Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MIÉRCOLES 7 s 2 s 2007 INTERNACIONAL 35 Desertan veinte soldados de Corea del Norte en la frontera con China Iban a ser ejecutados por haber permitido la fuga a otros militares a cambio de sobornos PABLO M. DÍEZ ENVIADO ESPECIAL SEÚL. El optimismo que se respira ante la nueva ronda de las conversaciones a seis bandas sobre el desarme nuclear de Corea del Norte, que se reanudan el jueves en Pekín, no impide olvidar la dramática situación de este país, uno de los más pobres del planeta. Por eso, y pese al hermetismo del régimen estalinista de Kim Jong- il, todavía hay quien se juega la vida para escapar de la miseria y la paranoia en que se encuentra inmerso este Estado encerrado en sí mismo y receloso de cualquier influencia exterior. Los últimos en hacerlo han sido, según informaba la página web de noticias surcoreana DailyNK veinte soldados encargados de vigilar la frontera con China. En lugar de eso, y según reveló un confidente de la ciudad norcoreana de Hoiryeong, los militares aceptaban sobornos por permitir la huida de otros desertores. Debido a la precariedad generalizada del país, los guardias de fronteras cobran entre 50.000 y 300.000 wons (entre 50 y 300 euros) por hacer la vista gorda en los 1.400 kilómetros fuertemente militarizados que separan a China de Corea del Norte. La proliferación de tales casos, relatada por los refugiados que llegan a salvo a sus compañeros, que podría ser público para que sirva como ejemplo a la población civil, una veintena de sargentos y soldados relacionados con los dos detenidos huyeron antes de ser descubiertos por las inspecciones que están llevando a cabo el Centro para el Control y la Seguridad y la Agencia Nacional de Seguridad. Como no podía ser de otra manera, su fuga ha provocado una feroz caza del hombre en la que incluso se habría dado la orden de disparar a matar si los desertores, que van desarmados, se resisten a ser apresados. Las autoridades chinas están colaborando con Pyongyang y, según algunas fuentes norcoreanas, ya habrían capturado a varios soldados, que serán investigados antes de su devolución definitiva al régimen estalinista. La línea divisoria del río Tumen Aunque esta noticia no ha sido confirmada oficialmente por el Ministerio para la Unificación surcoreano, sí pone de manifiesto la tensión latente en la frontera entre China y Corea del Norte, sobre todo al norte de la misma y en la línea divisoria que marca el río Tumen. Éste es el lugar elegido por los más de mil desertores que cada año se evaden del reino eremita y el campo de operaciones de dos grupos muy distintos: las mafias que secuestran a las refugiadas norcoreanas para venderlas en China y las redes clandestinas de activistas proderechos humanos que ocultan a los desertores y los ayudan a llegar, a través de terceros países, a Seúl. O, lo que es lo mismo, a la libertad. Soldados norcoreanos, cerca del río Yalu, en la frontera con China a Seúl, ha llevado al Gobierno de Pyongyang a intensificar sus controles en los puestos fronterizos. En este sentido, y siempre según el portal DailyNK un subcomandante y un sargento acaban de ser condenados a morir ejecutados por lucrarse consintiendo la huida de desertores, ya que ganaban una AP La proliferación de los casos de huida ha llevado al Gobierno de Pyongyang a intensificar los controles a lo largo de sus fronteras fortuna estimada en unos 100.000 wons (10.000 euros) Al menos, eso es lo que se calcula a tenor de lo que muchos oficiales norcoreanos se gastan, tanto en dólares como en yuanes, en los pueblos chinos de la frontera, a los que cruzan con frecuencia. Con el fin de evitar el mismo fusilamiento que aguarda