Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC VIERNES 9- -2- -2007 DEPORTES www. abc. es deportes 91 Los estadios de Cagliari, Turín, Siena (arriba) Palermo, Génova y Roma son los únicos que podrán tener público el próximo domingo, en el retorno del calcio EPA Los clubes italianos aceptan el castigo del Gobierno Livorno- Español e Inter- Valencia se jugarán a puerta cerrada o en otros estadios. Platini estudia hoy los casos JUAN VICENTE BOO, CORRESPONSAL ROMA. Sin ceder ni un milímetro ante la presión de los clubes, el ministerio del Interior italiano aprobó ayer el juego con espectadores tan sólo en seis estadios municipales: los de Roma, Génova, Siena, Cágliari, Turín y Palermo. Permitirá jugar tan sólo a puerta cerrada en otros 25: los de Áscoli Piceno, Bari, Bérgamo, Bolonia, Brescia, Catania, Cesena, Émpoli, Florencia, Lecce, Livorno, Mántova, Messina, Milano, Módena, Nápoles, Parma, Perugia, Pescara, Piacenza, Reggio Calabria, Salerno, Trieste, Údine y Verona. Todos los partidos de Segunda división, el sábado, y de Primera, el domingo, empezarán a las tres de la tarde, para jugar en lo posible a la luz del día. Las decisiones tomadas ayer por el Observatorio de Manifestaciones Deportivas del Ministerio del Interior afectarán a los partidos Livorno- Español el próximo miércoles 14 y Milán- Valencia el 21 de febrero. Como la obligación de jugar sin público y a las tres de la tarde es desastrosa para los espectadores y para las retransmisiones televisivas ya acordadas, las alternativas serán trasladar los partidos a otros estadios en Italia o bien a Suiza. El partido Livorno- Español podría trasladarse a Siena o a Génova, los dos campos más cercanos autorizados a admitir público, mientras que para el Inter- Valencia, las opciones más cercanas son Génova y Turín. En todos los casos, la distancia es de menos de dos horas en autobús, lo cual permitiría a la mayor parte de los hinchas españoles aprovechar los vuelos ya reservados. El caso será estudiado por el presidente de la UEFA, Michel Platini, quien se reunirá hoy con los responsables del fútbol italiano. El cierre de estadios al público afecta al Milán y al Inter, pero no a la Roma, en la Liga de Campeones, mientras que en la Copa de la UEFA afecta al Livorno y al Parma. Cansada de años de guerrilla callejera, y escandalizada por la muerte del policía Filippo Raciti en Catania el pasado viernes, la opinión pública italiana respalda medidas mucho más severas que las adoptadas por el Gobierno. Más de la mitad de los italianos desearían que se cancelase totalmente el campeonato y no se volviese a jugar al fútbol hasta el año La gente pide un año sin fútbol próximo. En ese clima, los presidentes de los clubes de Primera y Segunda, que ayer se reunieron en Roma, terminaron por aceptar las condiciones del Gobierno y procurarán acelerar las obras necesarias para poner los estadios en las condiciones de legalidad. Hubiesen podido hacerlo mucho antes, pero entre clubes y ayuntamientos nadie tenía prisa por gastar dinero visto que no pasaba nada por incumplir la ley. Ayer protestaron, en cambio, los jugadores. El capitán del Livorno, Cristiano Lucarelli, denunció la discriminación que supone que unos clubes jueguen con público y otros en absoluto silencio, sin el calor de la afición. El remedio es bien sencillo: instalar de una vez los tornos, las salas de vigilancia de la Policía, las cámaras, las barreras y los demás sistemas de seguridad previstos por la ley. Que preguntan a la Liga española. Un muchacho de 17 años, acusado de matar al policía El fiscal de Catania acusó ayer de la muerte del inspector Filippo Raciti a un muchacho de 17 años, arrestado el martes en la segunda oleada de detenciones de sospechosos, a medida que avanzó el interrogatorio de los arrestados y el examen de las grabaciones de las cámaras de vigilancia. La Policía busca a otros cinco cómplices, que formaban un comando agresor. Los menores tenían como líder a Alan di Stéfano, arrestado el miércoles, uno de los jefes del movimiento de ultraderecha Forza Nova en Catania. El abogado del presunto homicida manifestó ayer, a la salida del Tribunal de Menores, que el muchacho se ha declarado inocente. El chico figuraba en los archivos policiales por haber propinado una paliza, hace unos años, a un chaval que intentaba llamar la atención de su novia. El supuesto homicida se reconoció en algunos vídeos de las cámaras de vigilancia y admite ser un tifoso de la Curva Norte del estadio de Catania, pero niega haber propinado al policía el golpe en el hígado que le costó la vida. Según medios policiales, el muchacho acababa de ser apresado por Raciti y, para liberarse, le propinó el golpe con una barra metálica que había arrancado, poco antes, de los lavabos de un cuarto de baño del estadio. Tras el mazazo, el muchacho logró escapar, acompañado de uno de sus cómplices con el que intercambió una chaqueta de chándal para confundir a las cámaras de vigilancia que grababan las escenas de desorden. A pesar del dolor, e ignorando que sufría una hemorragia interna, Raciti siguió en su trabajo de proteger a los hinchas del Palermo hasta que, una hora más tarde, se desplomaba después de sufrir la explosión de un petardo que otro tifoso lanzó dentro de su vehículo.