Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
8 OPINIÓN MARTES 6 s 2 s 2007 ABC REVISTA DE PRENSA CARTAS AL DIRECTOR Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepasen el espacio destinado a ellas. Juan Pedro Quiñonero Mentiras públicas Tus lágrimas no son nuestras sonrisas La foto sin duda lo dice casi todo. Un hombre consumido por el hambre, un ser humano al borde de la muerte por inanición. Un mal del que el individuo es autoculpable, un daño conscientemente buscado, con la penuria moral que ello supone. Una fotografía que despierta cierto sentimiento de misericordia y amparo en todos cuantos la ven. Y reitero que la fotografía lo dice casi todo porque el casi viene determinado por el pie de foto. Esa persona postrada en la cama es un asesino. Se llama De Juana Chaos, uno de los muchos amigos que el hombre de la guadaña tiene en España. Sobre sus hombros, ahora débiles y huesudos, recaen 25 vidas. Sobre sus hombros, no sobre su conciencia. Ahora apela a todas las nuestras. Cuenta una historia popular que un viejo lobo, desnutrido y moribundo, lamentaba que los corderos, que no se dejaban comer, eran los causantes de su desfallecimiento. Eso le convertiría en mártir a los ojos de toda la comunidad de corderos. Pero los corderos, que no eran tontos, sabían que los verdaderos mártires eran todos sus congéneres, aquéllos que cayeron bajo las fauces del lobo cuando éste era aún joven y vigoroso. El viejo lobo no pudo convencerles, sabedores los corderos de que tantas veces los lobos se acercaron a ellos con intención de hacerse amigos, cuando lo único que querían era lanzarse sobre sus yugulares en el momento menos esperado. Dos fueron los últimos que cayeron en la trampa. En España ya tenemos 820 corderos caídos bajo fauces de lobos. Ellos son los verdaderos mártires. Ásí de claro. No queremos ninguno más. La diferencia es que, esta vez, las lagrimas del lobo no serán nuestras sonrisas. Pelayo Barro Fernández. Oviedo IÑAKI Y BIN LADEN as sospechas nacionales e internacionales sobre los diálogos paralelos entre los hombres de José Luis Rodríguez Zapatero y ETA suscitan reservas de fondo. La foto y entrevista del Times de Londres con Iñaki de Juana Chaos ha provocado muchas cartas de indignados lectores. Algunos ejemplos. Kiko (Bilbao) ¿Cómo puede un periódico serio publicar una entrevista con un personaje que abría una botella de champán cada vez que ETA mataba a inocentes? Es como si ustedes hubiesen publicado una entrevista con Bin Laden M. Mar (Madrid) Por favor, no den legitimidad a un asesino Álvaro Uriarte (Ámsterdam) ¿Un miembro importante de un grupo separatista? ¿Por qué no lo llaman terrorista y llaman a ETA banda terrorista, como hace todo el mundo? Fernando (Madrid) De Juana no escribió artículos de opinión. Indicó objetivos a asesinar. Ustedes nos ofenden con su ignorancia J. Dundee (Londres) Es un terrorista, un asesino. Debe estar en la cárcel siempre. Lo mejor que podría ocurrirle con su huelga de hambre es morir Pedro (Madrid) ETA no es un grupo separatista vasco sino una banda terrorista Entre las escasas opiniones más o menos favorables a Iñaki de Juana Chaos, Ainoa (Donosti) escribe: Muchos vascos odian a España. Y viceversa. Muchos vascos odian a otros vascos. Y viceversa. Necesitamos llegar a un compromiso y dejar de usar a ETA como un juguete político En Berlín, Die Welt (DW) publica un severo editorial titulado: Claridad en la lucha contra ETA DW comienza por afirmar su perplejidad ante las reacciones gubernamentales contra la manifestación convocada el pasado sábado en Madrid por el Foro Ermua: Los socialistas también instrumentalizaron el terrorismo Y recuerda un caso que considera canónico, el 11- M, que hizo posible el sueño personal de Zapatero DW estima que los españoles contrarios a la negociación con ETA lo que quieren es libertad y seguridad DW concluye: la lucha contra el terror requiere más claridad. L Ya dura demasiado y nadie le pone remedio. ¿Cuántos asistentes había en esta o en la otra manifestación? Las cifras que se publican son escandalosamente contradictorias. Tanto las que se dan desde organizaciones privadas como desde las públicas y gubernamentales. Cuando se dan- ¡en tantas ocasiones! -cifras desorbitadas por una parte e ínfimas por otra no cabe duda de que alguien o todos mienten. Las diferencias, que a veces sobrepasan el millón de manifestantes, como acaba de ocurrir con las últimas celebradas en Madrid, no son un fallo de cálculo, un fallo técnico, ni una simple manipulación de mala fe, sino una auténtica mentira pública para engañar a la opinión. Y esto no sólo es intolerable e inmoral, sino que, como he denunciado y pedido