Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
4 OPINIÓN LUNES 5 s 2 s 2007 ABC DIRECTOR: JOSÉ ANTONIO ZARZALEJOS PRESIDENTE DE HONOR: GUILLERMO LUCA DE TENA PRESIDENTA- EDITORA: CATALINA LUCA DE TENA DIRECTOR GENERAL: JOSÉ LUIS ROMERO Área Financiera: Jorge Ortega Área de Márketing: Javier Caballero Área Técnica: José Cañizares Área de Recursos Humanos: Raquel Herrera DIRECTOR GENERAL DE DESARROLLO: EMILIO YBARRA Director Adjunto: Eduardo San Martín Subdirectores: Santiago Castelo, Fernando R. Lafuente, Alberto Pérez, Alberto Aguirre de Cárcer Jefes de Área: Jaime González (Opinión) J. L. Jaraba (España) Miguel Salvatierra (Internacional) Ángel Laso (Economía) Juan Cierco (Cultura, Ciencia y Deportes) Mayte Alcaraz (Fin de Semana) Jesús Aycart (Arte) Adjuntos al director: Ramón Pérez- Maura, Enrique Ortego y Ángel Collado Redactores jefes: V. A. Pérez (Continuidad) A. Martínez (Política) M. Erice (Internacional) F. Cortés (Economía) A. Puerta (Regiones) J. Fernández- Cuesta (Sociedad) A. Garrido (Madrid) J. G. Calero (Cultura y Espectáculos) J. M. Mata (Deportes) F. Álvarez (Comunicación- TV) A. Sotillo (S 6 y D 7) L. del Álamo (Diseño) J. Romeu (Fotografía) F. Rubio (Ilustración) y S. Guijarro LA CUESTA ARRIBA DE LAS HIPOTECAS L precio de referencia para la mayor parte de las hipotecas constituidas en España, que tienen como base el euribor, supera con creces el 4 por ciento- -el tipo más alto desde que entró en vigor el euro, con un compromiso explícito de estabilidad de precios- tras encarecerse en enero casi quince centésimas y registrar un incremento de 1,2 puntos a lo largo de los últimos doce meses. Estas cifras inciden sobre la economía de los cientos de miles de familias que destinan buena parte de su renta a esa hipoteca que les permite disponer de una vivienda propia y que, a su vez, se convierte en un regulador del consumo y de la demanda de otros bienes. El abaratamiento de los tipos incide en una mayor demanda de viviendas, pero también en la renta disponible para quienes tienen ya contratada esta figura crediticia. Y, en sentido contrario, el encarecimiento de estos préstamos afecta al consumo y a las expectativas de los agentes económicos, provocando un repliegue del gasto y una percepción social de enfriamiento del ciclo económico que actúa como freno a la hora de mantener el consumo como uno de los principales motores del crecimiento. Por otra parte, no menos importante, el precio del dinero y el mercado laboral- -cantidad de empleo y evolución de los salarios y rentas familiares- -son dos de los factores determinantes de la demanda inmobiliaria y de los precios de la vivienda. Su impacto no es inmediato porque lleva tiempo que el mercado asimile ese proceso, pero es irreversible y marca tendencia. El euribor ha encadenado dieciséis subidas consecutivas desde que el Banco Central Europeo lanzó señales evidentes de que aumentaría el tipo básico de interés. A partir de entonces, el mercado monetario a corto plazo- -el que refleja el euribor- -inició un despegue alcista que lo ha llevado del mínimo del 2,2 por ciento de principios del 2004 al actual 4 por ciento, que representa una prima de riesgo para quienes se endeudan. La flexibilidad del mercado hipotecario- -preparado para ampliar plazos y modificar las condiciones de amortización de las hipotecas a conveniencia del cliente- -permite diluir una parte del encarecimiento, pero la vida media de las actuales hipotecas supera ya los veintiséis años, plazo que ralentiza la reducción de la deuda principal y aumenta el riesgo para deudores y acreedores. No faltan expertos que estiman que estamos en la banda alta del tipo de interés, que el comportamiento de la inflación en la zona euro se ha instalado en el objetivo del 2 por ciento y que no hay que esperar más vueltas de tuerca de las autoridades monetarias. Pero nadie descarta nuevas subidas de tipos que empujen el precio efectivo de las hipotecas hasta el 5 por ciento, una factura adicional importante para las familias con incidencia sobre su capacidad de gasto y, también, en su percepción del momento económico, una variable que, como refleja la última encuesta del CIS, revela ya el pesimismo de los ciudadanos, cuyo único mecanismo de defensa es un peligroso y forzado recorte del gasto. E SALTO CUALITATIVO DEL PP L A estimación de voto que se desprende del barómetro de invierno elaborado por Metroscopia para ABC ofrece un resultado inequívoco: el PP adelanta al PSOE, con una ventaja de 2.6 puntos, rompiendo así el empate técnico que registraban los últimos sondeos. Se trata del voto válido probable estimado, un indicador más preciso que la intención directa de voto, en la que los socialistas se sitúan todavía por delante con 3.1 puntos, que es, por cierto, la ventaja más corta desde marzo de 2004; por citar un ejemplo significativo, es ahora tres veces menor que en octubre pasado. La trayectoria de Zapatero es descendente incluso entre quienes se declaran votantes del PSOE en un proceso acelerado que le lleva a perder 0.4 puntos en ese sector desde el último barómetro. En cambio, Rajoy gana fuerza entre los suyos, si bien al líder popular le falta todavía un impulso ante el conjunto de los electores para sacar mayor provecho de la debilidad del presidente del Gobierno. Es llamativa, en todo caso, la proyección que muestra el Partido Popular, más allá de consideraciones concretas sobre el liderazgo. Muchos miles de españoles parecen convencidos de que el centro- derecha ofrece un mensaje sólido y coherente, orientado hacia los problemas que preocupan de verdad a los ciudadanos y lejos del desconcierto que se apodera de un Ejecutivo cada vez con menos peso específico. Hay