Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA En la muerte de la hermana menor de la Princesa de Asturias JUEVES 8 s 2 s 2007 ABC La debilidad de la Princesa Letizia Tímida, introvertida y muy sensible, la más pequeña fue la primera en hacer abuelos a los Ortiz Rocasolano escultor Antonio Vigo, y junto a su hermana Telma y sus padres. Por un error de interpretación se pensó que Érika estaba casada con Vigo y como tal se habló de ellos hasta hace un año, cuando saltó la noticia de que se habían separado. Lo cierto es que nunca contrajeron matrimonio, pero tampoco creyeron necesario corregir un malentendido que no tenía mayor consecuencia. Fruto de esa relación nació su hija Carla, de seis años, que estos días estaba en la casa de sus abuelos paternos donde vive su padre. Érika era la pequeña de las hermanas, pero fue la primera en hacer abuelos a los Ortiz Rocasolano. Sumamente tímida, discreta y cauta en sus respuestas, en seguida aprendió que debía tener mucha precaución con las ofertas o preguntas que iba a recibir. A fin de cuentas, cualquier palabra o actitud fuera de lugar, a quien más afectaría sería a su hermana y por nada del mundo quería perjudicarla. Por eso nunca se ha visto ni un mal gesto ni una mala cara de ella en los muchos reportajes y entrevistas a pie de calle que se le han hecho. Tras alguna metedura de pata como un posado que ingenuamente realizó en la sede de la editorial italiana donde trabajaba, Érika tomó nota y predicó con el ejemplo: de buenas maneras y sin perder la media sonrisa eludió comentar cualquier hecho relacionado con la vida de los Príncipes. Ya se sabe: en boca cerrada... Desde luego no fue fácil para nadie de la familia pasar del anonimato a estar en el punto de mira de todo el mundo. Y Érika no fue la excepción. Con paciencia y buena letra fue adaptándose a las circunstancias. Lo que no imaginaba es que sus amores, amigos o salidas en grupo iban a convertirse también en objeto de comentarios y por eso no entendía por qué su separación era pasto de titulares. Tampoco que sus trabajos tuvieran repercusión en los medios. Licenciada en Bellas Artes, entró en la editorial FMR en el departamento de ventas, aunque más tarde la pasaran al gabinete de comunicación. Pero al poco tiempo de estar en ese puesto comprendió que era muy complicado compaginar su situación familiar con un trabajo que le obligaba a estar en contacto diario con periodistas. De ahí que aceptara la oferta de la productora Globomedia, donde por fin pudo aplicar sus conocimientos estéticos decorando algunos sets, como la habitación del hotel desde la que Olga Viza realizaba su programa de entrevistas. También con esa productora diseñó el escenario del ballet Blancanieves que interpretó Tamara Rojo con música de Emilio Aragón a finales de 2005. Sus compañeros de trabajo destacaban su actitud y educación. Era una más y a sus cercanos les constaba que en los últimos meses había comenzado una relación con Robert, un cámara de otra productora, con quien se le había visto muy ilusionada. Para Érika la felicidad de Letizia era lo más importante. Entre sus íntimos comentaba lo guapa y elegante que la veía Beatriz Cortázar MADRID. Desde que se hizo público el compromiso de su hermana con el Príncipe de Asturias, Érika Ortiz (pedía que acentuaran su nombre) entendió que la protagonista de la noticia siempre iba a ser Doña Letizia, y de ahí que se cuidara mucho a la hora de responder ante los medios. La primera vez que posó ante las cámaras fue con motivo de la pedida de mano de la Princesa. Entonces apareció al lado de su pareja, el Las dos familias reunidas en el nacimiento de la Infanta Doña Leonor La tienda de una tía de Érika echó el cierre en Oviedo en sus primeras apariciones públicas. Aunque de jóvenes Telma y Letizia estaban más unidas- -las dos se mudaron con su padre a Madrid un año antes de que lo hicieran su madre y Érika- con el tiempo se había convertido en la mejor amiga y confidente de la Princesa, quien siempre sintió debilidad por ella y adoración por su sobrina Carla. Al ser la mayor, la Princesa tuvo ese instin- REUTERS Érika Ortiz, paseando por Oviedo en noviembre de 2004 REUTERS to de protección que se despierta con los pequeños de la casa y que demostró con la separación de sus padres. Se da la circunstancia de que Érika ocupó el piso de soltera que la Princesa abandonó cuando se hizo público su noviazgo con Don Felipe y que hoy vuelve a quedar vacío, sólo que por una tragedia que ha destrozado a una familia que vive sus horas más amargas.