Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
16 ESPAÑA Hacia un nuevo proceso s Crece el clamor popular contra la negociación LUNES 5 s 2 s 2007 ABC Edurne Uriarte NI CONTIGO NI SIN TI La relación de la izquierda con el himno nacional, o con la bandera o con la nación, es más bien ni contigo Por eso es sorprendente que ayer le saliera un ni sin ti y que López Garrido protestara por el sectarismo de la presencia del himno nacional en la manifestación del sábado. Si dejamos a un lado que los miles de ciudadanos de diferentes sensibilidades políticas que estaban en las calles de Madrid tienen derecho a escuchar el himno nacional cuando les parezca, el problema del PSOE es que tiene poca legitimidad para protestar por el uso de lo que nunca ha reclamado. Másbien alcontrario, loharechazado y hasta lo ha ridiculizado. Me refiero al himno, a la bandera y a la nación. Como a una buena parte de la izquierda aún le parecen franquistas, en el lugar donde más frecuentemente losintroduceesenlasironíasdescalificadoras de la derecha. Sobre todo, cuando justifica los derechosinfinitosdelosnacionalismos. Y en la movilización antiterrorista, más bien le sobran. Desde que existe, que no es mucho tiempo, la movilización antiterrorista ha conquistado tres espacios. Primero, la propia calle, el derecho a la protesta, la resistencia social. Después, el concepto de libertad frente al de paz, la reclamación de la derrota del terrorismo, la razón democrática, la deslegitimación total del discurso terrorista. Y, en tercer lugar, la nación, la bandera y el himno como estandartes colectivos de la resistencia antiterrorista. En las calles del País Vasco, esto último fue toda una ruptura ideológica que maduró a fines de los noventa y que lo hizo con la incomodidad de una buena parte de la izquierda. Y qué decir de la ruptura estética. Ver una bandera nacional en Bilbao era, y es, tan improbable como ver una de Swazilandia. Esa es una de las debilidades de la movilización antiterrorista, la reluctancia de la izquierda a introducir el elemento nacional. Porque no es posible una resistencia arriesgada, de principios, como ésta, sin cohesión colectiva, sin sentido de Estado y sin patriotismo. Patriotismo, palabra que provocará malvadas ironías más que protestas por un uso que no les interesa. Imagen de la manifestación celebrada el sábado en Madrid, convocada por el Foro de Ermua y otras 140 asociaciones cívicas El PSOE se aferra a la excusa del himno ante el rotundo éxito de la manifestación Carga contra el PP sin hacer referencia a la gran multitud que exigió la derrota de ETA s Foro de Ermua, Basta Ya y PP tachan de ridículo el argumento socialista M. C. MADRID. A falta de otro pretexto para intentar difuminar el rotundo éxito de participación en la manifestación celebrada el sábado en Madrid en contra de la negociación con ETA- -que superó con mucho en asistencia a la que apoyó el Gobierno el 13 de enero- los socialistas intentaron buscar un resquicio por donde mantener vivo el enfrentamiento y se aferraron al uso del himno nacional como colofón de la concentración. El portavoz parlamentario del PSOE, Diego López Garrido, convocó una rueda de prensa para afirmar que ese hecho supuso la apropiación de un símbolo sagrado que es patrimonio de todos los españoles y representa la unidad de todos López Garrido atacó directamente al presidente del PP, Mariano Rajoy, por entender que la concentración fue convocada por el Foro de Ermua, pero organizada por el PP Y, en su empeño por encontrar argumentos, incluso leyó algunos artículos del real decreto de 1997 que regula el uso oficial del himno nacional. Poco o nada comentó sobre la ingente multitud y apoyo recibido por los convocantes. En la misma línea, el diputado vasco Ramón Jáuregui se atuvo a la doctrina oficial y mantuvo en la cadena Ser que que la marcha fue organizada claramente por el PP contra el Gobierno, lo que tachó de indecente porque, a su entender, supone una manipulación asquerosa de la realidad pues, según sostuvo, es radicalmente mentira que Zapatero esté negociando con ETA A su juicio, la concentración del sábado fue la gota que desbordó el vaso de la fractura Sólo IU arropa al PSOE Los socialistas sólo encontraron en su actitud el respaldo del coordinador de Izquierda Unidad, Gaspar Llamazares, quien dijo que la manifestación respondió a la política del PP basada en la exclusión de los partidos, en la divi- López Garrido, portavoz parlamentario del PSOE, ayer EFE