Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 6- -2- -2007 91 DEPORTES www. abc. es deportes Culpables a partes iguales Nadie está libre de pecado en el Real Madrid. Todos, desde el presidente a los jugadores pasando por el entrenador- -ayer ratificado- -y la dirección deportiva, deben asumir su cuota de responsabilidad TEXTO ENRIQUE ORTEGO FOTOS IGNACIO GIL Y SIGEFREDO Calderón, excesos verbales y de protagonismo Un equipo desorientado, sin juego, insolidario y sin recursos 1 Presidente- candidato. No asimiló el valor y la trascendencia de su cargo y ha estado siete meses comportándose como un aspirante a la presidencia en periodo electoral, pero con todo el aparato del club a su disposición tanto orgánica como económicamente. 1 Mal juego. Al margen de las indicaciones tácticas del técnico, los jugadores también tienen su responsabilidad en el juego porque son los que lo ejecutan. Ningún entrenador les manda que jueguen mal. La falta de acierto en el remate es ya preocupante. Se agarró al puesto y no quiso saber nada de nuevas elecciones, aunque estaba sin contar el voto por correo. Retrasó lo más posible la Asamblea General y dio golpes de efecto, como los fichajes del mercado de invierno. Tras la Asamblea se comprometió públicamente a realizar un referéndum entre todo la masa social para ver si era partidaria de la convocatoria de elecciones y tres meses después no lo ha hecho, y ya ha dicho que no es el momento de convocarlas. 2 No convocar elecciones. Aunque ha sido generalizado, hombres como Cannavaro, Emerson y Diarra, de los que se esperaba mucho por sus precedentes, no se han adaptado al fútbol español. Individualmente no han estado a su nivel. 2 Bajo rendimiento. 3 Falta de reacción 4 Reino de taifas. 3 Falta de autoridad. Una cuestión es delegar funciones y responsabilizar a cada departamento de su parcela correspondiente y otra no ejercer de presidente. No lo hizo cuando Capello tomó las decisiones de apartar a Beckham y Ronaldo, que son patrimonio del club y aceptó la decisión del técnico. Tampoco dio un golpe de timón cuando se enteró de que algunos jugadores habían incumplido el reglamento de régimen interno con sus salidas nocturnas. El colectivo ha demostrado un carácter enfermizo y nunca ha dado la sensación de poder con la situación. Se ha visto arrastrado por los resultados y la dinámica negativa que se vivía y vive en el club. No hay unión en el vestuario. Falta un líder y quien más se acerca, Raúl, bastante ha tenido con sobrevivir a su situación personal. Nunca existió una reacción solidaria ante los casos que se han ido produciendo: Cassano, Ronaldo o Beckham. Capello, errores tácticos, de estrategia, de palabras y gestos 4 Incontinencia verbal. Le gustan las cámaras, los micrófonos y los actos públicos. Se ha comportado como un forofo más en sus reuniones con las peñas con promesas tan ridículas como que acudirían tres veces a Cibeles. Su momento culminante fue en la conferencia en la Universidad donde arremetió contra todo y contra todos, para luego tener que pedir perdón en público y privado a su plantilla. 1 Fichajes fallidos. Apostó por unos jugadores veteranos, con experiencia y de su total confianza, y no le ha salido bien. Cannavaro, Emerson y Diarra han fracasado hasta ahora. Van Nistelrooy no ha colmado las expectativas y tampoco ha sido capaz de recuperar para la causa a Cassano. 2 Táctica errónea. No ha dado con la tecla. Su equipo juega mal porque no tiene fútbol. No lleva la iniciativa. No quiere el balón y se muestra a la contra. Después de mucho insistir tuvo que deshacer el tándem Diarra- Emerson porque eran más de lo mismo. En muchos partidos ha renunciado a una banda y cuando ha jugado con dos lo ha hecho con jugadores a pierna cambiada, abortando el juego exterior. Alejó a Raúl del área y colocó a Ramos de lateral izquierdo en Riazor. 3 Exceso de celo. Fabio Cannavaro ha recibido un aluvión de críticas porque no ha respondido a las expectativas que se depositaron cuando fue fichado como campeón del mundo Tomó decisiones que no son propias de un entrenador, como anunciar que Beckham no volvería a jugar en el Real Madrid o que no quería ver a Ronaldo en el vestuario a partir del 31 de enero. Tampoco supo gestionar la situación de Cassano. Prefirió incluir a Emerson lesionado en el banquillo contra el Zaragoza y llamar a Nieto, que estaba en Alicante con el Castilla, antes que dar su brazo a torcer con Beckham Amén de echar casi siempre la culpa a sus jugadores, hay que recriminarle el feo gesto que hizo a la grada al finalizar el partido contra el Zaragoza y su agradecimiento a los ultras el domingo, después de lo pasado en Italia y menospreciando al resto de la afición del Bernabéu. 4 Peinetas y ultras.