Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 6 s 2 s 2007 Necrológicas AGENDA 63 Enrique Balcells Rocamora Científico Un soñador entregado a la Ciencia Su gran contribución a la ciencia española fue el estudio de las interacciones entre las actividades humanas y sus consecuencias en los ecosistemas de montaña J. M. G. R. En la madrugada de ayer falleció el doctor don Enrique Balcells Rocamora, uno de los científicos de mayor relevancia en la historia reciente de los estudios de Ecología en España. El doctor Balcells había nacido en Barcelona en 1922, obtuvo el título de Licenciado en Ciencias Naturales por la Universidad de Barcelona en 1943 y se doctoró en la Universidad de Madrid en 1950. Su primera dedicación científica estuvo claramente volcada hacia el campo de la zoología, con frecuentes estancias en el Museo de Zoología de Ginebra, la Cátedra de Anatomía Comparada de la Sorbona, en los laboratorios de vertebrados del Museo de Historia Natural de París y en el Instituto Zoológico de la Universidad de Basilea. Los trabajos publicados durante los años cincuenta y sesenta sobre aspectos faunísticos y ecofisiológicos, así como anatomía y fisiología del desarrollo se consideran hoy, muchos años después, aportaciones fundamentales para el desarrollo de la zoología española. Profesor de Investigación del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) el doctor Balcells ha sido además vicepresidente del antiguo Patronato Alonso de Herrera de este organismo. Ha actuado también como secretario del Comité Español para el Programa Biológico Internacional, Presidente del Comité Español para el Programa Man and Biosphere (MaB) y académico de la Real Academia de Ciencias y Artes de Barcelona. Su dilatada actividad científica se refleja en más de doscientas publicaciones científicas en revistas nacionales y extranjeras y en numerosas monografías. Su prestigio se vio sensiblemente incrementado por su labor en la fundación y consolidación de los institutos Enrique Balcells Rocamora es investido doctor honoris causa por la Universidad de Zaragoza en mayo de 1991 del Consejo Superior de Investigaciones Científicas en Jaca (Huesca) En 1963 contribuyó decisivamente a crear el Centro Pirenaico de Biología Experimental, del que fue su director hasta 1984. Desde 1968 fue además director del Instituto de Estudios Pirenaicos, ligado entonces al Departamento de Geografía de la Universidad de Zaragoza y posteriormente trasladado a Jaca. Su labor en ambos centros de investigación puede considerarse inmensa cuantitativa y cualitativamente. El doctor Balcells, con el apoyo de otro de los grandes pioneros de la Ecología española, el doctor Montserrat, creó un equipo de jóvenes científicos distribuido hoy por toda España y sentó las bases de lo que debía ser una ciencia ecológica avanzada y adaptada a los cambios que afectaban a las áreas de montaña. Esa fue precisamente su gran contribución a la ciencia española: el estudio de las interacciones entre las actividades humanas y sus consecuencias en los ecosistemas de montaña. Concebía el territorio como un espacio en el que se establecen múltiples interferencias de tipo físico y humano, de manera que su dinámica actual no se entiende sin la presencia histórica de las sociedades humanas, adelantándose varias décadas a otras iniciativas. Por esta razón, fue investido el día 16 de mayo de 1991 como doctor honoris causa por la Universidad de Zaragoza, a propuesta de su Departamento de Geografía. Quienes tuvimos el honor y el placer de trabajar con él recordamos bien sus trabajos sobre la trashumancia y la ganadería en general, así como los problemas que se derivan de la competencia de usos del suelo en los fondos de valle. En 1985 dejó la dirección de los dos centros, que se fusionaron en uno sólo, el actual Instituto Pirenaico de Ecología. Después de su jubilación en 1991 continuó trabajando como siempre en su despacho, participando en el Patronato del Parque Nacional