Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC SÁBADO 10- -2- -2007 El Gobierno sigue sin poder cerrar un acuerdo para el desembarco de inmigrantes El ministro de Asuntos Exteriores, Miguel Ángel Moratinos 11 Iniciativas en trámite El Ministerio de Justicia tiene en estos momentos en trámite parlamentario catorce iniciativas, algunas de las cuales pueden depender, llegado el caso, del apoyo del PP por tratarse de reformas de Leyes Orgánicas que requieren el apoyo de la mayoría absoluta del Congreso. Las más destacadas son las siguientes: -Proyecto de Ley Orgánica por la que se modifica el Código Penal. -Modificación de la Ley 50 1981, de 31 de diciembre, reguladora del- Estatuto Orgánico del Ministerio Fiscal. -Proyecto de Ley Orgánica reguladora de la responsabilidad penal de los menores. -Proyecto de Ley Orgánica de modificación de la Ley Orgánica 6 1985, de 1 de julio, del Poder Judicial en materia de Justicia de Proximidad y Consejos de Justicia. -Proyecto de Ley Orgánica por la que se adapta la legislación procesal a la Ley Orgánica 6 1985, de 1 de julio, del Poder Judicial, se reforma el recurso de casación y se generaliza la doble instancia penal. -Reforma de la Ley de 8 de junio de 1957, sobre el Registro Civil, en materia de incapacitaciones, cargos tutelares y administradores de patrimonios protegidos de las personas con discapacidad y de modificación del Código Civil, de la Ley de Enjuiciamiento Civil y de la normativa tributaria. -Proyecto de Ley reguladora de la rectificación registral de la mención relativa al sexo de las personas. Además, Astarloa destacó que desde el Gobierno se han lanzado cantos de sirena para abordar la renovación del CGPJ- -que necesita el concurso obligado del PP- -y la reforma de la Ley Orgánica del Tribunal Constitucional y del CGPJ. El Gobierno acusa al PP de violentar la Constitución al bloquear el CGPJ Tras sus impedimentos a la renovación ve una excusa para mantener bajo control la Sala del Supremo que entiende de la Ley de Partidos GONZALO LÓPEZ ALBA MADRID. Bajo el oleaje de la dura descalificación que el PP ha hecho de Mariano Fernández Bermejo como próximo ministro de Justicia y tras la cortina de las exigencias que el principal partido de la oposición plantea para hacer posible la renovación del Consejo General del Poder Judicial, el Gobierno vislumbra la pretensión de la derecha de mantener bajo control la Sala 61 del Tribunal Supremo. Esta Sala, cuya presidencia corresponde al presidente del Supremo- -en la actualidad Francisco Hernando- es la que entiende de la Ley de Partidos y, por tanto, llegado el caso, la que deberá decidir sobre la legalización de Batasuna y o la ilegalización de EHAK ante los comicios municipales del 27 de mayo, cuestión que ahora mismo es elemento sustantivo de división entre socialistas y populares en la estrategia antiterrorista. Ante este escenario de pulso político la vicepresidenta primera del Gobierno, María Teresa Fernández de la Vega, descartó ayer con rotundidad acceder a condicionantes exógenos para facilitar la renovación del órgano de gobierno de la judicatura. Desde luego que no vamos a modificar de nuevo la Ley Orgánica del Poder Judicial, que ha tenido como resultado un mayor pluralismo respondió De la Vega ante la pretensión del PP de vincular el acuerdo sobre la composición del CGPJ a una nueva reforma de esa ley para volver al criterio de mayoría simple en el nombramiento por el Consejo de los altos cargos judiciales. La reforma aprobada, con la oposición del PP, exige que esos nombramientos se hagan por mayoría cualificada. El todavía ministro de Justicia, Juan Fernando López Aguilar, destacó que el bloqueo en la renovación del CGPJ sólo puede explicarse por que alguien piensa que sea un predio de su propiedad, que le pertenece, y que sirve a sus intereses Ese alguien no es otro, según el Ejecutivo, que el PP, al que López Aguilar acusó de ignorar o violentar la Constitución cuando niega su colaboración para renovar un órgano constitucional cuyo mandato caducó el 7 de noviembre, con lo que, además, se está minando la confianza de los ciudadanos en las instituciones Tanto la vicepresidenta como el ministro recordaron que la renovación de los miembros del CGPJ no es un deseo del Gobierno, sino un mandato constitucional que debe cumplirse cada cinco años por mayoría parlamentaria de tres quintos. Ambos coincidieron también en hacer una defensa firme y cerrada de la cualificación de Fernández Bermejo para asumir- -el lunes- -la cartera de Justicia. Así, Fernández De la Vega, mentora del nuevo ministro, como informó ABC, tras confirmar que le conozco desde hace veinticinco años expresó su convencimiento de que sabrá actuar con la templanza que exige el cargo y que pondrá todo el empeño para desarrollar su tarea defendiendo los intereses de todos los ciudadanos La batería de insultos que le han dirigido constituye la prueba del nueve de que quien quiere crispar, y tiene gusto por ello, es el PP sostuvo la portavoz del Ejecutivo, quien reiteró que Bermejo tiene prestigio, rigor y capacidad Puedo asegurar que es un demócrata, y un defensor de las libertades públicas, de la independencia judicial y de la ley, honesto e íntegro. Espero que no sean estas las cualidades que le preocupan al PP agregó. También Juan Fernando López Aguilar subrayó que su sucesor tiene el aval de su trayectoria profesional y de su coraje cívico La prueba del nueve El PP cree que es su predio ABC. es Más información sobre las reacciones por el nuevo ministro, en www. abc. es nacional Un pulso político López Aguilar: Hemos hecho política judicial muy en serio El empeño del Gobierno en presentar el nombramiento de Mariano Fernández Bermejo como un gesto de autoridad frente a la judicatura ha provocado que, a pesar del cuidado que se ha puesto en procurar evitarlo, algunas esquirlas hayan saltado sobre Juan Fernando López Aguilar, por aquello de que las cualidades que se atribuyen al que llega se antojan las carencias que justifican la marcha del que se va. A pesar de que el relevo de López Aguilar ha coincidido con momentos de máxima conflictividad entre el Gobierno y la judicatura, lo cierto es que su candidatura a la presidencia del gobierno de Canarias estaba internamente decidida desde febrero de 2006 (ABC, 27 2 2006) Aun así, López Aguilar no pudo evitar darse por aludido ante los juicios que apuntan a que ha sido sustituido por que no fue capaz de hacer política judicial -en lenguaje político correcto- -o de meter en vereda a los jueces- -en román paladino- Desde el Ministerio se ha hecho política en serio, política con mayúsculas. Hemos hecho política judicial muy serio dijo asumiendo su propia defensa.