Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
48 MADRID LUNES 5 s 2 s 2007 ABC AL DÍA SE DICE, SE COMENTA Miguel Ángel Sacaluga va a tener que estar pluriempleado de aquí a las próximas elecciones autonómicas y locales. El director de Comunicación del PSOE madrileño fue nombrado recientemente consejero de la nueva Televisión Española que preside Luis Fernández. Su intención era abandonar la política comunicativa del equipo que dirige Rafael Simancas para encargarse en cuerpo y alma a la más que ardua tarea de reconducir y rentabilizar la televisión pública. Sin embargo, el peso que ha ido ganando en los CARTAS DE LOS LECTORES últimos meses dentro del partido le ha impedido deshacerse de su anterior cometido. El líder del Partido Socialista madrileño, Rafael Simancas, le ha pedido que, como mínimo, aguante hasta los próximos comicios antes de centrarse únicamente en su nuevo cargo en la televisión. Como se trata de dos cargos perfectamente compatibles no habrá problema para que Sacaluga pueda desdoblarse. El problema es la carga de trabajo. Todo será- -apunta- -por el bien del partido... y de la nueva Televisión Española Pueden dirigir sus cartas a ABC: Por correo: C Juan Ignacio Luca de Tena 7. 28027 Madrid Por fax: 913 203 356. Por correo electrónico: cartas abc. es ABC se reserva el derecho de extractar o reducir los textos de las cartas cuyas dimensiones sobrepase el espacio destinado a ellas. Pedro Montoliú Distrito de Salamanca El aumento del parque automovilístico hace que circular con rapidez y seguridad se vaya convirtiendo en una historia interminable más, en especial en la zona de la calle Juan Bravo entre Conde de Peñalver y Velázquez, principalmente en la zona de numeración mas elevada, donde la PATRIMONIO URBANO adrid evoluciona y los cambios, a veces, se llevan por delante parte de su patrimonio. Una de las pérdidas más evidente afecta a los cines de la capital. Lo mismo que a principios de los años cuarenta los antiguos cafés fueron sustituidos por agencias bancarias y ello supuso la pérdida de históricos locales en los que se había gestado el desarrollo social y político, en los últimos años los edificios construidos para albergar cines se han convertido en objetivo a batir para usos más lucrativos. La estrategia ha sido paralela: muchos de los cines de barriada han caído bajo la piqueta mientras los que se hallaban en el casco central eran convertidos en galerías, concesionarios o grandes almacenes. Las grandes cadenas comerciales, imposibilitadas de encontrar solares han visto el cielo abierto en el aprovechamiento de los cines más céntricos. Su situación en las principales calles de la ciudad, su emplazamiento privilegiado en muchos casos, su amplitud para instalar cualquier actividad comercial y la excelente arquitectura que algunos ofrecen son, sin duda, los principales atractivos. Lo saben los propietarios, conscientes de que la venta de los locales les reportará muchísimo más de que obtendrán nunca por venta de entradas, y lo saben las grandes cadenas para las que tener un local adecuado es la clave de su éxito. Con una mirada quizás demasiado mercantilista, el actual equipo de gobierno municipal modificó en 2004 el Plan General de Ordenación Urbana para permitir a los cines cambiar de uso, siempre que se mantuvieran los elementos calificados como protegidos. Se daba así luz verde a la desaparición de los principales cines de la ciudad, incluidos los de la Gran Vía. Tras el cierre del Rex y el Imperial, ahora se anuncia la transformación del Avenida en un centro comercial y ya se baraja el posible cierre del Palacio de la Música. El resto aguanta de momento gracias al auge del musical. Pero ¿qué pasará si decae este interés? ¿Del Broadway madrileño pasaremos al Preciados 2? M DANIEL G. LÓPEZ El Parque de Atracciones de Madrid acogió ayer dos decenas de vehículos históricos pertenecientes al Veteran Car Club de España, una asociación constituida por un grupo de amigos que llevan varios años volcados en el vehículo de época, su búsqueda y restauración. Esta afición se hace con coches anteriores a 1939, aunque ya comienzan a ser admitidos los de las décadas de los 40 y 50. existencia de al menos 4 grandes hospitales, una comisaría de