Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 4 s 2 s 2007 Historias madrileñas MADRID 69 El diván del Conde Ropherman En su consulta asoman decenas de varitas mágicas, dados, naipes gigantes y hasta una lámpara maravillosa... Miguel Ángel Rodríguez es el presidente del Club de Ilusionistas Profesionales y, además, psiquiatra POR CRISTINA ALONSO FOTO JULIÁN DE DOMINGO MADRID. A los siete años, el juego de la sombrilla viajera le dejó perplejo. Vi cómo un mago envolvía un paraguas en una esterilla y, cuando lo sacó, de las varillas colgaban muchos pañuelos Hoy ya no está en el colegio, sino en su consulta de psiquiatría, y el recuerdo de aquel truco le ha perseguido desde entonces. Tanto que, junto al diván en el que sus pacientes se confiesan, asoma una colección de medio centenar de varitas mágicas. En las vitrinas, más varitas, naipes gigantes, dados, miniaturas de conejos y chisteras y hasta una lámpara maravillosa. Cuidado, que es de las que tienen genio bromea. A Miguel Ángel Rodríguez niño o, lo que es lo mismo, al futuro Conde Ropherman le costó lo indecible convencer a su padre, maestro, para que le comprara un libro de magia. Le parecía una pérdida de tiempo que me pasara horas ensayando los juegos explica este este hombre de pajarita. Una vez abierto camino, pediría por correo un cigarrillo que se metía en un pañuelo y desaparecía, una bola que se multiplicaba en los dedos, cuerdas, barajas... El Conde Ropherman suele actuar sobre todo en fiestas y galas benéficas. De frac o smoking, ofrece al público los juegos que anteriormente ha ensayado una y otra vez frente al espejo. No quiere volar como David Copperfield o que le encadenen como a Houdini: Mi magia es divertida, cómica, humorística, son juegos de cartas o cuerdas. Busco más divertir que asombrar Y a los niños, si puede, prefiere evitarlos. No se creen nada, quieren tocar las cosas, se te lanzan y te cachean sometiéndote a unas torturas tremendas. ¡Lo llevas aquí, aquí. aquí! te gritan. Acabas desconcentrándote explica Miguel Ángel Rodríguez, padre de seis hijos. Sólo su hijo mayor, que forma parte de la junta directiva del CIP, ha seguido sus pasos, aunando Medicina e ilusionismo. Magia para discapacitados Uno de sus proyectos es hacer una escuela de magia para discapacitados físicos y psíquicos. Imagina lo que sería para una de estas personas tener algo que le hiciera automáticamente el centro de atención en cualquier reunión. Esa persona sería la más feliz del mundo y le ayudaría muchísimo a superarse tanto en su capacidad como en su vida explica con Miguel Ángel Rodríguez con una baraja de naipes en su consulta de la calle de Francisco Silvela entusiasmo. El Conde Ropherman también sueña con fundar un museo de magia desde el club que preside y que el año pasado celebró su cincuenta aniversario. Al poco de llegar a Madrid desde Cuenca para estudiar Medicina, el joven aprendiz de mago se examinó en el Teatro La Latina. Hice un juego de cuerdas. Me salió mal, pero lo arreglé de tal forma que no se enteraron confiesa. Aún conserva el carné que le entregaron al final de la sesión. Miguel Ángel Rodríguez nunca quiso descubrir el misterio de la sombrilla viajera Cuando alguno de mis compañeros anunciaba que iba a hacer ese juego yo le decía que se esperara y me iba corriendo a otra parte dice. A pesar de sus intentos, se rompió la magia: Lo acabé deduciendo. Hay cosas que son inevitables Quizá sea por ese desengaño por lo que jamás desvela un truco: Ni a la familia, ni a los amigos ni a nadie. Cuando me preguntan oye, ¿y eso cómo se hace? siempre respondo lo mismo: ¿Cómo se va a hacer? Pues con mucho cuidado No quiere volar como David Copperfield o encadenarse como hacía Houdini: Busco divertir más que asombrar Un chamán en Madrid Aunque Miguel Ángel Rodríguez es el presidente del Club de Ilusionistas Profesionales (CIP) se siente más médico que mago. El ilusionismo ha sido sobre todo un hobby, pero no hay que olvidar que la Medicina, y más la Psiquiatría, tiene mucho, mucho de magia atestigua este peculiar chamán en su despacho de madera de la calle de Francisco Silvela, repleto de diplomas y fotografías. En una de ellas aparece junto a Sigmund Freud. El photoshop también es mágico comenta. Aquelarre de magos en el Eurobuilding con sorpresas, trucos y regalos mágicos MADRID. Nada de magia negra. La velada que tuvo lugar anoche en el Hotel Eurobuilding- -Padre Damián, 23- -fue todo menos malévola. Entre los alicientes de una cita tan peculiar, juegos de manos, magia por las mesas, sorpresas y sorteo de regalos. Como fin de fiesta actuarán unos cuantos magos explicaba pocos días antes Miguel Ángel Rodríguez, quien fue el encargado de hacer de maestro de ceremonias en una de las reuniones más importantes del año para los magos de toda España. El Club de Ilusionistas Profesionales, del que es presidente Miguel Ángel, la celebra desde hace muchos años con motivo de la festividad de San Juan Bosco, patrón de los ilusionistas, fallecido el 31 de enero de 1888. Casi 400 personas entre magos, amigos y familiares se dieron cita. No faltó la presencia de magos tanto nacionales como internacionales. Conde de Ropherman fue uno de los ilusionistas que actuaron al término de la cena. La muerte de San Juan Bosco marca la festividad de los magos. Giovani Bosco nació el 16 de agosto de 1815, en Becchi, en una aldea del norte de Italia. En 1859 agrupó a sus ayudantes en la Sociedad San Francisco de Sales, que se extendería por el resto de Italia, Francia, España y Argentina. Más tarde fundó el Instituto de Hijas de María Auxiliadora, o Salesianas. Se cuenta que gracias a su imaginación y capacidad intelectual llegó a ser un brillante prestidigitador. Su único fin era atraer a las almas por medio de este arte. El 2 de junio de 1920 fue beatificado, y el día 1 de abril de 1934 fue canonizado por el Papa Pío XI.