Patrocinado Por:

Volver

Resultados de la búsqueda

Resultados para
ABC DOMINGO 4- -2- -2007 Hacia un nuevo proceso s Nuevo clamor contra la negociación con ETA ESPAÑA 15 Al grito de a por ellos, oé Echando incluso mano del lema deportivo, en la marcha no se escondieron los símbolos nacionales. Banderas y globos rojos y amarillos poblaron el centro. Como colofón, el himno nacional Aznar, durante la manifestación D. G. LÓPEZ Rajoy encabezó la representación del PP D. G. LÓPEZ POR P C M. C. MADRID. El lanzamiento de 25.000 globos rojos y amarillos que representaban los colores de la bandera nacional, y entre gritos de ¡España, España! abrió una marcha que se cerró con los sones del Himno Nacional y que discurrió entre miles de banderas nacionales. La identidad nacional, el patriotismo en una palabra, fue una de las notas más destacadas de la manifestación de ayer- -muchos cantaron incluso aquello de ¡Que viva España... La marcha discurrió entre constantes muestras de apoyo a Mariano Rajoy, aplaudido y recibido al grito de España necesita otro presidente y que tuvo que saludar en reiteradas ocasiones ante los requerimientos de los participantes, que no cesaron de aclamarle durante toda la marcha. La cabecera, con Buesa, la familia Blanco y Pilar Elías, entre otras víctimas de ETA emotivos llegó cuando tomó la palabra Teresa Jiménez Becerril, hermana de Alberto Jiménez Becerril, al que ETA mató junto a su mujer en Sevilla. La vicepresidenta primera tiene que pedir excusas a mi madre, a quien ETA asesinó a un hijo, y que hoy ha atravesado media España de buena fe para estar aquí Su gobierno pasará a la historia como el gobierno que más ha despreciado a las víctimas del terrorismo advirtió, entre gritos de ¡Zapatero dimisión del público. El presidente de la AVT, Francisco José Alcaraz, advirtió que no podemos consentir que finalmente el terrorismo de ETA consiga ninguno de sus objetivos Señor Zapatero, rendirse a los pies de ETA es de cobardes e irresponsables. A ETA se la vence, no se la convence Afirmó que los ma- DANIEL G. LÓPEZ nifestantes se preguntan qué sabe ETA y no sabemos el resto de españoles Volvemos a decir al Gobierno que queremos saber toda la verdad Mikel Buesa, principal motor de tan exitosa manifestación, resumió así el objeto de la masiva manifestación: Queremos que ETA sea derrotada, que sea vencida y no queremos que ningún Gobierno de España negocie con ETA Aznar y Fraga Aunque su presencia fue mucho más discreta que la de Rajoy, el ex presidente del Gobierno José María Aznar, que abandonó el acto antes de su finalización, también recibió el apoyo y el calor del público, al despedirle con frases como Aznar, por siempre, serás mi pre- sidente Un calor que hicieron extensivo a Manuel Fraga que, a pesar de su avanzada edad, estuvo en la marcha y su presencia fue aclamada por los asistentes que lo saludaban con gritos de ¡Presidente, presidente! e incluso se dirigían a él en gallego y le instaban a quitarse treinta años Al margen de los políticos, los verdaderos protagonistas de la marcha fueron los familiares de las víctimas del terrorismo, que se vieron arropadas por las miles de personas que les mostraron su cariño: ¡Todos somos Jiménez Becerril! El dolor de la familia de los ecuatorianos asesinados en el atentado estuvo representado por las catorce asociaciones que participaron en la manifestación y cuyos representantes compartieron la pancarta con las víctimas españolas. Entre el público se escuchaba el acento de todas las tierras de España. Isabel, una sevillana de Olivares, cantaba aquello de ¡A por ellos, oé, a por ellos, oé! que a veces alternaba con un Musho Beti, musho Beti, eh, eh Que no falte el humor. Los que se dieron un auténtico baño de multitudes fueron los políticos, que para llegar a la cabecera de la manifestación tuvieron que atravesar un largo pasillo entre la muchedumbre, mientras saludaban a diestro y siniestro. Entre los simpatizantes del PP, Aznar sigue siendo de los favoritos: ¡Presidente, te echamos de menos! gritó una forofa La última en llegar, Esperanza Aguirre, demostró lo que triunfa ante unos militantes entregados: ¡Tenemos esperanza! RuizGallardón fue jaleado con gritos de ¡Alcalde, alcalde! El público acabó el acto cantando Libertad sin ira