Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
Miércoles 7 de Febrero de 2007 Editado por Diario ABC, S. L. Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid. Teléfono: 913399000. Publicidad: 902334556. Suscripciones: 901334554. Atención al cliente: 902334555 Diario ABC, S. L. Madrid 2007. Prohibida la reproducción total o parcial sin el permiso previo y expreso de la sociedad editora. Número 33.293. Depósito Legal: M- 13- 58. Apartado de Correos 43, Madrid Precios de ABC en el extranjero. Alemania: 2,05 Bélgica: 2,00 Estados Unidos: 2,50 USD. Francia: 2,05 Irlanda: 2,10 Italia: 1,75 Holanda: 2,00 Portugal: 1,35 Reino Unido: 1,20 LE. Suiza: 3.40 CHF. Marruecos. 16 Dh. Houston, tenemos culebrón Un inaudito triángulo amoroso entre tripulantes de la NASA termina con la detención y procesamiento de la astronauta Lisa Marie Nowak por agredir y querer eliminar a su más joven rival POR PEDRO RODRÍGUEZ riángulos amorosos, adulterio y celos irracionales que degeneran en violencia no suelen ser cuestiones que normalmente se asocien con la NASA. Pero la extraña misión protagonizada por la astronauta Lisa Marie Nowak- -detenida este lunes en la zona de Cabo Cañaveral por intentar eliminar a la otra mujer que le hacía competencia por el afecto del comandante William Oefelein- -ha conseguido poner en un morboso brete a la Agencia Espacial de Estados Unidos. Casada y con tres hijos, la saga glandular de Lisa Marie Nowak le habría propulsado a conducir 1.500 kilómetros entre Houston y Orlando para interceptar a su rival identificada como Colleen Shipman, una capitana de la Fuerza Aérea destinada en un escuadrón de respaldo técnico al centro espacial Kennedy. La astronauta, disfrazada con una gabardina y peluca, habría llegado a rociar con gas cegador a su víctima. Pero la Policía de Orlando cree que la trastornada astronauta, que el pasado verano tuvo su primera oportunidad de viajar a la Estación Espacial Internacional, tenía la intención de secuestrar e incluso asesinar a su joven competidora. En posesión de la procesada se han encontrado inquietantes objetos como un cuchillo, una pistola de aire comprimido, un mazo de acero, guantes de goma, un tubo de plástico, bolsas de basura, un spray de gas irritante, 600 dólares en metálico y pruebas documentales de su obsesión amorosa por el comandante William Oefelein, piloto de la última singladura del Discovery y divorciado padre de dos hijos. Junto a las cuestiones penales planteadas por este caso, la condición de militares en activo de las tres personas implicadas abre la po- DESDE MI BUHARDILLA Laura Campmany EL HOMBRE- SIGLA Y T Lisa Marie Nowak utilizó un pañal para adultos para no parar en los servicios sibilidad a cargos adicionales en la jurisdicción castrense por conductas impropias de oficiales. Tras su primera comparecencia en los juzgados del condado Orange, la astronauta de 43 años había conseguido la libertad condicional con el requisito de llevar en el tobillo un radio- trasmisor. Orden, con una fianza de unos 12.000 euros, anulada sobre la marcha después de que las autoridades de Florida presentasen el cargo adicional de intento de asesinato en primer grado para REUTERS completar un grave sumario con acusaciones de asalto, intento de secuestro, destrucción de evidencias, e intento de robo de vehículo con fuerza. Entre los detalles más estrambóticos de este alucinante suceso se ha sabido que la astronauta, con el fin de no perder el tiempo con paradas para ir al servicio, utilizó durante su maratón de carretera desde Texas a Florida un pañal para adultos como los que se utilizan los tripulantes de la NASA al comienzo y final de sus misiones espaciales. a tuvimos al señor Equis y ahora tenemos al señor Zeta. Zeta Pe, para ser más exactos. La zeta, como sabe hasta una ministra de Cultura, es la letra final, o sea el acabóse de los diccionarios, esa cosa tan rancia que antiguamente le servía a un hombre para no llamarle marida a su esposa. Y la pe como salta a la vista, es la sílaba por la que hoy en España comienza casi todo: el Pesoe, el Pepé, Pepe Blanco, Pedro Almodóvar, el Peneuve y hasta Penélope Cruz, que es nuestra Pe por excelencia. Le pasa a este hombre- sigla que aceta lo que toca. Vamos, que lo avinagra, y no precisamente con aceto balsamico de Módena. A la paz, esa noble palabra de la que nadie en su sano juicio renegaría, le ha puesto una zeta tan larga, tan retorcida, tan insidiosa, que con razón dicen algunos que le ven ojos de culebra. Y tampoco parece dispuesto a ahorrarse ni una zeta si de lo que se trata es de darle una coz a la Carta Magna, ponderar la inocencia de un zulo o tragarse, que ya es sapo, el desembarco de Carod- Rovira, con su cara de ministro de Exteriores de Chiquitistán, en el Palacio de Santa Cruz. Que no cunda el pánico. Sugieren las encuestas que a este Zipi o Zape de la viñeta nacional algunos de sus seguidores ya empiezan a ponerle unos peros. No era el zorro tan zorro ni las uvas tan verdes. Por mucho trabajo de zapa que se haga Pepiño, por más que María Teresa nos quiera gobernar y aunque sepamos, gracias a nuestros Gabis y Fofitos, lo bien que están ustedes, a todo circo le llega su había una vez Ya hemos visto bastante. Para acabar ahogándose en un pozo no sé si de cinismo o fantasía, qué zapping tan a ciegas y a destiempo hizo Juan español un M- día.