Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 8- -2- -2007 Bush visitará Uruguay en marzo, pero no tiene previsto pasar por Argentina 39 Charlie Hebdo bajo el inesperado y alto padrinazgo de un Papa difunto y del ministro del Interior, encargado de Cultos. Szpiner, la parte civil de la acusación, responde que este testimonio de Sarkozy debe ser descartado, ya que no ha recibido el previo aval del Consejo de Ministros y no está acompañado por la fotocopia de su carné de identidad. Risas. Kiejman replica: Renunciamos. El tribunal olvidará esta carta y la prensa no hablará de ella Con más seriedad, el abogado de la Gran Mezquita de París recurrirá a un testigo que pondrá en apuros a la defensa. El erudito de la universidad, Abdelwahad Meddeb, aporta un juicio severo sobre el dibujo que muesta al profeta con un turbante en forma de bomba. Es un golpe duro y muestra cómo esta caricatura supone el mayor problema para Charlie Hebdo Los principios republicanos A continuación interviene François Hollande. El secretario general del Partido Socialista proclama: No estoy aquí en nombre de la izquierda para apoyar a un diario de izquierdas sino para apoyar la libertad de expresión como principio republicano Mordaz, se dirige a las partes civiles y les espeta: Pienso que vuestra acción se sitúa a la altura del abuso de derecho Finalmente comparece Flemming Rose, el redactor jefe del Jyllands Posten el periódico danés que primero publicó las caricaturas de la polémica con los islamistas. La sesión cobra aires de teatro de bulevar. Primero aparece flanqueado por un intérprete de edad avanzada que no sabe muy bien lo que debe traducir. Pronto es sustituido por una danesa políglota jaleada por el público y que podría ser su nieta. Pero lo importante está en el testimonio: el Jyllands Posten encargó las caricaturas como reacción a la autocensura galopante existente en Europa sobre el islam. Su diario ha ganado las demandas judiciales de las que había sido objeto en Dinamarca por organizaciones islámicas. Rose, cuya mujer fue ciudadana soviética, deja esta sentencia inapelable del proceso de París: Esto me recuerda a mis comienzos cuando trabajaba como corresponsal en la URSS EDA Le Figaro 2007 Mahmud Abbás (dcha. Ismail Haniyeh (detrás) el Rey Abdalá (centro) y Jaled Meshal (izda. ayer en La Meca AP Hamás y Al Fatah prometen que no dejarán La Meca sin un acuerdo Abbás y Haniyeh compartieron el coche oficial desde el aeropuerto hasta La Meca s Olmert insiste en la condición previa del reconocimiento de Israel LAURA L. CARO CORRESPONSAL GAZA. No había hasta anoche fumata bianca en el Palacio Real de Al Safa. Pero tampoco de sus reuniones a puerta cerrada a cal y canto- sin presencia de extranjeros como prometió el Rey de Arabia Saudí, anfitrión- -se filtró durante el día síntoma alguno de desencuentro. Y eso ya es mucho. La peregrinación de los líderes palestinos a La Meca en busca de un acuerdo y un programa político para un gobierno de coalición entre Al Fatah y Hamás, que además deberá abordar también la reconciliación nacional y la reactivación de la OLP, se abría con la significativa coincidencia de las autoridades en un mensaje: que no se marcharán de la ciudad santa sin cerrar el pacto que han venido a cerrar. Vinimos a ponernos de acuerdo, no nos queda otra alternativa que entendernos. Dios mediante, la comunidad internacional tendrá que respetar nuestros deseos y levantar el injusto bloqueo decía en el único contacto que hubo con los periodistas antes de que fueran fulminantemente expulsados de la residencia real, el jefe ideológico supremo de Hamás, Jaled Meshal. Y es que, si la cita ya se convocó bajo el apremio de una galopante crisis bélica con una sesentena de muertos tras de sí desde el 24 de enero, el profundo interés de Arabia Saudí de que todo salga bien y las crecientes presiones introducidas en las últimas horas por Israel, obligan a no fallar esta vez. Concretamente, el primer ministro Ehud Olmert señalaba el jueves por la noche para el 19 de febrero la reunión tripartita con la secretaria de Estado norteamericana, Condoleezza Rice, a la que los palestinos- -representados en el rais Abbás- -deberán llegar con un acuerdo sólido bajo el brazo para poder adoptar alguna posición de fuerza. Más allá, Olmert advertía en voz alta que no le valdrá cualquier pacto interpalestino, al mencionar que su Ejecutivo aceptará cualquier gobierno que condene el terrorismo, reconozca a Israel y los acuerdos suscritos con Israel a sabiendas de que el borrador que se maneja en la cumbre de La Meca no recoge expresamente tales principios en relación al Movimiento Islámico Hamás. Arabia Saudí tiene también motivos propios para pelear por que la conferencia no se frustre, que pasan por sus ambiciones de llenar el vacío de liderazgo dejado en el mundo árabe tras el eclipse de Egipto y, paralelamente, por neutralizar la preocupante ascendencia de Irán en tres de los terrenos más sensibles de la región: Irak, el Líbano y los territorios palestinos. Los ojos del mundo El Rey Abdalá nos ha dicho que la lucha ente palestinos está dañando severamente nuestra causa, que los ojos del mundo están puestos en Hamás y Al Fatah, y que espera escuchar la buena noticia de que ambas partes logramos el acuerdo trasladaba ayer el portavoz de los islamistas, Ghazi Hamad. Encuentros separados sobre cómo repartir los Ministerios, cómo gestionar la exigencia de Occidente de la renuncia a la violencia, del reconocimiento de Israel y los acuerdos suscritos con este Estado, concentraban ayer los esfuerzos. Mientras, en Gaza, las fuerzas leales a Abbás volvían a construir trincheras con sacos terreros en las esquinas de los cuarteles policiales y apilaban rampas en los puntos más críticos de las carreteras por si, al final, la cumbre de La Meca no sale como lo cuentan. Extraordinario acercamiento La noche anterior, en un acercamiento de lo más extraordinario, compartió coche oficial desde el aeropuerto de Yeddah hasta La Meca con su adversario y presidente palestino, Mahmud Abbás. Éste, en un fugaz encuentro con la prensa, repitió la frase de buena voluntad: No dejaremos la ciudad hasta que nos hayamos puesto de acuerdo en todo lo bueno, con la bendición de Dios Dios garantizará que haya una nueva página en las relaciones palestinas secundaba el primer ministro, Ismail Haniyeh. ABC. es Galería de imágenes del juicio de las caricaturas en abc. es internacional