Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC MARTES 6- -2- -2007 Hacia un nuevo proceso s El Gobierno insiste con el himno y la bandera ESPAÑA 15 Los símbolos nacionales entre nuestros aliados Alemania Los alemanes mantuvieron durante 60 años un patriotismo reducido al coche y el fútbol. En la última década, el Gobierno de socialdemócratas y verdes buscó sacar del armario un patriotismo de bolsillo, lo que alcanzó visibilidad durante el Mundial de fútbol, cuando el canciller cantó el himno y el presidente dijo alegrarse de no ser el único que lleva un coche con bandera. Hasta la secretaria de Medio Ambiente lucía en su bicicleta la enseña. Reino Unido El Reino Unido no impone limitaciones en el uso de la bandera y del himno nacional. Individuos, autoridades locales y otras organizaciones pueden enarbolar la Bandera de la Unión siempre que lo deseen indica expresamente la guía elaborada por el Ministerio de Cultura, Medios y Deportes. En el caso del himno, el Dios salve a la Reina ni siquiera existe esa especificación en su uso dada su obviedad. Italia La bandera italiana ondea sobre manifestaciones de todo tipo, sin distinción de partidos políticos. Es más, a los italianos les encantan las manifestaciones callejeras y las concentraciones con mares de banderas en las que el emblema nacional figura al lado de los del sindicato de turno o de los partidos. Algo similar ocurre con el Himno de Mameli es una marcha alegre que gusta a todos, excepto a los de la Liga Norte, los separatistas de Umberto Bossi. Estados Unidos Pese a que en Estados Unidos los enfrentamientos entre demócratas y republicanos estén a la orden del día, los estadounidenses muestran una devoción incondicional por su bandera, adoptada el 14 de junio de 1777. Su presencia es imprescindible en cualquier tipo de evento, desde manifestaciones hasta eventos deportivos, como la Super Bowl, y jamás para un norteamericano aportaría connotaciones negativas. Francia En Francia, la bandera y el himno nacional son motivo de orgullo común y compartido de todas las grandes formaciones políticas. En todas las manifestaciones de protesta, de izquierda o derecha, es muy recuente que los alcaldes o concejales desfilen con el pecho cruzado con un echarpe con los colores de la enseña nacional. Y también es muy frecuente que los mitines conservadores o socialistas terminen con la Marsellesa entró en polémicas sobre el uso oficial o no del himno, regulado, a través de un decreto del año 1997, gobernando el PP. Sí quiso dejar muy claro que sólo a un Gobierno empeñado con la división puede irritar que sus ciudadanos utilicen los símbolos nacionales Precisamente, fuentes del Ejecutivo quisieron aclarar ayer que no habrá ninguna actuación contra el Foro por el uso de la Marcha Real. En el enésimo capítulo del enfrentamiento Gobierno- PP, el ambiente no parece el más oportuno para una reunión del Pacto Antiterrorista, todavía sin fecha. Acebes ayer no adelantó más que lo ya sabido, esto es, que la reunión de la comisión de seguimiento debe producirse cuanto antes porque es necesario que adopte un acuerdo inmediato sobre la ilegalización del PCTV y de las plataformas que Batasuna está constituyendo, dijo, para presentarse a los comicios de mayo. No tiene arreglo La conclusión en el PSOE es que este PP no tiene arreglo En su dirección se ha instalado la convicción de que hasta después de las próximas elecciones generales no será posible restablecer el consenso con el PP en materia antiterrorista. Aunque oficialmente buscaremos el acuerdo si es preciso debajo de las piedras según dijo su portavoz, José Blanco, también, con más claridad que nunca, apuntó que si no es posible ahora, lo seguiremos intentado con la nueva dirección que tendrá que elegir el PP después de una derrota electoral más contundente Blanco, tras la reunión de la ejecutiva del PSOE, expresó su respeto hacia los muchos miles de ciudadanos que acudieron con el sincero propósito de expresar su rechazo a ETA y evitó seguir con la polémica sobre el uso del himno nacional. Zapatero dijo ante la ejecutiva de su partido, a la que expuso un amplio informe socio- económico, que cuanto mejor va España, más irritado y desesperado está el PP