tantas veces- -incluso con ocasión de manifestaciones a favor o en contra de la entrada en la OTAN, de la Constitución europea, del estatuto de Cataluña, de la llegada de Tarradellas, a favor o en contra de Ibarretxe o de Jordi Pujol- debería ser castigado, duramente penalizado. Mentir tan descaradamente, tan maliciosamente, tan deshonestamente, quien sea el que lo haga, va contra la verdad, contra la buena fe de la gente, contra la salud de la opinión pública y contra las mismas organizaciones, partidos políticos, organismos públicos- -municipales, autonómicos o estatales- -que propagan estas mentiras. No es lícito ni honrado decir que en una manifestación, la última como ejemplo más reciente, han asistido unas 181.000 personas, que un millón y medio. Aquí no hay excusas que valgan. Los métodos e instrumentos de cálculo pueden ser imperfectos y cometer errores, pero no decir mentiras de ese calibre, que se repiten con tanta frecuencia. Y hay organismos especializados en este tipo de cálculos. Esto no debería quedar impune. Los consejos de la Información, los medios de comunicación, los defensores del pueblo y la propia fiscalía debieran denunciarlo y tomar cartas en el asunto. No es lo mismo mentir privadamente que hacerlo públicamente para confundir y engañar a todo un país, con las repercusiones que ello puede tener en la formación del criterio de los ciudadanos ante unas elecciones. No se puede instaurar la democracia de la mentira pública. Wifredo Espina Fundador del Centre d Investigació de la Comunicació (Generalitat de Cataluña) Trabajar con cuatro hipótesis Todavía recordamos las recientes palabras de Felipe González cuando declaró que el fracaso del llamado proceso de paz en la lucha contra el terrorismo se debía a que Zapatero únicamente había trabajado con una hipótesis, la de que dicho proceso podría seguir adelante y que en la lucha contra el terrorismo se debe trabajar con dos, tres o cuatro hipótesis. Muy bonito y muy filosófico. Cuando él estuvo en el Gobierno trabajó también con la hipótesis de la creación del GAL, que sólo sirvió para generar más odios y venganzas y enriquecer a unos cuantos. Quien realmente arrinconó a la banda terrorista fue Aznar: la tuvo entre las cuerdas sin hacer concesiones políticas. En una cosa sí tiene razón el señor González, hay que trabajar con cuatro hipótesis acabar definitivamente con el terror, preservar la unidad de España, implantar la solidaridad y la igualdad legal y práctica de las regiones españolas y consolidar de, una vez por todas, el Estado de Derecho. José Fuentes Miranda Badajoz Voltaire tenía razón Hay un cuadro en el Museo de El Prado, creo que de Berruguete, en el que se representa una quema en la hoguera de un reo de la Inquisición. La figura principal de la escena es un miembro del Santo Tribunal, con roquete, sentado en un sillón, el codo apoyado en el brazal, su mano sosteniendo la cabeza y los ojos cerrados. ¡Está dormido! ¡La crítica es feroz! Leandro Fernández de Moratín, en una carta fechada en 1815 que escribe a sus patronas, que acaban de jubilarse, les dice: Estarán ustedes ahora bien sueltas, y no habrá fiesta ni cotarro, ni ahorcadito que ustedes no vean y donde no se hallen de las primeritas A Mussolini y a Clara Petacci, después de muertos, los colgaron desnudos boca abajo y los expusieron a la vista de todos. Han pasado años, siglos, y con Sadam Husein hemos hecho lo mismo. O no: hemos hecho más porque con las modernas técnicas de comunicación lo hemos esparcido por todo el mundo. Tiene razón Voltaire: la civilización no termina con la barbarie, la perfecciona. Ernesto Valdés Don Benito (Badajoz) Trabajo en Asturias Elaletargamientolaboralquesufre Asturias no se debe a la falta de yacimientos de empleo, sino a la incompetencia de los políticos. Prueba de ello es que se han despilfarrado los fondos mineros y comunitarios sin que se hayan plasmado en empleos estables. ¿Es posible fundar en Asturias una gran empresa, con un volumen de empleo, tanto directo como indirecto, similar al de la época dorada de las grandes empresas que languidecen en la región? Lo es. Por ejemplo, ahora mismo se puede poner en marcha una empresadedicada alafabricación de placas solares para vehículos y viviendas. Un mercado sin explotar, con millones de potenciales compradores. ¿Y por qué no existe esa empresa? Porque los oligarcas se oponen, no quieren perder elnegocio deeléctricas y petroleras; y porque los políticos ponen trabas. Se puede y se debe poner en marcha una empresa que genere riqueza para Asturias, que dé salida laboral a muchos ingenieros y a técnicos del metal infrautilizados o en paro. José María Álvarez Álvarez Asturias