Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 6 s 2 s 2007 ESPAÑA 31 Mauritania vuelve a rechazar el buque negrero rescatado por un barco español Exteriores trata de cerrar un acuerdo in extremis para evitar otro conflicto como el del Francisco y Catalina con Malta E. CALVO C. MORCILLO LAS PALMAS MADRID. Mauritania seguía anoche diciendo no a España mientras unos 200 asiáticos- -más de 300 según algunas fuentes, que hablaban de mujeres y niños- -esperaban ansiosos una solución a bordo de un barco negrero a unas 12 millas del puerto de Nuadibú. Llevan desde el sábado varados en alta mar, con el auxilio del buque de Salvamento español Luz del Mar que los aprovisiona, y el rechazo de las autoridades mauritanas a que desembarquen. Exteriores intentó durante todo el día buscar una solución ante un caso que amenaza con convertirse en un nuevo Francisco y Catalina (el pesquero valenciano que rescató a unos náufragos africanos frente a Malta) Fuentes diplomáticas señalaron a ABC que a última hora de la noche se alcanzó un principio de acuerdo triangular entre España, Mauritania y Guinea Conakry tras las conversaciones a alto nivel mantenidas entre los tres países. La negociación debe apuntalarse hoy. a Europa para poder solucionar el problema. No hubo respuesta. Necesitaban dinero para quitarse el problema de encima, y los distintos países a quienes compete este asunto lo que han hecho ha sido mirar para otro lado señalan las fuentes consultadas. Exactamente hacían falta unos 30.000 euros, y los asiáticos y las mafias que han organizado su viaje (un grupo de griegos y marroquíes) habrían sido detenidos hace tiempo Esa cantidad era la necesaria para llevar a cabo el desembarco, las detenciones, poder hundir el buque para que no volviese a ser utilizado por las mafias, y eliminar los materiales contaminantes de la embarcación señalan las mismas fuentes, al tiempo que aseguran que Guinea no dispone de medios para afrontar sola este tipo de operaciones Máxime, continúan, con la coyuntura interna del país, que ha estado al borde del conflicto bélico saldada con el nombramiento de un nuevo primer ministro. Guinea controló el buque durante semanas sólo con una patrullera y nueve zodiacs y proporcionó agua y arroz al grupo de asiáticos. Al parecer, no es la primera vez, y ocurrió lo mismo con el barco que hace menos de un mes desembarcaba por sus propios medios en la isla de El Hierro, tras zarpar de Sierra Leona. Desde Guinea piden ayuda para evitar que se repita la historia y desde la Comisión Española de Ayuda al Refugiado (CEAR) se exige la asistencia digna e inmediata a los asiáticos. Frontex otra vez a África Tras casi dos meses sin vigilancia europea en las costas africanas, la Agencia Europea de Fronteras (Frontex) prevé activar el dispositivo para evitar la salida de embarcaciones clandestinas a partir del lunes próximo. En el Hera III, como se conoce el nuevo programa, se espera la participación- -junto a España, Mauritania y Senegal- -de Portugal, Alemania, Francia, Italia y Luxemburgo. Las operaciones anteriores finalizaron en diciembre pasado. Guinea Conakry custodió el barco chatarra durante semanas, pero no pudo impedir su salida Dirección Canarias Mauritania se niega a aceptar a un barco que pidió socorro en sus aguas territoriales, pero no jurisdiccionales y que no había partido de ninguno de sus puertos, según confirmaron fuentes de Exteriores. El SOS tuvo su origen en un problema con el motor. Estamos a la espera de que se aclaren responsabilidades señalaron fuentes del Departamento. Los inmigrantes están asistidos y no hay enfermos a bordo, pero su futuro es más que incierto y podrían volver a Conakry, o bien ser obligados a desembarcar en Mauritania. Su objetivo era Canarias; ante la frustración, ayer desplegaron una pancarta en mitad del mar dirigida a no se sabe quién. Hace ya más de dos semanas que las autoridades españolas sabían que existía el Marine I el buque negrero que fue rescatado el sábado en aguas territoriales mauritanas, según explicaron a este periódico fuentes de toda solvencia. El barco, que fondeó una larga temporada en el río Komponi (en la República de Guinea, en la frontera con Bissau) fue detectado por las autoridades de Conakry, que pidieron auxilio Una de las habitaciones de los bajos de la casa, en la que pudo entrar el hijo del dueño cuando los rumanos la abandonaron ELENA CARRERAS Todos los rumanos abandonan la casa de Badalona tras la protesta vecinal ABC BADALONA. Los rumanos que quedaban en un inmueble del barrio badalonés de la Salud abandonaron ayer los bajos que ocupaban, tras las protestas protagonizadas por los vecinos el pasado fin de semana. La protesta estalló después de que los dueños del primer piso del número 90 de la calle Pau Piferrer, un matrimonio español, se quejaran de graves problemas en los sanitarios de su baño debido al comportamiento incívico de los vecinos de la planta de arriba, donde vivían tres familias rumanas. El dueño del segundo echó a éstas el mismo sábado, mientras que los propietarios de los bajos exigieron también a sus inquilinos que se fueran. Una treintena de rumanos se distribuian entre los dos pisos, por los que, según los vecinos, se cobraban altos alquileres, pese a que el propietario de los bajos asegura que no le pagaban. Ayer, sobre las nueve y media de la mañana, una veintena de personas cargó sus pertenecias en una furgoneta y desapareció. Atrás quedaba una vivienda de alrededor de 40 metros cuadrados llena de colchones y muy sucia. La alcaldesa de Badalona, la socialista Maite Arqué, que por la tarde mantuvo una reunión con vecinos de Pau Piferrer, declaró que tiene constancia de la existencia en la ciudad de 176 pisos patera y pidió cambios legales para que los ayuntamientos puedan actuar en estos casos. El presidente del grupo municipal del PP, Xavier García Albiol, dijo que un informe de la Guardia Urbana de 2006 reconoce la existencia de 100 pisos sólo en el barrio de la Salud. Recordó la normativa que obliga a los ayuntamientos a retirar la cédula de habitabilidad a los pisos que no estén en condiciones de ser ocupados.