítico Hotel Majestic. Allí se escribió una página significativa de la historia del periodismo y la literatura española: las crónicas de Azorín, enviado especial de ABC, que luego se llamarían París bajo las bombas un clásico canónico de la historia del periodismo en lengua castellana. El Majestic también forma parte de la historia de la cultura francesa y europea por muchas otras razones. Allí se celebró el único encuentro de tres de los genios tutelares de las literaturas y el arte del siglo XX, Las crónicas de Azorín Más información sobre el hotel: www. majestic- hotel. com