Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
86 CULTURAyESPECTÁCULOS DOMINGO 4 s 2 s 2007 ABC Si me hubiese preocupado por todo lo que se decía de mí, no seguiría viva Yoko Ono s Cantante y artista A punto de cumplir 74 años, la viuda de John Lennon reaparece en el mercado discográfico con Yes, I m A Witch atípica revisión a su cancionero a cargo de The Flaming Lips, The Apples In Stereo, Antony, Cat Power o Spiritualized DAVID MORÁN BARCELONA. Atrás quedan las demandas a su chofer por presunto chantaje, los litigios con Paul McCartney por el cambio de orden en los créditos de las canciones de The Beatles y las turbulencias de una vida eclipsada por el fantasma de John Lennon. A punto de cumplir 74 años, Yoko Ono (Tokyo, 1933) saca pecho para reivindicar su papel en la música de vanguardia y recordar que, además de artista invitada en la historia del cuarteto de Liverpool, también fue protagonista de su propia carrera musical. Una docena de discos editados en el último cuatro de siglo lo confirman pero, por si acaso, la viuda de Lennon combate la amnesia con Yes, I m A Witch Sí, soy una bruja atípico álbum recopilatorio en el que bandas y artistas como The Flaming Lips, Spiritulized, The Sleepy Jackson, Le Tigre, Apples In Stereo, Cat Power y Antony, entre otros, azuzan viejas canciones de Ono hasta dejarlas prácticamente irreconocibles. Casi todos los participantes han borrado las pistas musicales de las composiciones originales y se han quedado únicamente con la voz de la artista japonesa. Algunos incluso han asesinado mi voz por completo haciendo temas instrumentales señala Ono entre risas desde algún punto de su piso en el tristemente famoso edificio Dakota de Nueva York. Antes de la entrevista, la consigna de la discográfica es clara: la cantante quiere hablar del presente, no del pasado. Aún así, resulta inevitable que el nombre de Lennon acabe asomando tímidamente en una conversación en la que Ono se muestra cálida y afable pero parca en palabras. mi propio camino se cruza con el de todos estos artistas. La creatividad de estas bandas es brillante, y el resultado de la mezcla es increíble. Creo que ahora mismo hay muchísimas bandas buenas, bandas independientes que compensan la falta de atención de la industria discográfica hacia una creatividad desbordante. Es estupendo que haya grupos así y me da la sensación de que hay una música independiente que parte de lo que yo hacía en los sesenta. ¿Qué si me considero una pionera? Claro que sí. -Este es su primer álbum en cinco años. ¿Cómo es actualmente su relación con la música? ¿Sigue componiendo regularmente? -La música es algo que ha estado y estará siempre en mí. La música es mi vida y mi música es vida. Creo que la música es algo con un inmenso poder oculto. Pienso constantemente en nuevas canciones, pero ha llegado un punto de mi vida en que no puedo contestar a preguntas como: ¿Cuándo vas a entrar de nuevo en un estudio? Simplemente, no lo sé. Lo único que puedo decir es que siento un gran impulso de seguir trabajando y creando. ¿Cuál es su opinión sobre Love el disco que George Martin ha elaborado con canciones de The Beatles para un espectáculo del Cirque Du Soleil? ¿Es ese Yes, I m A Witch del título una manera de dar a entender al mundo que ya no le preocupa lo que puedan decir de usted? -Durante todos estos años ha habido mucha gente que no ha sabido entenderme, pero también ha habido mucha otra que sí lo ha sabido hacer. Nunca me preocupó demasiado. El título del disco es una broma, no un desafío; una manera de decir que, a pesar de todo, sigo amando la vida. Y sigo amando la vida porque amo a la gente también. Cuando todo el mundo (y al decir todo el mundo me refiero al planeta entero) me atacaba, no tuve más remedio que aprender a sobrellevarlo. Si realmente me hubiese preocupado por todo lo que se decía de mí no seguiría viva. Yoko Ono, en una de las imágenes promocionales de su nuevo disco, Yes, I m A Witch -Creo que es un álbum sensacional que confirma lo que ya sabíamos: el enorme poder creativo que tenían The Beatles como grupo. La diferencia, sin embargo, está en el trabajo que ha hecho George Martin cogiendo la música y mostrándola de un modo diferente. Es un gran trabajo. ¿Y cree que John Lennon estaría satisfecho con el resultado? canciones o gozaron de completa libertad? -Libertad completa y absoluta. Cada uno escuchó mi repertorio, eligió una canción y tuvo acceso a los masters originales. A partir de ahí, podían hacer lo que quisieran con las canciones. ¿Qué si creo que a John le habría gustado? Por supuesto. Siempre estaba abierto a cualquier idea nueva. Diría que su reacción hubiese sido más o menos como Ah, ¿que alguien quiere hacer esto con nuestras canciones? Perfecto. Hagámoslo ¿Y se reconoce a través de estas nuevas versiones? -Bueno, en unas más que en otras (ríe) -De algún modo, tanto Yes, I m A Witch como Love parecen perseguir lo mismo: mostrar viejas canciones con una nueva capa de barniz y nuevos ropales musicales. -Sí así es como quieres verlo, estupendo, pero no creo que la conexión sea esa. De hecho, si existe alguna conexión entre ambos trabajos es que los dos ofrecen algo relacionado con la pasión. Necesitaría otros treinta años, o quizá más, para poder hacer todo lo que me queda por hacer Love es un álbum sensacional que confirma el enorme poder creativo que tenían The Beatles ¿De dónde nace la idea de reclutar a un puñado de bandas y artistas de la órbita independiente para rehacer sus propias canciones? -Es algo que sucedió de un modo muy orgánico. No puedo decir: oh, sí, tuve esta idea De hecho, fueron todas estas bandas maravillosas las que vinieron a mí y me preguntaron si sería posible hacer un disco con mis canciones. Me sentí muy honrada, ya que no podía imaginar que les gustara mi música. -Más que un disco al uso, Yes, I m A Witch parece una atípica mezcla de álbum recopilatorio de grandes éxitos y tributo. ¿Es éste el mejor modo de reivindicar su relevancia en la historia de la música de vanguardia? -No lo veo como una mezcla de esto o aquello, sino como una manera muy original de enfocar un lanzamiento discográfico. Es, en todo caso, una muestra del poder que se genera cuando -A estas alturas, ¿qué le queda por hacer a Yoko Ono? -Muchas cosas. Creo que necesitaría otros treinta años, o quizá más, para poder hacer todo lo que quiero hacer. Bueno, bien pensado, me parece que necesitaría otra vida (ríe) Más información sobre la artista: http: www. yoko- ono. com ¿Los grupos tuvieron alguna indicación a la hora de producir las