policía y entidades bancarias, así como la inexistencia de parques públicos de aparcamiento, hace la circulación mas dificultosa. A esto hay que añadir la inexistencia de semáforos en los cruces de calles excepto en Príncipe de Vergara, que da a los peatones una total preferencia sobre la circulación rodada, poniendo en continuo peligro a dichos peatones a quienes la existencia de pasos de cebra da absoluta prioridad con desprecio de la circulación misma. Cuando al fin el conductor puede avanzar después de los continuos bloqueos, se encuentra con que de nuevo ha de interrumpir la marcha por la irrupción indiscriminada pero legal de peatones en los pasos de cebra, poniendo en peligro su integridad física. La simple colocación de semáforos en los cruces de la arbolada avenida con al menos las calles General Díaz Porlier, General Pardiñas y Castelló con presencia de hospitales en sus esquinas redundaría sin duda en una mayor fluidez de la circulación y un incremento de la seguridad en creciente amenaza de los peatones, como sucedió en su día de forma espectacular en la confluencia de Conde Peñalver y Maldonado, donde el problema con los servicios de ambulancia sigue sin resolverse. El señor Alcalde tiene la palabra y en sus manos la tranquilidad del barrio. José María Segovia Cabrera. Madrid DIMES Y DIRETES Antonio Sáenz de Miera Presidente Amigos del Guadarrama LO QUE EL VIENTO SE LLEVÓ L o que pudo haber sido y no fue eso que cantaba Machín en un bolero, no llegaremos probablemente a saberlo nunca del todo. Quedarán en el secreto del sumario, por así decirlo, los muchos desmanes que el viento de la crítica ciudadana se llevó por delante en estos años de construcción y de ladrillos. Tendemos a ponernos ácidos y pesimistas muy a menudo por lo que no logramos del todo, y no nos damos cuenta de lo que paramos sin saberlo. Lo que evitamos por nuestra ingenua perseverancia. Quizás no nos enteremos jamás de muchos de los proyectos urbanísticos o inmobiliarios que se pospusieron o abandonaron porque fueron descubiertos antes de que llegaran a nacer. Nunca sabremos del todo lo que ha conseguido, a veces sin ni siquiera llamar la atención sobre cosas concretas, esa lluvia fina que viene cayendo de forma tenaz y constante desde hace años sobre la conciencia de los madrileños, y que apela a su amor por el Guadarrama y a su compromiso en la defensa de la Sierra. No lo sabremos del todo, pero nos anima pensar que de algo habrán servido, de algo están sirviendo, los artículos, los libros, los manifiestos, los Aurrulaques, los Allende Sierra, y las múltiples iniciativas que se preocupan por defender el entorno natural del Guadarrama. Porque los poderes públicos, lo reconozcan o no, no pueden desentenderse de las preocupaciones y los deseos de los ciudadanos. De sus palabras y voces razonadas y razonables. Muchos asuntos se resuelven exclusivamente con que se hagan públicos. No resisten el debate a la luz del día ni siquiera un momento. Me dio por pensar en estas cosas, cuando me enteré de que las autoridades medioambientales de Castilla- León habían respondido a la carta abierta del Marqués de Tamarón en defensa de Parque Nacional y de una moratoria urbanística que evitase el destrozo del paisaje del Guadarrama. Nos ha sorprendido a muchos esa reacción tan rápida y positiva, porque estamos acostumbrados al silencio y a un cierto dejar pasar de los responsables políti- cos de la vertiente segoviana de la Sierra. La relevancia pública de los firmantes de la carta parece que ha logrado despertar su interés, y se han molestado, al menos, en decir que no había de qué preocuparse, que todo estaba bajo control. No es eso lo que piensa la gente de Greenpeace, que han terciado en la cuestión, pero lo más importante, creo yo, es que el consejero ha acusado, por así decirlo, el golpe. La inquietud ciudadana por el Guadarrama sigue creciendo, y eso es algo que está llegando, ya lo vemos, a los responsables políticos de los dos lados administrativos de la Sierra. A mí no me extrañaría nada que, de forma consciente o no, estén, como se dice ahora, cambiando el chip el modelo, el disco duro en donde se alojaba su concepción básica del Guadarrama. Lo que el viento se lleva, lo que el viento nos trae...