Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN JUEVES 8 s 2 s 2007 ABC AD LIBITUM GUILLOTINAS PARA LA CEFALEA OAN Saura, adalid de la izquierda clorofilada de Cataluña y una de las tres patas del Govern de José Montilla, quiere legalizar todas las drogas Aquí, como en las comedias de Enrique Jardiel Poncela- -que esta noche regresa a la cartelera madrileña- no dejan de aparecer y hacer mutis personajes disparatados, imprevisibles; pero Saura es, además de un despropósito, el consejero de Interior de la Generalitat. Saura no quiere que se consuman más drogas; lo que pretende- -dice- -es acabar con el narcotráfico y las enfermedades colaterales a tan penosa y demoledora adicción; pero el método, en principio, parece un poM. MARTÍN co desmedido. Algo así FERRAND como acabar con las cefaleas, que tanto afligen a tantos, implantando el uso frecuente e indiscriminado de la guillotina. Saura no es un caso raro. Es, en su grisura, un tipo medio de cuantos entre nosotros han hecho de la política un oficio antes que una vocación. Interpreta como puede las partituras del progresismo ecológico que le imponen el sueldo, la militancia y la representación de unas bases que se cuentan, pero que no se encuentran en las barras de los bares a la hora de tomar café, ni en el asiento contiguo del autobús. Menos aún, a pesar del puño en alto, a la salida de las grandes fábricas que- ¿por cuánto tiempo? -rodean Barcelona. Saura, si El Corte Inglés tuviera una planta dedicada a profesionales de la política, sería el maniquí perfecto. Ningún mitin le aprieta la sisa y se adapta bien a cualquier diseño con olor populista y excéntrico. La idea de Saura, como las muchas que emana su entorno político, tiende a dinamitar el sistema. No le gusta el hemimundo en que nos encuadramos y, lejos de intentar mejorarlo, pretende romperlo, dinamitarlo. Hace unas semanas se trataba de comprender a los okupas que ponen en cuestión la propiedad privada y, en el fondo, el valor de la Constitución. Hoy corresponde la prédica drogata. La meta es siempre la misma, destrozar los modos y las normas de convivencia en las que estamos instalados. Eso, incluso, podría estar bien; pero ¿cuáles son las propuestas alternativas y, sobre todo, dónde pueden contemplarse en funcionamiento? La insolvente propuesta de Saura tiene su amarre de responsabilidad en su president. José Montilla, que se ha limitado a ponerle sordina a los ruidos de Pasqual Maragall, va tachando en el calendario de la pared los días, milagrosos, de su continuidad en el cargo y no está el hombre para sutilezas; pero dejar pasar una proclama como la de su ministro de Interior va más allá de los límites de la tolerancia cordial para entrar en los infiernos del caos y la perversión del poder. Siendo, como es, un líder verde también podría proponer la tala de todos los bosques para impedir los incendios forestales. Lo único positivo de la situación es que con el tripartito no nos aburrimos. EL INTELECTUAL MASOCA Y LOS IMPUESTOS J L do. Claro: es más fácil de comprender- -como decía HaA sospecha de que los intelectuales son la vanyek- -un orden construido que un orden espontáguardia del declive europeo no llevaba hasta suponeo El esquematismo cunde con más facilidad que pracner que estén por pagar más impuestos. Pero todo ticar el cotejo de las teorías con la complejidad de las coes posible, como podemos constatar en las elecciones presas. Nótese que esa distinción puede ser de matiz o llegar sidenciales francesas. En un gesto de fraternidad ilimitaa convertirse en fuente de intolerancia. da que seguramente tendrá eco en España, en Francia alDe todos modos, la izquierda ha logrado con soltura gunos intelectuales, todavía más seguidores de Sartre que lo que se critique popularmente del capitalismo sean que de Aron, firman un manifiesto nada menos que en sus caricaturas y no su complejidad natural. De defensa de los impuestos. Es decir: votan a favor ahí que periódicamente aparezca una nueva dede que el ciudadano prescinda aún más de los innominación para lo que viene siendo lo mismo: gresos por su trabajo para cedérselo a un Estado neocapitalismo, liberalismo salvaje, ultraliberaque luego lo despilfarra. Votan por restar a la inilismo y así, como si Adam Smith no hubiese dejaciativa privada lo que ha demostrado hacer medo dicho que no hay libre mercado sin valores mojor que el Estado. El instinto igualitario le puede rales y marco legal. En realidad, el liberalismo a la pasión de la libertad y, sobre todo, a la expeestá siendo víctima de sus propios éxitos. Casi poriencia política de las últimas décadas, desde que dría decirse que son éxitos inversamente proporcon Reagan y Margaret Thatcher el mundo comVALENTÍ cionales a la dimensión negativa que todavía le prendió que privatizar lo nacionalizado y reduPUIG dan la mayoría de intelectuales europeos, el muncir impuestos generaba riqueza y daba libertad do universitario y su subcultura mediática. de elección a los ciudadanos. Luego cayó el comunismo. Existe de otra parte la versión picaresca del manifiesEn una monografía del Círculo de empresarios de to pro- impuestos. Corresponde al provecho que extrae de hace unos años se estudiaba el contenido de los libros de los presupuestos generales todo un colectivo de intelectexto para llegar a la conclusión de que se desentendían tuales y artistas cuyo horizonte es la subvención y no la de la lógica evolutiva del capitalismo y en general imparcompetitividad. Quizá crean que sus ideas, en virtud de tían un odio manifiesto a la economía de mercado. Todo un pluralismo sui generis son más dignas de recabar el sistema educativo español, con escasas excepciones, dinero público procedente del bolsillo de los ciudadanos imparte una noción de la economía a contrapelo de la reao tal vez no sean más que buscadores de renta- rent seelidad histórica y empírica, desde el jardín de la infancia kers -que de su dedicación al taller literario, el teatro a las aulas universitarias. La hostilidad al mundo empresin espectadores, la agitación cultural, los museos sin sarial, como ahora a las características de la globalizaobras, la música sin sentido, la pantomima o el arte transción, es la huella que el establishment universitario e gresor extraen el beneficio de una subvención a fondo intelectual impone en la sociedad española, donde si hay perdido que les permite ir tirando. Para ellos el esfuerzo alguien que crea riqueza y libertad son los empresarios. y la autodisciplina no pueden ser origen del arte o del coYa podemos dar por seguro que en nuestras próximas nocimiento. Estos también estarán entre los firmantes elecciones generales, el manifiesto francés pro- impuesdel manifiesto pro- impuestos. Tanta perversión de la fistos tendrá un efecto mimético y muy probablemente magcalidad logra ahí un mix inaudito de placer hedonista nificado. Desde luego, en Francia no todo el pensamiento y masoquismo intelectual. En realidad, esos agentes del es igualitario e intervencionista. Raymond Boudon, por igualitarismo laboran todos los días para que la cultura ejemplo, tiene un libro muy estimulante, Por qué los indel monopolio no se convierta en cultura de la competentelectuales no aman el liberalismo Entre otras cosas, el cia. Más que izquierda caviar es la izquierda robavacas. dogma marxista daba muchas facilidades para explicarvpuig abc. es lo todo y llegar con el alma pura al paraíso del proletaria- -Si hace treinta años me dicen a mí que hoy íbamos a estar pidiendo lo mismo, no me hubiesen decepcionado nuestros políticos con tanto retraso.