Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN VIERNES 9 s 2 s 2007 ABC AD LIBITUM DE CALDO TRES TAZAS ÍDOLOS DE LA CUEVA LIBERTAD, PRUDENCIA, RESPETO ción, sólo lo mismo que pediríamos usted y yo para A noticia de la muerte en extrañas circunstanlos nuestros. Un ruego que ayer no fue atendido más cias -qué alarmante resulta a veces la cauteque parcialmente, si atendemos a la repulsiva bacala- -de Érika Ortiz, cuñada del Príncipe de Asnal de especulaciones, sobrentendidos y morbo que turias, ha coincidido con la de la apertura en París se organizó en algunos programas de televisión tan del juicio contra la revista Charlie Hebdo, promovido pronto se conoció la infausta noticia. Y que subrayó por la Unión de Organizaciones Islámicas de Francia simbólicamente la desproporcionada presencia, mecon motivo de la reproducción en el semanario satírirodeando en las alturas, de un helicóptero de la televico de las caricaturas de Mahoma que tanto indignasión que pagamos obligatoriamente todos los ron a los creyentes musulmanes de todo el madrileños. El fallecimiento- -aún en el caso mundo. Dos noticias muy diferentes, pero que, de que se hubiera tratado de una muerte más o directa u oblicuamente, plantean importanmenos conscientemente buscada- -de la más tes cuestiones en torno a los límites de la liberjoven de las hermanas de doña Letizia es un tad de expresión y al difícil equilibrio que, al asunto única y dolorosamente privado. Y la menos en las sociedades abiertas, es preciso comprensible curiosidad hacia una persona establecer entre la información y el agravio. conocida no debiera servir de patente de corEn el primer día del proceso contra la revisso para que los medios entraran a saco en su ta francesa las tomas de posición de los lídeMANUEL intimidad- -y sus razones- -con el único prores de la izquierda y la derecha moderadas RODRÍGUEZ pósito de no perder cuota de audiencia. han sido valoradas como nítidas defensas de RIVERO Quizás en cada uno de los casos mencionala libertad de expresión, lejos ya de la ambidos el límite a la libertad de expresión tenga que ver güedad mostrada por Chirac cuando estalló el escáncon lo que el director de Charlie Hebdo quería decir dalo. Incluso Sarkozy, flamante candidato conservacuando explicaba que las caricaturas del escándalo dor a las próximas elecciones, ha llegado a decir que aludían a ideas y no a personas En las democraprefiere la abundancia de caricaturas a su ausencia. cias las ideas pueden ser objeto de crítica, incluso de Todo un síntoma de una firme actitud compartida en burla o de sarcasmo. A este periódico que usted está defensa de principios puestos a prueba en numerosos leyendo y en el que yo escribo no le hacen gracia, ponregímenes democráticos por la presión chantajista go por caso, las burlas a la Monarquía. Pero no puede del islamismo radical. La acusación de islamofoevitar que a otros sí. Con los límites, claro, que marbia o la manipulación oportunista de las leyes antica el Código Penal y la interpretación de los jueces. rracistas, esgrimida ahora por los demandantes con Pero las personas son más frágiles y vulnerables que el pretexto de injurias públicas hacia un grupo de las Instituciones, las ideas y las religiones. Para propersonas en razón de su pertenencia a una religión tegerlas- -especialmente cuando jamás han coqueno deben servir para camuflar la trascendencia de lo teado (ahora sí, ahora no) con su notoriedad en los que está en juego. medios- es legítimo, además de apelar a la ley, soliEn el caso del fallecimiento de la hermana de la citar a los notarios de la prensa prudencia y respePrincesa, una persona privada cuya relación con la to Y es que, como sugería un comentario editorial realeza es indirecta, contingente y no buscada, las de ayer, la libertad de expresión no tiene por qué esdos familias unidas por la tragedia han solicitado tar reñida con el afecto de la discreción Ni con el desde el primer momento, y con igual énfasis, prudenluto. cia y respeto hacia los suyos. No silencio, ni mistifica- J OSÉ Luis Rodríguez Zapatero desaprovechará hoy una oportunidad dorada para, primero, soltar lastre de su zozobroso barco gubernamental y, más perentorio, relevar con más sutil eficacia al titular de la cartera de Justicia. El presidente, encastillado, contempla el mundo y la realidad desde las almenas de La Moncloa y no quiere saber nada de su inadecuada y torpe tripulación paritaria. Ignora que gobernar es algo más que promediar los chicos con las chicas y, más engañado de lo debido, recurre al tic totalitario de servir tres tazas de caldo a quienes ya objetaban la improcedencia de una sola. M. MARTÍN Juan Fernando López FERRAND Aguilar, el mejor currículo de todo el Gobierno, se va a la guerra electoral, a Canarias. No le ha lucido el mérito, que ya se sabe que entre la naturaleza y Salamanca hay algunas diferencias; pero ha contribuido a vestir un Gobierno que, en algunos de sus nombres, bordea el territorio ágrafo de la ignorancia absoluta. Le sustituirá un fiscal que presume de duro lo que está muy bien, y de progresista algo que no se sabe a dónde conduce. Compendia el perfil idóneo para la bronca y el enfrentamiento: la materia prima que, disimulada con una perenne y sonsa sonrisa, mejor modela el líder socialista. Zapatero, en sus últimos movimientos, ha dado un paso atrás desde su instinto guerracivilista y, tras llenarnos el paisaje de cadáveres desenterrados y deudos dolientes, se instala ahora en el 34, cuando la República había dejado de ser esperanza para convertirse en calamidad. Sólo la confrontación permanente puede, de una parte, disimular su trabajo prioritario para construir, con invocación republicana, algo que aquí nunca existió y que está por ver que pueda instalarse sin daños: una suerte de modelo confederal que, sin que se note, rompa el Estado, sin que duela, descoyunte la Nación y, sin que nos importe, abra la puerta a las minorías separatistas para la instalación de modelos que, ni por asomo, tienen precedente y sostén en nuestra Historia. Mariano Fernández Bermejo, bien conocido por sus excesos formales en el desempeño del trabajo fiscal- -que se lo pregunten a Mariano Rubio o a José María Michavila- da el tipo exacto para, dado el insensato rumbo elegido por Zapatero para su navío gubernamental, ocupar plaza de mascarón de proa y romper los hielos que todavía protegen la mermada solidez del Estado. El proceso de paz la licuación constitucional y el privilegio separatista le caben en su experiencia al nuevo ministro que, autoconfeso como hombre de izquierda, nunca se ha limitado al gozo de la equidad; sino, en lo posible, a la exterminación de la derecha. No debe saber, en razón de su fijación ideológica, que la derecha española no necesita ayudas para su destrucción. Sabe desmoronarse por sí sola. Véase el reparto de su función en los programas de mano. L