Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
80 DEPORTES Primera división s Vigésima primera jornada LUNES 5 s 2 s 2007 ABC No gana ni cuando se lo trabaja La afición estalló al ver que el Madrid tampoco podía con el Levante, pero esta vez, aun jugando tan mal como siempre, sí hizo méritos y remates ENRIQUE ORTEGO MADRID. Se veía venir. Tarde o temprano la anestesia que tenía adormecido al Bernabéu se debía pasar y tenía que reaccionar contra el equipo y por elevación contra el banquillo y el palco, que tienen tanta culpa o más del desaguisado. Y fue a estallar el día que vivía su partido mil de Liga, cuando su equipo estuvo menos mal que en otros duelos y había acumulado méritos suficientes para ganarlo. Ayer el Madrid jugó como siempre, es decir mal, porque no sabe jugar bien, pero al menos acorraló al rival en su área y creó ocasiones, tantas como en los cinco últimos encuentros. O más. Debería el Real Madrid, como mejor club del siglo XX, solicitar a la FIFA que se abriera el mercado de fichajes otra vez en marzo o abril, para ver si encuentra un delantero que sea capaz de hacer un gol. ¡Uno! ¡Dos! No más. Podría hasta sobrarle. Ayer jugó con dos, tres, cuatro y hasta cinco hombres de ataque- -Sergio Ramos acabó otra vez de delantero centro- -y no fue capaz de acertar en las no menos de media docena de oportunidades que tuvo. ra todo el equipo, que no había sido capaz de reaccionar y apenas había llegado en un par de ocasiones y siempre con el punto de mira alto. La segunda parte fue al menos un ejercicio de amor propio. Quizá porque el Levante se encerró en su área de mala manera. De cien partidos como el de ayer, gana uno. Éste. Por más que Abel se desgañitaba en la banda pidiendo a sus jugadores que salieran, era imposible. Parecía que había más blancos. Mal colocados, apretujados uno al lado del otro, bombeando balones como los equipos chicos, pero con un empuje y una agresividad desconocidas. Robinho, la baza del descanso, se tuvo que marchar lesionado y Nieto, su sustituto, fue quien mejor interpretó el aprovechamiento de espacios. Se escoró a la derecha, donde Van Nistelrooy no sabía desenvolverse, y desde allí puso los mejores balones de gol, incluido un remate al poste. Todos los intentos fueron baldíos y el Bernabéu soltó toda la ira contenida. A lo peor no era el partido para ello, pero toda paciencia tiene su límite y ayer se rebosó. Fue como las tarjetas por reiteración. Puede que ayer no mereciera la roja, pero se la estaba ganando por sus reiteradas faltas... de todo y de todos. Real Madrid Levante 0 1 Real Madrid (4- 4- 2) Casillas; Salgado, Helguera, Sergio Ramos, Torres; Raúl, Diarra, Guti, Reyes (Robinho, m. 46. (Nieto, m. 74) Higuaín y Van Nistelrooy. Levante (4- 2- 3- 1) Molina; Manolo, Dehu, Alexis, Rubiales; Tommasi, Camacho; Riga, Kapó (Berson, m. 82) Robert (Ettien, m. 66) y Salva (Reggi, m. 87) Árbitro: Álvarez Izquierdo. Mostró tarjeta amarila a Molina, Manolo, Diarra, Tommasi, Sergio Ramos. Goles: 0- 1. m: 11: Salva, de penalti. Ejemplar entrega de Raúl Y es que tampoco puede echar la culpa a que Molina hiciera el partido de su vida. No. Un par de paradas, un par de salidas y todo lo demás hay que cargarlo en el demérito de Van Nistelrooy, Higuaín y Raúl, que fueron los que más lo intentaron. Sobre todo el capitán, que dio una verdadera lección de profesionalidad corriendo y saltando a todos y cada uno de los balones que le llegaban. La primera mitad del Madrid fue deprimente y lastimosa. Ni Guti ni Raúl dieron otro aire a un equipo que se acula en su campo y juega descaradamente a la contra aunque el rival se llame Levante y esté luchando por no descender. Salva acertó a transformar el claro penalti que Diarra le hizo a Tommasi y el Bernabéu se fue calentando. Como Capello no salía del banquillo- -no lo hizo hasta la segunda parte, para reclamar un penalti a Raúl- los primeros silbidos fueron para Diarra. Los siguientes, para Guti. Y ya en el descanso la bronca fue pa- Van Nistelrooy cae ante Tommasi en un lance del partido IGNACIO GIL Así jugó el Real Madrid Casillas: bien. Salgado: regular. Helguera: regular. Sergio Ramos: bien. Torres: notable. Guti: regular. Diarra: mal. Raúl: bien. Higuaín: bien. Reyes: mal. Van Nistelrooy: mal. Robinho: mal. Nieto: bien. El técnico: Fabio Capello: regular. Siempre habrá que reprocharle lo mal que juega su equipo, pero ayer sí tuvo el control del partido durante muchos minutos, entre otras cosas porque el Levante se colgó del larguero. Lo mejor: el ejercicio de voluntad hasta el último segundo. Lo peor: la falta de recursos y la precariedad de remate. No sufría 7 derrotas desde la 90- 91 y es el segundo peor Real Madrid en su estadio Los malos datos confluyen en la casa blanca. Es el peor Real Madrid en la vigésima primera jornada desde la temporada 1999- 2000, cuando logró 33 puntos (cinco menos que ahora) No sufría siete derrotas a estas alturas de Liga desde la temporada 90- 91. Ahora que se han jugado mil partidos de Liga en el Bernabéu, es el segundo peor Madrid en su estadio, sólo por delante del de la campaña 1999- 2000 (cuatro victorias, tres empates y tres derrotas en sus diez primeros partidos) El Real Madrid sólo ha marcado 28 goles: su tercera peor marca en la vigésima primera jornada, sólo por delante de las cifras de las temporadas 73- 74 (27) y 84- 85 (25) El Real Madrid sólo ha marcado dos goles en las seis últimas jornadas y sólo ha marcado doce goles en diez partidos en el Santiago Bernabéu, algo que no le había sucedido jamás. Así jugó el Levante Molina: bien. Manolo: bien. Dehú: notable. Alexis: notable. Rubiales: bien. Tommasi: notable. Camacho: notable. Riga: regular. Kapó: bien. Robert: mal. Salva: regular. Ettien: mal. Berson: regular. Reggi: regular. El técnico: Abel Resino: bien. Su planteamiento táctico la primera parte fue perfecto. El equipo salía con el balón controlado y nunca a pelotazos. En la segunda se encerró atrás. Demasiado riesgo, aunque le saliera bien. Lo mejor: el concepto defensivo del equipo, solidario y práctico. Lo peor: encerrarse en su área durante tanto tiempo