Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 INTERNACIONAL MIÉRCOLES 7 s 2 s 2007 ABC Más de medio centenar de países, contra el uso de niños en las guerras Niño soldado con un peluche- mochila en Monrovia durante los combates de la guerra de Liberia AFP Firmados en París los compromisos para combatir y perseguir a quienes enrolen a menores en conflictos militares J. P. QUIÑONERO CORRESPONSAL PARÍS. Los compromisos de la conferencia Liberemos a los niños de la guerra, patrocinada por la Unicef (Fondo de Naciones Unidas para la Infancia) han sido firmados por 58 Estados que se comprometen moralmente a combatir la impunidad y perseguir quienes enrolen a niños en conflictos militares con el fin de perseguir a quienes lo hagan, denunciándolos ante el Tribunal Penal Internacional (TPI) que puede castigar como delito de guerra la utilización de menores de 15 años en conflictos armados. Entre los firmantes de los Compromisos de París se encuentran varios Estados de quienes se sospecha que han utilizado niños soldados, como Sierra Leona, Liberia o la República del Congo. Reinserción Los Estados firmantes afirman su deseo de respetar 20 compromisos concretos, con el fin de garantizar la denuncia, búsqueda y liberación de niños soldados, allí donde se encuentren. Se trata de ofrecer a los niños víctimas nuevas garantías de liberación y reinserción. En el terreno jurídico, se propone que las víctimas estén amparadas por el Derecho internacional y no solo como víctimas de los presuntos culpables. Los Compromisos de París intentan ofrecer a los niños soldados ciertas garantías: más apoyo, a la hora de su posible liberación; más apoyo a la hora de ofrecer reinserción; y, sobre todo, una cobertura jurídica de protección contra los Estados carnívoros Según la ONU, en el mundo hay entre 250.000 o 300.000 niños enrolados por la fuerza como soldados, condenados a cumplir misiones de muy diversa naturaleza, convertidos, al mismo tiempo, en hombres de armas u objetos sexuales (en el caso de muchas niñas) Jacques Hintzy, presidente de la Unicef, saludó los compromisos como un gran triunfo moral: Debemos estar inmensamente satisfechos