Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
6 OPINIÓN MIÉRCOLES 7 s 2 s 2007 ABC AD LIBITUM LOS NUEVOS DEMÓCRATAS LGUNA vez almorcé, en el puerto de Barcelona, invitado a bordo de un barco inmenso y deslumbrantemente decorado con el que uno de los nuevos ricos que aquí tanto abundan demostraba su magnificencia. Desde el aperitivo a los postres, en equilibrio entre lo sublime y lo ridículo, el sobrevenido magnate nos explicó su repulsión al mar y la navegación; pero, sentenció con precisión, si se alcanza un cierto nivel es necesario tener de todo Cuando, después de esa experiencia, llegó la Transición muchas veces me vino a la cabeza la memoria de aquel crucero de secano. Los nuevos demócratas, M. MARTÍN como los nuevos ricos, FERRAND también querían tener de todo y no nos privaron de ninguna de las instituciones que, al margen de su funcionalidad o de nuestra tradición, existen por el mundo. Una de ellas fue el Tribunal Constitucional. Escribí entonces, antes de su materialización y de la proclamación de su primer presidente: Para cubrir una función que bien pudiera atender una nueva sala del Tribunal Supremo nace un nuevo mastodonte estatal. Bueno será que no genere más problemas de los que puede llegar a resolver Podría haberse dicho cosa parecida del Senado, del Defensor del Pueblo, de la prodigalidad parlamentaria que padecemos y de cuantos innecesarios instrumentos integraron el ajuar de la Constitución del 78; pero el TC, que debutó con el primero de los grandes escándalos de la democracia- -Rumasa- ha sido generoso en escaseces y, muy especialmente, en todos los asuntos en los que juega y prima la idea de la libertad. La recusación del magistrado Pablo Pérez Tremps abre una nueva crisis en el TC que, dado el desprecio formal con el que José Luis Rodríguez Zapatero suele abordar los asuntos que afectan al Estado, puede llegar a ser un difícil problema nacional. La irresponsable supresión del recurso previo de inconstitucionalidad ha permitido que el nuevo Estatut entre en vigor con un montón de incógnitas en la barriga y su revisión constitucional obligará a una marcha atrás con guarnición de efectos secundarios. ¿Estaba eso en la cabeza de José Luis Rodríguez Zapatero, más frívolo que perverso, cuando alentó la factura de tan desafortunado Estatut? La recusación del magistrado Pérez Tremps va de suya. Debatirla son ganas de porfiar; pero, que no se olvide, existe el TC por designio de unas Cortes no específicamente constituyentes y su tripulación es el fruto del consenso, más o menos equilibrado, de unos partidos políticos dispuestos a politizar, si se tercia, el café con leche. Así se va desmoronando un Estado. Los tejemanejes de Zapatero, que no se encomienda ni a los propios ni a los extraños, arrastran esas situaciones con la intencionada meta de una España federal o, peor y más posiblemente, confederal. Como mi anfitrión en el puerto de Barcelona, este Zapatero quiere tener de todo. VISTO Y NO VISTO EL ZAPATERISMO ATADO A UNA CAMA A S mente con eso, con el cambio climático, y los de AfganisI hay científicos que sostienen sin pestañear que el tán, con un golpe de viento cambio climático es el castigo que la Naturaleza Ya lo decía el Séneca: nos inflige por afeitarnos con agua caliente, tampo- -Somos tan listos que las vemos venir. Sentimos creco les costará mucho a esos mismos científicos sostener cer la yerba. En fin, una serie de cosas que ahorran muque el zapaterismo es la forma genuinamente española cho estudio. Al fin y al cabo, el cante flamenco ¿qué es, sidel cambio climático. no el canto de los listos que no saben solfeo? En España, el clima nunca ha sido bueno: el barón de Es la listeza propia de nuestra Mujer del Año, con su Montesquieu afirmaba que este clima nos hace criminasonrisa invernal de anuncio de Corega, separanles por exceso de calor, y el cómico don Pompeyo do tan listamente a los manifestantes de buena Gener, que nos vuelve tontos por falta de oxígeno. fe de los manifestantes de mala fe como en el La ciencia estadística viene a darles la razón, Juicio separarán a las ovejas de las cabras. El copues aquí ya no parecen caber hoy ni más criminanocimiento es poder, el conocimiento es seguriles ni más tontos. ¿Cómo nos iba a impresionar Al dad, el conocimiento es felicidad. Rodríguez sólo Gore con su tabarrón de cambio climático? Nos se siente poderoso, seguro y feliz con su amigo habían de impresionar con otra cosa, y ésa cosa es Martínez A. Se puede decir que Martínez A. es a el zapaterismo. Rodríguez lo que Vannevar Bush fue a Roosevelt. ¿Qué hemos hecho los españoles para merecer IGNACIO RUIZ Éste quería una nueva guerra de la ciencia contra un ismo así? Afeitarnos con agua caliente, conQUINTANO la enfermedad y desarrollar el talento científico testaría, científicamente, Al Gore, que ha termien la juventud americana, a lo que Bush respondió con un nado siendo una mezcla de dos personajes de los Simpson: informe imponente: Ciencia, la frontera sin fin RodríApu Nahasapeemapetilon, del badulaque, y Bob, el actor guez quería inaugurar la ciencia española la Iglesia secundario. Siendo vicepresidente de América, guardó nunca nos ha dejado hacer ciencia le dijo en la oreja a un untuoso silencio cuando Clinton tomó la única deciHawking) y Martínez A. ha puesto la primera piedra: el sión sensata de su mandato: negarse a firmar el protocolo CSIC, a disposición de RTVE para difundir el conocide Kioto. Pero hace dos años, no se sabe por qué, resolvió miento científico ¿Cómo? Asesorando a Los Lunnis. llevar, con su familia, una vida sin carbono ¿De qué moMartínez A. ya recibió oficialmente en el campus central do? Evitando el agua caliente explica Al Gore. Parecela visita del profesor Lutecio, que no es firmante del Mará una tontería, pero una tontería que puede valer un nifiesto de los sexenios contra la discriminación y el secPríncipe de Asturias. tarismo en las evaluaciones científicas, razón por la cual Si no nos afeitáramos con agua caliente, no nos haría dialogó en público con Martínez A. y entregó el Premio falta el petróleo, y sin petróleo, no habría Prestige ni Arquímedes. Hawking estaría orgulloso. guerra de Iraq. Es decir, no padeceríamos el zapaterismo. Ahora, cuando hasta el bardo de Brazatortas se cree lo El zapaterismo consiste, por ejemplo, en hacer ministra bastante macho para levantar la patita contra el árbol de de la Salud a una señora que se diría escapada de una seAlcaraz, pienso en el profesor Lutecio para ese debate sión de espiritismo y que exige a los lecheros un aval ciencrucial que el director de The Times mister Thomtífico para hacer batidos sin que los lecheros puedan exisom, con proverbial sinvergonzonería británica, quiere gir, a cambio, el aval científico que la hizo a ella minisprovocar por encargo con la foto del espantajo de un asesitra. ¿Cambio climático? Uno tuvo el primer barrunto de no sondeado en la cama. El profesor Lutecio, míster Thomque el zapaterismo era nuestro cambio climático cuando som y, por supuesto, un par de voluntarios de la DMD. Rodríguez explicó los muertos de Guadalajara precisa-