Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC JUEVES 8- -2- -2007 En la muerte de la hermana menor de la Princesa de Asturias ESPAÑA 19 El legítimo interés periodístico se mezcló con la falta de ética y el atosigamiento de algunos reporteros El triste regreso de la Reina La Reina, llena de dolor, interrumpe su viaje por Asia para apoyar a los Príncipes s Doña Sofía no pudo contener las lágrimas cuando conoció la trágica noticia s La Princesa me ha pedido que continúe, pero no puedo una persona siempre atenta y agradable. El cuadro ambiental lo completaban no pocos curiosos (el inevitable sarpullido morboso) y la desmesurada presencia zumbona, en lo alto, de un helicóptero de Telemadrid. Hacia las tres menos cuarto de la tarde llegó la juez de guardia, que permaneció en el interior del inmueble tres cuartos de hora y que, a su salida, tuvo que soportar la presión de preguntas intempestivas lanzadas a gritos desde la distancia. Por supuesto, no contestó. Pasadas las cuatro y media, el furgón fúnebre y otro vehículo de los servicios funerarios accedieron al edificio por el garaje y treinta minutos después salieron con dirección al Instituto Anatómico Forense. Pese a que la Policía Nacional había acordonado la rampa, un alud de cámaras dificultó la salida de los coches y se desató una persecución en pos de la comitiva. Las ventanillas opacas impidieron determinar en qué momento se pudo producir la salida de alguno de los familiares. Almudena MartínezFornés Enviada especial Carla, con la familia de su padre La hermana de la Princesa de Asturias, que era licenciada en Bellas Artes y desde hace unos meses trabajaba en el Departamento de Decoración de la productora de televisión Globomedia, había solicitado dos días de permiso (el lunes y el martes) y ayer se esperaba su reincorporación. Su hija Carla quedó ayer al cuidado de la familia de su padre, el escultor Antonio Vigo, de quien Érika Ortiz llevaba separada desde la primavera de 2006. Una de las hermanas de Vigo confirmó a Ep el abatimiento de quien convivió siete años con la desaparecida (está profundamente afectado manifestó) y comentó también que a la niña, demasiado pequeña, no se le había comunicado todavía la muerte de su madre. Entretanto, la otra hermana de Doña Letizia, Telma, recibió la noticia en Filipinas, donde trabaja como cooperante de Cruz Roja, y quedó anímicamente destrozada según palabras de sus compañeros. Ayer ya había emprendido vuelo de regreso a Madrid. Ella, como todos los que han querido a Érika Ortiz Rocasolano, se aferra al recuerdo de una mujer tenaz, discreta, creativa y sensible, en esta hora amarga de un adiós prematuro. MEDAN. Nadie sabe como Su Majestad la Reina compartir el dolor de quienes sufren y llevarles palabras de consuelo, y si Doña Sofía nunca ha dudado en acompañar a los españoles cuando ocurren grandes desgracias (Biescas, 11- M, Yakolev, agentes asesinados en Irak... cómo no iba a estar ahora junto a los Príncipes de Asturias y su familia en unos momentos tan dolorosos como los que están viviendo. Por ello, nada más conocer el fallecimiento de la hermana menor de Doña Letizia, la Reina decidió interrumpir el viaje de cooperación que realizaba por Indonesia y Camboya y regresar inmediatamente a España con el fin de apoyar a Don Felipe y a Doña Letizia y al resto de la familia y compartir su dolor. Profundamente impresionada, la Reina dijo a los periodistas españoles que la acompañaban en el viaje que había hablado por teléfono con Don Felipe y Doña Letizia, así como con Paloma Rocasolano, y que la Princesa le pidió que continuara el programa previsto, pero ella consideró que no podía hacerlo en estas circunstancias Muy apenada por la noticia, Doña Sofía afirmó que en estos momentos tenía que estar al lado de la familia y destacó la inmensa tristeza que produce cualquier muerte, pero más aún cuando se trata de una persona en plena juventud. En términos muy íntimos, la Reina hizo unas reflexiones sobre la tragedia ocurrida y el dolor que supone esa ausencia. Doña Sofía recibió la noticia cuando regresó de la isla de Nías, donde vivió una jornada agotadora llevando la solidaridad de España a este territorio pobre y castigado por los terremotos. Los problemas de comu- Doña Sofía, ayer en su visita a la isla de Nías, antes de conocer la triste noticia nicación de la isla impidieron que la Reina fuera informada antes, ya que los teléfonos móviles se encontraban fuera de cobertura en Nías. Pasadas las seis de la tarde (las doce del mediodía en España) Doña Sofía regresó en helicóptero y se trasladó al hotel de la ciudad de Medan en el que se albergaba y, cuando subió a su habitación para cambiarse de ropa antes de bajar a cenar con la delegación que le acompañaba, fue cuando se enteró del trágico fallecimiento de Érika Ortiz. y el jefe de la Secretaría de la Reina, José Cabrera. Con ese sentido de la responsabilidad institucional que la caracteriza, Doña Sofía procuró en todo momento que su imprevista vuelta a España afectara en la menor medida posible al viaje de Cooperación Española, que debía continuar hoy por Sumatra y Camboya para regresar en la noche de mañana, viernes, a Madrid. De esta forma, el avión de la Fuerza Aérea Española que partió esta madrugada (medianoche en España) desde la ciudad indonesia de Medan con la Reina a bordo, tenía previsto hacer una escala en la capital de Camboya, Phnom Penh, para que la secretaria de Estado de Cooperación Internacional y su equipo puedan continuar con el programa previsto. Si el avión no partió antes de Medan fue precisamente porque el aeropuerto de la capital camboyana se encontraba cerrado de noche y el avión no po- EFE Lágrimas de Doña Sofía Con un gesto de profunda tristeza, la Reina bajó al vestíbulo del hotel, donde la esperaban los miembros de la delegación española, muy impresionados pues también acababan de conocer la noticia. Sin pronunciar una palabra, Doña Sofía se acercó al grupo, se llevó las manos a la cara y no pudo contener las lágrimas. Tras unos momentos cargados de dolor, la Reina se trasladó al restaurante del hotel, arropada por sus acompañantes, con el fin de planificar su regreso. Entre ellos, se encontraban el embajador de España en Indonesia, Dámaso de Lario; la secretaría de Estado de Cooperación Internacional, Leire Pajín, Su Majestad se enteró a su regreso de la isla de Nías, pues los móviles no tenían cobertura día hacer dicha escala. Además, Doña Sofía llamó por teléfono personalmente al Rey de Camboya, Norodom Sihamoni, quien había organizado para esta noche una cena en su honor en el Palacio Real, para explicarle las dolorosas razones por las que había tenido que suspender el viaje. La Reina tenía previsto reunirse en Camboya con el obispo de Battambang, monseñor Kike Figaredo, para conocer su admirable labor de ayuda a los mutilados por las minas antipersona, y con Somaly Mam, para que le explicara su proyecto de ayuda a las niñas y jóvenes víctimas de la esclavitud sexual. Anoche, Leire Pajín tenía previsto comunicarse con ellos para explicarle los cambios, ya que será ella quien se entreviste con ambos. Nada tenía que ver el gesto de la Reina ayer con el de los días anteriores, en los que se la veía feliz llevando solidaridad y ayuda a los más necesitados. Pero ni siquiera en estos momentos de dolor y profunda tristeza Doña Sofía dejó de pensar en los demás y hasta se ocupó personalmente de resolver el regreso anticipado de los periodistas invitándolos a volver a España en su avión.