otros datos de máximo interés. Buena parte del electorado marca distancias respecto a la clase política, en la medida en que sólo un 62 por ciento de los encuestados tiene clara su intención de votar. Esta atonía podría ser comprensible en una situación política estable, pero resulta llamativa cuando están en juego cuestiones cruciales como la organización territorial o la lucha contra el terrorismo. La gente está cansada de actitudes partidistas y exige soluciones rigurosas más allá del oportunismo coyuntural. De hecho, la gestión del Gobierno sigue cayendo en su valoración: todavía consigue un aprobado mínimo (5.0, una décima inferior a la del barómetro anterior) pero se trata ya de la puntuación más baja de toda la serie. Gobernar es algo más que planear operaciones para excluir al ad- versario y tácticas para mantenerse en el poder. Zapatero tiene que tomar decisiones y acabar con esa absurda táctica buenista que consiste en decir a todo y a todos que sí excepto cuando se trata del principal partido de la oposición. De lo contrario, es probable que aumente el desencuentro entre los ciudadanos y la clase política, con grave daño para la legitimidad del sistema democrático. El barómetro ofrece, por tanto, serios elementos para la reflexión. Además, empieza a traducirse en datos tangibles la evidencia de que los populares están ganando una importante batalla en la calle, dato inequívoco que avala la proyección del PP y el desgaste de Zapatero. Así lo demuestra el éxito espectacular de la manifestación convocada por el Foro de Ermua, respaldada por la cúpula del PP mientras que el PSOE era incapaz de responder a este llamamiento inequívoco contra ETA. Alguien debería analizar en La Moncloa y en Ferraz el porqué de la diferencia cuantitativa y cualitativa entre la manifestación de este fin de semana y la del pasado 13 de enero. Pero también en Génova hay buenos motivos para actualizar la estrategia. Una ventaja cercana a los tres puntos no supone, ni mucho menos, un triunfo por mayoría absoluta, de manera que el PP debe redoblar sus esfuerzos por abrir cauces de diálogo con partidos afines y superar el aislamiento que los socialistas pretenden imponerle. La situación en Cataluña permite una expectativa razonable de entendimiento con CiU y el mapa abierto ante las elecciones autonómicas invita, por ejemplo, a aproximaciones a Coalición Canaria. El sólido programa liberal y centrista planteado por el PP en Toledo- -repleto de propuestas y alternativas a un programa socialista que se ha descubierto más vacío y conflictivo de lo que era de esperar- -se formula como un espacio abierto al pacto en diferentes ámbitos y niveles. En cierto modo, el propio PP tiene que llegar a creerse que cuenta con serias posibilidades de ganar las próximas elecciones si sabe jugar con habilidad las cartas y formula sus propuestas sin rigidez ni dogmatismo. JUSTICIA Y BANDAS LATINAS VIOLENTAS L Ministerio Público solicita en su escrito de conclusiones provisionales más de cien años de prisión para los catorce dirigentes de los Latin Kings pendientes de juicio ante la Audiencia Provincial de Madrid. El fiscal aporta un análisis detallado del origen y funcionamiento de la organización, orientada de forma inequívoca hacia la comisión de delitos violentos. Lo más llamativo es el carácter mafioso de las prácticas internas, con pruebas de ingreso vinculadas con agresiones a terceros, una estructura fuertemente jerarquizada- -de hecho, el principal implicado es conocido como El Padrino -y una extorsión permanente a los miembros que hace casi imposible el abandono voluntario. A la vista de las conclusiones de la Fiscalía, es evidente que muchas de las prácticas de este tipo de organizaciones topan con la prohibición de asociaciones de esta clase que establece la Constitución. Estamos muy lejos, por tanto, de la absurda doctrina que tiende a consentir la configuración de peligrosas bandas latinas como inocentes asociaciones vecinales para favorecer la vertebración y adaptación de grupos de inmigrantes. Para sorpresa e indignación de muchos ciudadanos, esto es lo que vienen defendiendo algunos responsables políticos, como si el discurso de lo políticamente correcto debiera prevalecer, siempre y en todo caso, sobre la propia seguridad ciudadana. E Cuando la ley se aplica de forma rigurosa, crece la sensación de seguridad que hace posible el disfrute de las libertades. En cambio, una actitud falsamente tolerante y comprensiva crea en ciertos grupos una sensación de impunidad. Una organización que impone sanciones físicas a sus miembros, exige cometer agresiones para demostrar su capacidad y les enseña a odiar a grupos rivales debe ser perseguida con todos los medios del Estado de Derecho. La Ley es igual para todos, y quien la infringe tiene que sufrir las consecuencias con independencia de su origen y condición. Es importante, por tanto, que las autoridades tomen conciencia de que los ciudadanos reclaman seguridad contra la delincuencia y no palabras vacías que enmascaren la realidad. Las bandas juveniles- -estén formadas por españoles o extranjeros y se oculten bajo una ideología u otros pretextos- -son producto del fracaso de la familia y la escuela como mecanismos para transmitir valores cívicos. Pero, además de atender y combatir las causas, hay que dejar claro que en una sociedad democrática quien delinque tiene que pagar por ello. En este punto, es vital el rigor y la solidez que demuestran las Fuerzas de Seguridad y la Fiscalía. El fenómeno de las bandas latinas violentas tiene, en definitiva, una dimensión penal que no se resuelve con una falsa retórica que encubre la actitud irresponsable de algunos políticos.