Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
24 ESPAÑA La crisis de la inmigración SÁBADO 10 s 2 s 2007 ABC De la Vega anuncia un acuerdo para el Marine I pero la crisis sigue abierta El Gobierno destina 655.000 euros a Mauritania, pero los inmigrantes continúan hacinados en el barco ERENA CALVO LAS PALMAS. Dos inmigrantes se lanzaron por la borda, desesperados, tratando de alcanzar un navío con ayuda humanitaria. Llevaban seis días fondeados frente a Nuadibú- -y allí seguían al cierre de esta edición- -junto a otras 368 personas después de que el buque con el que pretendían llegar hasta Canarias se averiase en aguas internacionales. Habían partido de la República de Guinea. Tras una semana de duras negociaciones, los tres países implicados- -España, Mauritania y Guinea- -cerraban ayer un acuerdo que duró tan sólo unas horas. No nos han comunicado que vayan a desembarcar en las próximas horas decía a este periódico una portavoz de la Cruz Roja desplazada a Nuadibú. La solución, que luego no resultó tal, para el Marine I llegaba el mismo día que España aprobaba una serie de ayudas para varios países africanos. En el caso de Guinea están por concretar, y Mauritania ha conseguido 655.000 euros para luchar contra la inmigración. La vicepresidenta del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, no obstante, desvinculó estas ayudas del Marine I Aunque De la Vega anunció la entrada en puerto del buque, lo cierto es que toda la operación Viaje de ida y vuelta Dos inmigrantes se lanzaron desesperados desde el Marine I hacia un navío con ayuda humanitaria AFP se frenó a última hora. Bernardino León, secretario de Estado de Asuntos Exteriores, viajó a Mauritania desde donde partió a Conakry, para después regresar al primer país africano en un viaje de ida y vuelta, síntoma de la dificultad de alcanzar un acuerdo satisfactorio para las tres partes. En un principio se decidió permitir la entrada de los inmigrantes en Nuadibú con la condición de que fueran repatriados a sus países, anunció De la Vega. Un grupo de 35 personas, previsiblemente nacionales de la República de Guinea, se preveía que fueran trasladados inmediatamente a su país. En tierra les espera una delegación de oficiales guineanos para determinar su nacionalidad. Los inmigrantes llevan ya cerca de dos meses en el buque, según la Cruz Roja. Demasiado tiempo en unas condiciones de vida extremas explican, al tiempo que aseguran que la desesperación del pasaje llega ya al límite. A última hora partió también hacia Mauritania, desde Las Palmas, un avión de ayuda humanitaria de Cruz Roja con un hospital de campaña, siete médicos, y enfermeros, que se unirán a los quince integrantes del equipo de respuesta inmediata de la Media Luna Roja, preparados en Nuadibú. A pesar de que ayer no había datos de casos graves, sí que se habla de unas cincuenta personas con diarrea, vómitos, fiebre y gastroenteritis: De permanecer más tiempo en el barco se puede originar una epidemia dice la Cruz Roja. Según las primeras estimaciones, 305 de los ocupantes del Marine I proceden de Cachemira y el resto de Costa de Marfil, Birmania, Sierra Leona, Sri Lanka y Liberia. Sartori aboga por expulsar a los que no se integren El filósofo italiano y Premio Príncipe de Asturias de las Ciencias Sociales 2005, Giovanni Sartori, sugirió ayer que los inmigrantes que no se integren en la sociedad a la que llegan sean expulsados y que, con procedimientos legales, se pueda establecer la figura de la ciudadanía revocable El pensador, que participó en la jornada de clausura del I Congreso Internacional sobre Inmigración y Diversidad Cultural de Castilla y León, sostuvo que, en general, ni los políticos europeos ni los americanos entienden nada sobre el fenómeno de la inmigración. El Premio Príncipe de Asturias de Ciencias Sociales pide que se establezca la figura de ciudadanía revocable