Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
20 ESPAÑA MIÉRCOLES 7 s 2 s 2007 ABC Una red empleó a un millar de ilegales en el tajo, vía Portugal Pagaban a cinco euros la hora y han ganado más de un millón en cuatro años C. M. MADRID. Papeles portugueses falsos, sueldos paupérrimos, explotación y hacinamiento. La última red de inmigración ilegal desmantelada por la Policía engañó a cerca de un millar de obreros ucranianos, guineanos y brasileños, y en los últimos cuatro años se calcula que ha obtenido más de un millón de euros, según informó ayer la Dirección General de la Policía y la Guardia Civil. Los trabajadores eran contratados a través de empresas afincadas en Portugal, y éstas subcontratadas por otras españolas para trabajos en la construcción. Los operarios eran utilizados como mano de obra barata en la construcción en Vigo, Sevilla, Málaga, Oviedo, Segovia y Gran Canaria. Los agentes han detenido a diez personas, entre las que se encuentran los titulares, gerentes y responsables de las empresas, la mayoría portugueses y brasileños, además de cinco españoles, así como a 14 inmigrantes en situación irregular. Las pesquisas comenzaron en noviembre de 2005, cuando la Policía detectó en un hostal de Las Palmas a un grupo numeroso de brasileños portadores de permisos de permanencia de Portugal. Adujeron que trabajaban todos en la construcción y que habían sido contratados por una empresa lusa, pero carecían de contrato y permiso laboral. Sólo con el permiso de residencia del país vecino no se puede trabajar en España. La unidad contra las redes de inmigración y falsedad documental (Ucrif) llevó a cabo las pesquisas una vez que se puso al descubierto un entramado delictivo de portugueses y brasileños que habían colocado a sus peones irregulares por toda la geografía española. No se cumplían las condiciones laborales ni había altas en la Seguridad Social y el fin último era conseguir la tarjeta comunitaria para ciudadanos que nada tienen que ver con la Unión Europea. La documentación falsa era obtenida a través de distintos canales por la red mafiosa. En Portugal se comprobó que en total se había dado de alta a ocho trabajadores en la Seguridad Social, aunque se ha determinado que en total han pasado por las garras del grupo un millar de trabajadores. Los obreros eran alojados en domicilios cercanos a la obra, también alquilados y luego se subarrendaban a grupos de entre cinco y diez individuos. Los gastos, igual que la comida, corrían por su cuenta. En teoría cobraban a nueve euros la hora, en realidad percibían cinco; los encargados, 7,5. El barco negrero varado frente a Mauritania tiene 400 inmigrantes a bordo Estamos muertos de hambre y sed dijeron por radio s El Gobierno asegura que la asistencia de emergencia funcionó E. CALVO C. MORCILLO LAS PALMAS MADRID. Mauritania sigue sin dar su brazo a torcer y mantiene a doce millas del puerto de Nuadibú a un barco negrero con serios apuros, que aumentan a medida que pasa el tiempo. España no ha sido capaz aún de forzar un compromiso serio. Pese a que la negociación dura se remonta al sábado, y el lunes por la noche fuentes diplomáticas se referían con cautela a un preacuerdo triangular con el Gobierno de Guinea Conakry también en las conversaciones. Han pasado 24 horas y no ha habido avance visible. Más bien al contrario, porque ayer por la tarde el Ministerio de Asuntos Exteriores remitía un comunicado en el que sólo se hablaba de conversaciones Antes o después, la situación diplomática se resolverá- -se intentará que Guinea Conakry se corresponsabilice, dado que el barco zarpó de allí- pero mientras cerca de 400 personas siguen desesperadas. grantes, porque no se nos ha permitido subir al barco En una de las comunicaciones les preguntamos qué era lo que necesitaban, lo que más les urgía y el portavoz del grupo no lo dudó un instante: Comida y líquido, estamos muertos de hambre y de sed Dicho y hecho. Tras la petición, Cruz Roja y la Media Luna Roja les procuraron alimentos: 400 bocadillos, 1.060 zumos, 1.140 botellas de agua, 720 paquetes de galletas y 500 cajas de productos lácteos, entre otras viandas. La ayuda, que les fue facilitada el lunes por la noche, ha sido financiada por la Unión Europea a través del Mecanismo de Respuesta Rápida. Los alimentos se les suministraron desde un pesquero que alquilaron las autoridades españolas, una tarea en la que colaboran los miembros del remolcador español Luz de mar que fue el que condujo al Marine I hasta el puerto de Nuadibú, donde fue rechazado. También se esperaba para la madrugada de hoy la llegada del Esperanza del Mar que partió desde Las Palmas este lunes rumbo a Mauritania. Desde el buque hospital, dependiente del Instituto Social de la Comunicaciones con Cruz Roja No eran 200, ni sólo asiáticos, aunque Exteriores aún no ha precisado la cifra ni las nacionalidades. El grupo de inmigrantes que viajaba rumbo a Canarias a bordo del Marine I averiado en aguas territoriales mauritanas, asciende a 400 personas, según confirmaron fuentes de Cruz Roja a este periódico: La mayoría son paquistaníes, aunque también parece que hay algunos subsaharianos Son los datos que la Media Luna Roja en Mauritania ha podido entresacar a los inmigrantes de las cortas comunicaciones que han mantenido estos días con ellos a través de la radio. Creemos que no hay niños ni mujeres, como se dijo en un principio aunque no pueden dar nada por seguro, tampoco el estado de salud de los inmi- Obligan a declarar a un niño que sufrió abusos, contra el criterio de los psicólogos D. C. BARCELONA. La Audiencia de Barcelona obligó ayer a un niño de 8 años a explicar, protegido por una mampara, los presuntos abusos sexuales que le infligió su profesor de Plástica en Mataró entre mayo y junio de 2004, cuando tenía 5 años. El juicio se había aplazado en octubre porque el padre se negó a que su hijo tuviera que rememorar los hechos. El fiscal era partidario de que no declarase, ya que un informe de los servicios de atención a la víctima desaconsejaba la comparecencia en atención a la existencia de perjucios psicológicos en el menor El fiscal pide diez años de cárcel por abusos sexuales para J. Y. M. ahora de 32 años y que lo negó todo. Los peritos consideran creíble la versión del niño. La víctima dijo que no recordaba algunas cosas porque ha pasado mucho tiempo y cayó en algunas contradicciones. Corroboró a la fiscal los abusos pero, a preguntas de la defensa, acabó negando haber visto desnudo al acusado e incluso las presuntas felaciones. El Esperanza del mar en una reciente misión de rescate