Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
36 MARTES 6- -2- -2007 ABC INTERNACIONAL www. abc. es internacional La guerra de Irak dispara el presupuesto de EE. UU. de 2008 y recorta los gastos sociales El presidente envía a un Congreso opositor su plan para aumentar un 11,3 por ciento los gastos del Pentágono JOSÉ LUIS DE HARO SERVICIO ESPECIAL NUEVA YORK. El presidente estadounidense, George W. Bush, podría haber elegido el peor momento de su periplo por la Casa Blanca para presentar ante el Congreso un abultado presupuesto que alcanza la friolera de 2,9 billones de dólares y que dispara explícitamente el gasto militar mientras acorrala otras propuestas sociales como la sanidad o la educación. Un camino que el mandatario quiere endulzar con la esperanza de corregir el déficit federal en los próximos cinco años, algo que para muchos demócratas no deja de ser pura fantasía. En un esfuerzo por imponer su fuerza, el presidente apuesta por hacer permanentes sus recortes de impuestos durante los próximos 10 años, algo que costará cerca de 1,6 billones de dólares al mismo tiempo que espera ahorrar cerca de 78.000 millones de dólares recortando los grandes programas sanitarios de su gobierno. Aún así, la guinda del pastel la sigue marcando su cruzada contra el terrorismo y la sangría iraquí que han hecho que la Administración Bush haya decidido destinar cerca de 624.600 millones de dólares para sus operaciones militares y de defensa, una cantidad que aumenta considerablemente respecto a los 600.300 millones aprobados para 2007. En un arriesgado movimiento, el presidente incluye por primera vez la cantidad que desea destinar a Irak y Afganistán, cifras que en años anteriores no formaban parte del presupuesto regular estadounidense. Bush muestra una copia de su propuesta de presupuesto para 2008 en una reunión de su Gabinete ayer en la Casa Blanca sus cifras aludiendo a la seguridad de la nación y su lucha contra el terrorismo, la fortaleza de la economía o el mantenimiento de los recortes de impuestos. Pese a su esperanzadora fórmula, para muchos demócratas este presupuesto es un completo despropósito. Al menos así lo aseguraba, Kent Conrad, director del Comité Presupuestario del Senado, que no dudó en calificar las cifras presentadas por el presidente como decepcionantes y repletas de deudas Además, añadía que el presupuesto se encuentra completamente alejado de la realidad, por eso conducirá a Estados Unidos por la dirección equivocada Con este explícita oposición, parece que Bush no lo tendrá nada fácil para convencer a la Cámara Baja, que por primera vez desde que ocupase la presidencia cuenta con una mayoría liberal, de imponer al Departamento de Defensa como la máxima prioridad estadounidense. Al menos, eso se deduce al observar el incremento de 11.3 hasta alcanzar los 481.000 mil millones de dólares que la Casa Blanca quiere destinar exclusivamente al Pentágono. REUTERS Recortes polémicos Pero las relaciones se prometen más tirantes aún cuando se habla de temáticas sociales. El presidente quiere recortar cerca de 66.000 millones de dólares del programa para jubilados Medicare, que beneficia a cerca de 43 millones de ciudadanos, y otros 12.000 millones del Medicaid, que ofrece ayuda sanitaria a la gente sin recursos, durante los próximos cinco años. Aún así, con una partida de 69.300 millones de dólares, el Departamento de Salud aparece como la dependencia con Marcar prioridades Dentro del gasto global en defensa y operaciones militares, la Casa Blanca quiere destinar 235.000 millones de dólares en apoyar sus proyectos en Irak y Afganistán Eso sí, dicha cantidad incluye las peticiones e incrementos que se han realizado en el presente ejercicio para combatir la lucha contra el terror y otros costes del Ejército. Mi presupuesto refleja las prioridades a día de hoy de Estados Unidos aseguraba el mandatario, que justificaba Bush incluye por primera vez la cantidad que desea destinar a Irak y a Afganistán Las primeras reacciones demócratas lo tildan de despropósito y preludian una larga batalla en el Congreso el segundo mayor presupuesto. Además, pese a que la tercera mayor partida está destinada al Departamento de Educación, con 56.000 millones de dólares los estudiantes sólo contarán con ayudas que suben desde los 4.060 dólares hasta los 4.600, una cantidad que los demócratas no dudarán en querer incrementar. A la espera de ver cómo sientan estos cálculos en la Cámara Baja, en general, los recortes tienen el objetivo de reducir a 239.000 millones de dólares el déficit presupuestario, que este año se anticipa crecerá a 244.000 millones de dólares. Más información sobre el presupuesto: http: www. whitehouse. gov omb budget fy 2008