de Ordesa y Monte Perdido, escribiendo nuevos artículos e informes y dando consejos a quienes mantenían con él una relación de afecto que realzaba sus muchas virtudes personales. Fue un hombre generoso en extremo al volcar toda su vida en los sueños inalcanzables que caracterizan a los grandes científicos y en la formación de quienes fuimos jóvenes y creímos en lo que él nos inculcaba: el rigor y el entusiasmo, la necesidad de abrir nuevas líneas de trabajo que nos dieran explicación a la complejidad de los sistemas naturales. Descanse en paz. Paco González Paco González, que fue piloto oficial de Montesa y Bultaco en la década de los cuarenta y cincuenta y se convirtió en el primer valenciano que subió a un podio de un Gran Premio del Mundial de Motociclismo, falleció ayer a los noventa y un años. El ex piloto valenciano, natural de Benifaió y que empezó su carrera profesional a una edad tardía (treinta años) fue el tercer clasificado en el Gran Premio de Inglaterra de 1959, en el Trofeo Turístico de la Isla de Man en la categoría de 125 cc. También poseía varios récords de velocidad como el de las 24 horas de Montjuich y fue diez veces campeón de España, siete en la categoría de 500 cc, dos en la de 350 y una en el octavo de litro. Paco González, que ganó carreras en Europa, Uruguay y Argentina, reiteró en varias ocasiones cuando se retiró a punto de cumplir los cincuenta en la ciudad como Paco el de la lotería porque con su moto hacía el trayecto Madrid- Valencia para llevar lo más rápido posible el listado oficial de los premios al diario Levante para que fuera el primero en publicarlo en una época en la que apenas había avances tecnológicos en comunicación. Club, mientras que el presidente Ramón Calderón, envió su pesar: El Real Madrid, en nombre de su Junta Directiva, también desea mostrar su más sentido pésame al ex jugador del Madrid, así como a su viudo don Antonio, y a sus hijos, Antonia, Elisa, José, Pedro y César, así como a todos sus familiares y amigos vo en la década de los cincuenta memorables duelos con la selección soviética. José Carlos Bauer El ex futbolista brasileño José Carlos Bauer, uno de los mayores ídolos de la historia del fútbol de Brasil, ha muerto en Sao Paulo, ciudad en la que nació, a los ochenta y un años. Bauer fue campeón junto a la selección nacional en la Copa América de 1949 y defendió a la verdeamarela en los mundiales de 1950, cuando fue apodado el gigante del Maracaná por su tamaño físico. Hijo de un suizo y una brasileña, fue uno de los jugadores brasileños que más veces vistió la camiseta del Sao Paulo, equipo que defendió en 401 oportunidades y con el que conquistó siete campeonatos provinciales. Como técnico, dirigió los equipos de Ferroviari de Araraquara, de Guadalajara, México y Millonarios de Colombia. Gregoria Alfaro Masao Takemoto Hoy recibirán cristiana sepultura en el cementerio de Cieza (Murcia) los restos mortales de doña Gregoria Alfaro, madre de José Antonio Camacho Alfaro, ex jugador (disputó 414 partidos de Liga) y entrenador del Real Madrid, entre otros, y ex seleccionador del combinado nacional, que ha fallecido a los noventa años en Albacete. Una de las primeras coronas que se recibió en el tanatorio donde reposan los restos mortales de doña Gregoria Alfaro fue del Real Madrid y de la Asociación de Ex Jugadores del El gimnasta japonés Masao Takemoto, que ganó siete medallas olímpicas entre 1952 y 1960, ha muerto a los ochenta y siete años. Takemoto ganó la plata en salto en Helsinki 52, la plata por equipos y el bronce en barra, en paralelas y en anillas en Melburne 56 y el oro por equipos y la plata en barra en Roma 60. También fue campeón del mundo en 1954 y 1958. Según la Federación Internacional, Takemoto fue un gimnasta excepcional miembro del equipo japonés que mantu- Paco González en marzo de 1956 EFE años, que dejaba el motociclismo profesional para que su hijo fuera campeón, como así sucedió tiempo después. El ex campeón era conocido