Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
10 ESPAÑA www. abc. es VIERNES 9- -2- -2007 ABC Jueces y fiscales ven a Bermejo poco conciliador y una agresión política al PP Se muestran convencidos de que no va a dedicar ni un minuto a modernizar la Justicia e inquietos por las tareas que le haya encomendado Rodríguez Zapatero NIEVES COLLI MADRID. Él no se ha pronunciado aún y, desde luego, no han transcurrido todavía los cien días de gracia que se suelen conceder a los nuevos miembros del Gobierno. Mariano Fernández Bermejo- -sustituto de Juan Fernando López Aguilar al frente del Ministerio de Justicia- -no ha sido recibido con buena cara ni por los jueces ni por sus compañeros fiscales, que en privado reconocen la inquietud que ha provocado este nombramiento. Raras veces una persona genera tan poca confianza como el nuevo ministro de Justicia, que ha recibido sólo el público respaldo del PSOE y de las asociaciones profesionales afines (Jueces para la Democracia y Unión Progresista de Fiscales, de la que Fernández Bermejo es miembro) claramente minoritarias dentro de las carreras judicial y fiscal. Las demás (Asociación Profesional de la Magistratura, Francisco de Vitoria y Asociación de Fiscales) se han mantenido en una medida y cortés prudencia seguida por la inmediata expresión de lo que en opinión de cada una de ellas debería hacer el ministro en sus respectivos ámbitos. Los jueces han expresado su deseo de que se mantenga el nivel de colaboración entre los representantes de los profesionales y el Gobierno, mientras que los fiscales no han dudado en pedirle que introduzca en el proyecto de Estatuto al menos las reformas que, como fiscal, él mismo propugnó. Claros emplazamientos por parte de unos y otros. Fuentes judiciales y fiscales consultadas por ABC coinciden en que la elección de este fiscal con experiencia política para dirigir el Ministerio de Justicia pone de manifiesto que la intención del Gobierno y del partido que le sustenta no es precisamente la de apaciguar el ambiente o recuperar la serenidad necesaria en un Estado democrático moderno. Algunos ven una clara declaración de hostilidades hacia el PP, con el que Mariano Fernández Bermejo ha mantenido sonadas disputas- -llegó a demandar a José María Michavila cuando éste era ministro de Justicia y no ha ahorrado calificativos para Ángel Acebes o Mariano Rajoy cuando dirigían, respectivamente, los Ministerios de Justicia e Interior- y es notorio también que se ha sentido represaliado por los gobiernos de Aznar y por el que fuera su fiscal general del Estado, Jesús Cardenal. Fue durante el mandato de este último cuando Fernández Bermejo no fue renovado al frente de la Fiscalía de Madrid (que dirigió durante trece años) consecuencia de la reforma legal que limitó a cinco el mandato de los fiscales- jefe. Comprometido con la causa Perfil agresivo Fernández Bermejo- -aseguran fuentes judiciales- -es un fiscal comprometido con la causa y lo ha demostrado al asegurar públicamente y sin ningún tipo de reparo que es de izquierdas y que actúa como tal, cuando tanto los jueces como los fiscales debemos dejar en casa nuestras convicciones políticas y regirnos sólo por lo que la ley establece Ese perfil, que en boca de la mayoría de los jueces y fiscales consultados se resume en un único y gráfico adjetivo- sectario -es el que los profesionales de la administración de justicia consideran poco adecuado e, incluso, contraindicado para ejercer la función que se le ha encomendado. Será contraproducente tanto para el Gobierno- -añaden- al que este nombramiento se le volverá en contra, como para la Justicia El nuevo ministro, insisten en el mismo sentido, no es un hombre conciliador ni tiene mano izquierda sino que presenta un perfil agresivo que hace pensar en que va a practicar una política de radicalización Fernández Bermejo será nombrado hoy ministro de Justicia EFE El otro currículo de Bermejo, durante el Gobierno del PP Ya luchamos en su día contra los papás de algunos de los que gobiernan, no tenemos ningún temor a los hijos. Esta gente nos encontrará enfrente Acusó al Parlamento de regresar al modelo de la dictadura de Primo de Rivera A Rajoy, cuando era ministro de Interior, le llamó xenófobo y le acusó de actuar con injusticia, aberración y frivolidad Calificó de disparate la ley contra la kale borroka Sólo falta que haya policías en plan Clint Eastwood en el papel de Harry El Sucio En la campaña de 2003 en Madrid, participó en un acto político del PSOE inaugurado por Zapatero. Acusó al Gobierno de oscurantismo Aseguró, en 2003, que el ministro de Justicia deliraba Se opuso al pacto de Estado para la Justicia y al Pacto contra el Terrorismo. Sobre las leyes utilizaba expresiones como intolerable, irreal, estafa, engaño, fracaso e infame En la crisis de la Asamblea de Madrid en 2003, avaló la teoría de la trama del PSOE: Todo huele a podrido Asistió a la investidura fallida de Simancas, quien le ofreció ser consejero