Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 6- -2- -2007 El goya robado camino de Nueva York se exhibirá finalmente en el Guggenheim 83 Todo retrato del siglo XX es un mosaico de máscaras dice Paloma Alarcó, comisaria de la muestra, junto a Malcolm Warner Malcolm Warner, para ilustrar la tesis de la muestra: los límites del arte para representar la realidad. Cualquier retrato tiene implícito un engaño advierte Paloma Alarcó. Lo que podría ser una exposición tediosa y aburrida, con una interminable sucesión de retratos de personas posando en una silla, se torna en una amena visita a una maravillosa y variada galería de retratos. Una aventura continua, con contrastes sin tregua, apunta Guillermo Solana, conservador jefe del Thyssen. Y así es: hay retratos tradicionales, transgresores, clásicos, gestuales, simbólicos, cubistas, psicológicos, sociales... Para todos los gustos. El recorrido arranca en el Museo Thyssen (se centra en la segunda mitad del siglo XX) con una sala que reúne geniales autorretratos de Van Gogh, Gauguin, Munch, Picasso (que se retrata con peluca y disfrazado de arlequín) y Lucian Freud, en un curioso autorretrato: pinta su imagen reflejada en un espejo de mano. Todo autorretrato en el siglo XX- -afirma la comisaria- -tiene implícito un autorretrato Los expresionistas vieneses optaron por dislocar y exagerar el gesto para representar la psicología del modelo. Hay buenos ejemplos de Klimt, Kokoschka y, muy especialmente, Schiele: el gesto en su máxima expresión. Los fauvis- tas, en cambio (Matisse, Vlaminck, Miró... escogieron el color como elemento expresivo. Todo retrato del siglo XX es un mosaico de máscaras dice Paloma Alarcó. Afirmación que toma forma en una sala donde se enmascaran a los retratados, con tres protagonistas: Picasso, Modigliani y Cézanne: excepcional, su Madame Cézanne en un sillón amarillo El pintor retrata a su mujer como si estuviera petrificada. Igual que las hieráticas figuras de Modigliani. Me alegro de que Cézanne pintara manzanas, pero eso no es lo que me interesa Chuck Close s Pintor El Museo Reina Sofía acoge desde hoy la primera exposición que se realiza en España del impactante artista norteamericano MANUEL DE LA FUENTE MADRID. En primer plano y sin componendas. Así concibe el arte el pintor norteamericano Chuck Close, quien por primera vez ve su obra expuesta en España. Concretamente, en el Reina Sofía, donde hoy se inaugura la muestra que, comisariada por Klaus Kertess, recoge la etapa creativa de Close entre 1968 y 2006. A unos metros de distancia, los gigantescos retratos de Chuck Close se antojan fotografías reproducidas a tamaño más que natural, casi sobrenatural. Pero, según uno se va acercando y les toma la medida, descubre que son retratos, sí, pero realizados con diversas técnicas pictóricas. Para mostrarnos con pelos y señales (y no es una frase hecha) sus ideales artísticos, Close proyecta una fotografía sobre el lienzo previamente cuadriculado y, posteriormente, traslada minuciosa y metódicamente, cuadrícula a cuadrícula, la imagen a la tela. El resultado, a menudo desasosegador, es visualmente impactante, notablemente personal y ciertamente intransferible. Y surgió en un momento en el que el artista se encontraba en un cruce de caminos humano y pictórico. A mediados de los sesenta, explica, me encontraba bastante cansado de lo que había hecho hasta entonces, trabajos abstractos que realizaba en apenas un día. Entonces decidí ir justamente en la dirección contraria, y dejar de basar mi expresión plástica en los dogmas claros y clásicos del arte El proceso de selección de las obras de este hombre, al que una tretraplejia producida por un aneurisma cerebral en 1988 no pudo apartar del camino del Cubismo: el espejo se rompe El cubismo rompe el espejo en mil añicos y los retratos se fragmentan: Braque, Picasso, Gris, Dalí, Rivera... El periodo de entreguerras provoca que los retratos retornen al clasicismo, como se aprecia en tres retratos que Picasso hizo de su primera mujer, Olga Kokhlova. Destacan también en esta sala el retrato que hizo Dalí de su padre o el de Joan Miró con su hija Dolores, firmado por Balthus. Geniales, los ácidos retratos de Soutine. La parte del Thyssen se cierra con retratos simbólicos de Miró, Dalí, De Chirico o Frida Kahlo. La visita a la Fundación Caja Madrid resulta una aventura igualmente apasionante. Los momentos más emocionantes los protagonizan Bacon (hay tres espléndidos trípticos donde el hombre se metamorfosea) Picasso (grandes retratos de Dora Maar y Jacqueline Roque) o Lucian Freud (la pintura hecha carne) Junto a tres autorretratos, la Tate ha cedido un inquietante lienzo, Muchacha con perro blanco y se exhibe uno de sus últimos retratos: El pintor sorprendido por una admiradora desnuda De Giacometti a Antonio López (ambos representados en pintura, dibujo y escultura) y otro de los grandes retratistas vivos: David Hockney, a quien la National Portrait Gallery de Londres acaba de consagrar una gran exposición de sus retratos y del que se exhiben cuadros tan célebres como Modelo con autorretrato inacabado Cierra la exposición Andy Warhol con algunos de sus geniales autorretratos en sombra. Chuck Close, ayer en el CARS junto a un autorretrato arte, no es sencillo. Close elige sus víctimas entre familiares y conocidos, ya que, como reconoce, estas personas no ganan nada al prestar su imagen y tampoco son dueñas del retrato. Por eso escojo personas cercanas con las que no tengo compromiso alguno de sacarlas bien DANIEL G. LÓPEZ Sin una emoción especial Chuck Close parte, pues, de la fotografía, un elemento objetivo más o menos sonríe con ironía) que es como es y punto. Pero, ¿nunca le ha apetecido hacer trampas, manipular sobre el lienzo lo que fue fotografiado? Intento pintar de la manera más neutral posible, sin una emoción especial. Pero lo que sí busco es incrustar en la imagen signos de lo que ha sido la vida de la persona hasta que yo la retrato No ha llegado a hacerlo, pero sí existió un momento en el que Close se planteó retratar al- ABC. es Warhol visto por Warhol Imágenes de la exposición en abc. es cultura go que no fueran caras en primer plano de seres humanos. Me dije, ¿y si me pongo a pintar paisajes y bodegones? Fue una idea pasajera, porque no hay nada que me interese tanto como las caras de las personas. Me alegro mucho de que Cézanne pintara manzanas, pero eso no es lo que me interesa Señala que nunca se le ha pasado por la imaginación pensar qué opinarían de su trabajo los grandes maestros clásicos, aunque, por encima de todos, se siente en deuda con Velázquez. Sin duda, es lo que más me atrae del Museo del Prado. Salvando las distancias, yo no me comprometo a que la gente salga contenta y bien retratada, lo mismo que hizo Velázquez en su tiempo. Él nunca se sintió obligado a pintar guapos a los reyes y nobles, nunca se vio obligado a halagarles Más información sobre la exposición: http: www. museoreinasofia. es