Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
78 CIENCIA FUTURO HOGAR XXI y INTERNET- -IMAGEN- -MÚSICA- -OCIO DIGITAL- LUNES 5- -2- -2007 ABC China ensaya telefonía móvil de cuarta generación, tan rápida como la fibra óptica La tecnología 4 G, de producción nacional, es 50 veces más rápida que la 3 G s Se podrá descargar música y películas incluso en un vehículo a 100 kilómetros por hora PABLO M. DÍEZ CORRESPONSAL PEKÍN. ¿Se imaginan poder descargarse de internet archivos de música y películas en su teléfono móvil, a una velocidad de 100 megabites por segundo e incluso mientras viaja en su propio coche a más de 100 kilómetros por hora? Pues deje de soñar porque, en teoría, eso ya es posible en Changning, un distrito de la emblemática ciudad china de Shangai, en el que se están llevando a cabo las primeras pruebas del mundo de la telefonía móvil de cuarta generación (4 G) Toda una revolución tecnológica porque este sistema, desarrollado completamente por ingenieros chinos, es 50 veces más rápido que la vigente telefonía sin hilos denominada 3 G, la más potente del mercado al permitir la transferencia de imágenes y sonidos a una velocidad de 2,84 megabites. remonta a 2001, cuando un total de diez grandes instituciones se aliaron para poner en marcha el Proyecto Future (Future Technology for Universal Radio Environment) Dicho programa estaba auspiciado por el plan nacional de desarrollo de las nuevas tecnologías, que ha logrado que el Proyecto Future registre 200 patentes, varias de ellas homologadas por diversos organismos internacionales. Sin embargo, el objetivo principal consistía en realizar las primeras pruebas comerciales del sistema 4 G entre 2006 y 2010 para lanzarlo al público a partir de esta última fecha. Por ese motivo, y aunque los medios oficiales chinos se vanaglorian en anunciar que los ensayos son un éxito, no es probable que se comercialice hasta, al menos, dentro de cuatro años. Licencias Aunque los móviles de tercera generación aún no se encuentran operativos en el gigante asiático, donde el Gobierno tiene previsto conceder las primeras licencias este año, los investigadores chinos han dado el salto a la tecnología 4 G para asegurarse en el futuro una posición de privilegio en los mercados de todo el planeta. El régimen comunista, obsesionado con demostrar que el milagro económico chino también se nota en la investigación y el desarrollo y que no sólo se nutre de copias fabricadas con mano de obra barata, ha invertido alrededor de 150 millones de yuanes (unos 14,8 millones de euros) en este ambicioso ensayo. Estas pruebas demuestran que la tecnología desarrollada es factible y nos colocan un paso más cerca de su uso comercial reconoció al periódico China Daily uno de los responsables del proyecto, You Xiaohu, quien indicó que el sistema de Shangai revela que hemos entrado en la fase final del proyecto No en vano tal iniciativa se Inversiones No en vano, China aún tiene pendiente la instauración de la tecnología 3 G, también de producción nacional. Este hecho, unido a las grandes inversiones en infraestructuras y redes, hace suponer que las compañías del dragón rojo preferirán amortizar dicho sistema hasta que, finalmente, decidan lanzar los móviles de cuarta generación. Corroborando esta idea, el ministro de Industrias de la Información, Wang Xudong, anunció el mes pasado que el Los chinos no quieren perder el tren de las nuevas tecnologías REUTERS Gobierno concederá muy pronto las licencias para la explotación de las líneas 3 G, que corren el riesgo de nacer ya obsoletas si se confirma la viabilidad de las pruebas que se llevan a cabo en Shangai. Y es que se espera que los teléfonos móviles 4 G tengan capacidad para transmitir datos con la misma rapidez que la fibra óptica, mejorando notablemente la transferencia de imágenes de alta calidad a través de una conexión sin hilos. Las posibilidades que ofrece esta nueva tecnología parecen infinitas en China, un país de 1.300 millones de habitantes que cuenta ya con 440 millones de usuarios de móvil. Desde que los primeros y enormes portátiles llegaron a las élites chinas en 1987, el coloso oriental necesitó una década hasta superar los 10 millones de abonados. Pero, a partir de entonces, el crecimiento económico disparó las ventas de móviles hasta que el dragón rojo superó en 2004 a Estados Unidos como primer mercado mundial de las telecomunicaciones. En 2010 se calcula que habrá 620 millones de usuarios de móvil, de los cuales más de 200 millones emplearán la tecnología 3 G y, muy pronto, también la 4 G. Mejorará aún más la transferencia de imágenes de alta calidad a través de una conexión sin hilos Aunque los ensayos son un éxito, la nueva tecnología quizá no se comercialice hasta dentro de cuatro años Samsung promete 1 gigabite por segundo en redes fijas Dependencia Provincial de Aduanas e Impuestos Especiales de Valencia El próximo día 28 de febrero de 2007, a las 9,30 horas, en el Salón de Actos de la Delegación Especial de la A. E. A. T. de Valencia, sito en la calle Guillém de Castro, 4, de Valencia, se celebrará la venta en pública subasta de las mercancías cuyo detalle, junto con las Bases de la Subasta, se encuentra en los Tablones de Anuncio de la Delegación Especial, de esta Dependencia y de sus Aduanas. Valencia, 29 de enero de 2007. La Jefa de la Dependencia Provincial, María Santos Serrano García Aunque China es el primer país que está realizando ensayos a gran escala con la telefonía móvil de cuarta generación (4 G) importantes firmas japonesas y también surcoreanas ya han desarrollado celulares de este tipo. Sin ir más lejos, la coreana Samsung presentó el año pasado un móvil 4 G capaz de transmitir 100 megabites por segundo en un vehículo que se movía a sesenta kilómetros por hora. El objeti- vo es comercializar dichos aparatos en 2008, dos años antes de lo previsto inicialmente. En el caso de las conexiones fijas a internet, la velocidad podrá alcanzar un gigabite por segundo, lo que permitirá descargarse hasta trescientos archivos de música en sólo 2,4 segundos y una película en 5,6 segundos. Tales adelantos demuestran la capacidad innovadora de Corea del Sur, que ya cuenta en estos momentos con un sistema sin hilos de internet de banda ancha wireless broadband que ofrece una velocidad de entre 20 y 30 megabites por segundo.